¿Cómo será el cielo si los miembros de nuestra familia no estarán con nosotros?

Pregunta

¿Cómo sería el cielo si los miembros de nuestra familia no estuvieran con nosotros? He estado reflexionando sobre esta pregunta durante un tiempo.

Encontré algunas respuestas en las palabras del élder Ezra Taft Benson que el élder Eyring citó durante la Conferencia General de abril de 2019:

“Te estás preocupando por el problema equivocado. Simplemente vive digno del Reino Celestial, y la situación de tu familia será más maravillosa de lo que puedas imaginar”.

Sin embargo, me gustaría una respuesta más profunda. Una respuesta acompañada de la doctrina e ideas que has escuchado de nuestros líderes de la Iglesia. Gracias.

Respuesta

También te puede interesar: 8 recursos que responderán tus preguntas acerca de la muerte y el mundo de los espíritus

Entiendo completamente el motivo de tu pregunta y por qué la respuesta del élder Eyring no es suficiente para ti.

Sin embargo, el élder Eyring responde la pregunta según el conocimiento que hemos recibido sobre la vida después de la muerte.

Cualquier respuesta además de la cita del élder Eyring es especulación y sentimientos personales. No hay ninguna doctrina o escritura que podamos leer que responda a tu pregunta con la profundidad que deseas.

En mi estudio de las Escrituras, encontré un versículo que brinda más luz sobre el tema y se encuentra en Doctrina y Convenios 130: 1-2,

“Cuando se manifieste el Salvador, lo veremos como es. Veremos que es un varón como nosotros.

Y la misma sociabilidad que existe entre nosotros aquí, existirá entre nosotros allá; pero la acompañará una gloria eterna que ahora no conocemos”.

mundo de los espíritus

Al leer este pasaje de las Escrituras, vemos por qué el élder Eyring respondió de esa manera y según la información que se reveló.

Repasemos esta parte de la escritura, “la misma sociabilidad que existe entre nosotros aquí, existirá entre nosotros allá” ¿Cuál es esa “sociabilidad” que tenemos aquí?

Estoy casado, no he vivido con ninguno de mis hermanos en muchos años y algunos de nuestros hermanos no han vivido con sus hermanos en más de 50 años.

Están en su propia casa, cuidando a sus propias familias. Supongo que esa sociabilidad existirá en el cielo después de esta vida.

Sabemos que las personas que reciben la gloria celestial pueden visitar cualquier reino y ministrarles.

Tendremos nuestra propia familia (esposo y esposa) y cumpliremos con cualquier responsabilidad que nuestro Padre Celestial nos haya encomendado.

mundo de los espíritus

Asumo que, así como visitamos a nuestros seres queridos ahora, podremos visitarlos en la vida después de la muerte.

Estoy interpretando la frase citada de esta manera. Puede que me equivoque y no lo sabremos hasta que lleguemos allí.

Entonces, espero que, aunque no “viva” en la misma casa con mi familia, aún pueda visitarlos. Creo que harán lo mismo si también han recibido la gloria celestial.

Sin embargo, nuestro enfoque principal es asegurarnos de vivir y volvernos como Cristo para poder disfrutar de todo lo que posee el Padre.

Puede ser difícil pensar en seres queridos que han elegido un camino que no les permite recibir todo lo que posee el Padre, pero esta es una elección personal.

Por ejemplo, piensa en los hermanos que tienen la oportunidad de ir a Hawái o algún otro paraíso tropical.

Se les presentan las condiciones de lo que deben hacer para poder realizar dicho viaje.

Un hermano hace todo lo posible por respetar las condiciones, mientras que el otro hermano no se toma en serio las condiciones y piensa que ser “bueno” es suficiente para anular las condiciones y leyes establecidas.

Cuando llega el momento del viaje, uno de los hermanos cumplió con todas las condiciones y el otro no.

Entonces, uno va a Hawái, mientras que el otro, aunque no respetó las condiciones para ganar el viaje, aún puede ir a otro lugar.

Definitivamente me encantaría ir a Hawái y estaría triste si mi hermano no estuviera dispuesto a cumplir con las condiciones para ir al mismo lugar que yo.

Todavía me alegra saber que hay otro buen lugar al que puede ir y que es mejor que quedarse en casa.

Sobre todo, confío en la verdad de que tenemos un Padre Celestial amoroso y perfecto que se ocupará de todas las cosas de manera perfecta y justa.

Fuente: Ask Gramps

| Pregunta y respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *