Recientemente, vi a varios de mis amigos en las redes sociales reconfortados por un artículo de noticias que informó que el Papa Católico cree que los animales irán al cielo.

Este es un tema que ha sido debatido a lo largo de los años entre las iglesias cristianas, sin llegar a un consenso claro. Sin embargo, aunque la Biblia en su mayor parte es silenciosa sobre este asunto, la revelación de los últimos días y los profetas modernos han dejado claro que los animales estarán en el cielo y que todos los seres vivientes serán salvos por Jesucristo. En pocas palabras, ¡Dios salva todo lo que crea!

Contemplando el cielo

Hay muchas opiniones sobre lo que es el cielo y quién pertenece allí, pero la única manera de saber con certeza es por revelación de Dios. Como explicó el profeta José Smith: “Los hombres del presente testifican del cielo y del infierno, y nunca lo han visto; y diré que nadie conoce estas cosas sin revelación“(Enseñanzas del Profeta José Smith, p.160).

En otra ocasión él enseñó: “¿Podrías mirar al cielo cinco minutos, sabrías más de lo que lo harías leyendo todo lo que alguna vez fue escrito sobre el tema por los del mundo” (Enseñanzas del Profeta José Smith, página 324 ).

Afortunadamente para nosotros, los profetas de Dios han tenido el privilegio de contemplar el cielo y han compartido con nosotros lo que vieron. A través de sus ojos, podemos contemplar también el cielo. Es decir, como el Espíritu Santo nos confirma la verdad de su experiencia, puede ser como si estuviéramos allí para experimentarla personalmente. De este modo podemos saber por nosotros mismos lo que está en el cielo.

Un profeta que tuvo el privilegio de contemplar al cielo fue el apóstol del Nuevo Testamento Juan, quien registró su experiencia sagrada en el libro de Apocalipsis. Debido a la naturaleza simbólica de los escritos de Juan, puede ser difícil interpretar lo que él describió ver. Sin embargo, con el comentario inspirado del profeta José Smith, que también tuvo el privilegio de contemplar el cielo, las palabras de Juan pueden ser claramente comprendidas y pueden enseñarnos muchas verdades importantes sobre lo que podemos esperar encontrar en el cielo.

Juan describió su visita al cielo con estas palabras: “…miré, y he aquí, una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí era como de trompeta que hablaba conmigo, diciendo: Sube acá” (Apocalipsis 4: 1). Con esta invitación, Juan entró en la puerta del cielo. Al entrar, describió ver a Dios sentado en su trono rodeado por 24 ancianos que lo adoraban. Además de estos hombres exaltados, también vio a cuatro bestias dando “gloria y honra y alabanza al que está sentado en el trono, al que vive para siempre jamás” (Apocalipsis 4: 9). Esta escena se concluye con esta expresión que se hace a Dios: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” (Apocalipsis 4: 11).

Animales en el cielo

Aunque esta visión parece describir a los animales en el cielo adorando a Dios, es difícil estar seguro debido al intenso uso de simbolismo de Juan.

Pero, el profeta José Smith dejó claro lo que Juan vio cuando explicó claramente:

“Juan veía bestias curiosas en el cielo; vio todas las criaturas que estaban en el cielo, todas las bestias, aves y peces en el cielo, en realidad allí, dando gloria a Dios.

¿Cómo lo prueba? (Apocalipsis 5:13) “Y a todo ser viviente que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sean la alabanza, y la honra, y la gloria y el poder, para siempre jamás.”

“Supongo que Juan veía seres de mil formas, que habían sido salvas de diez mil veces de diez mil tierras como ésta, fieras extrañas de las cuales no tenemos idea: todas pueden ser vistas en el cielo. El gran secreto era mostrar a Juan lo que había en el cielo. Juan aprendió que Dios se glorificó a sí mismo salvando todo lo que sus manos habían hecho, ya fueran bestias, aves, peces u hombres; y Él se glorificará con ellos.

“Dice uno: “No puedo creer en la salvación de las bestias.” Cualquier hombre que le dijera que esto no podría ser, le diría que el Libro de Apocalipsis no es cierto. Juan oyó las palabras de las bestias dando gloria a Dios, y las comprendió. Dios que hizo las bestias podía entender cada idioma hablado por ellos. Las cuatro bestias eran cuatro de los animales más nobles que habían llenado la medida de su creación, y habían sido salvos de otros mundos, porque eran perfectos: eran como ángeles en su esfera. No se nos dice de dónde vinieron, pero fueron vistos y oídos por Juan alabando y glorificando a Dios “(Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 291-292).

La propia experiencia de José Smith con ver el cielo lo llevó a interpretar la visión de Juan literalmente. Las bestias que Juan vio simplemente representaban animales en el cielo. El propósito era simplemente “mostrar a Juan lo que había en el cielo”, incluyendo animales. Tal vez fue este enfoque sencillo de interpretar el libro lo que hizo que José afirmase que “El libro de Apocalipsis es uno de los libros más claros que Dios ha escrito” (Enseñanzas, pág 290).

No sólo Juan veía animales en el cielo sino que, como explicó el profeta José Smith, Juan los escuchó y los comprendió. Esto indica que los animales en el cielo pueden comunicarse con otros seres salvos en el cielo y que disfrutan de un nivel de inteligencia y felicidad.

Tan asombrosa como esa doctrina puede sonar para algunos, es confirmada por la revelación de los últimos días.

La sección 77 de Doctrina y Convenios es una revelación única que consiste en una sesión inspirada en preguntas y respuestas sobre el Libro de Apocalipsis.

En ella, se formulan varias preguntas importantes sobre el libro, seguidas de respuestas e interpretaciones inspiradas.

En respuesta a las preguntas sobre lo que estas bestias representan y lo que debemos entender acerca de ellas, nos dicen lo siguiente: “Son expresiones metafóricas que usa Juan el Revelador, para describir los cielos … la felicidad del hombre, y la de los animales y de lo que se arrastra y de las aves del cielo; siendo lo espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual; el espíritu del hombre a semejanza de su persona, como también el espíritu de los animales y toda otra  criatura que Dios ha creado … Están limitados a cuatro animales particulares, mostrados a Juan  para representar la gloria de las clases de seres en su orden o esfera de creación decretados, en cuanto al gozo de su felicidad eterna… Sus ojos son una representación de luz y conocimiento, es decir, están llenos de conocimiento; y sus alas son una representan el poder para moverse, para obrar, etc.” (DyC 77: 2-4).

Esta revelación confirma que los animales estarán en el cielo y revela además que tendrán cuerpos inmortales a la misma semejanza de sus cuerpos mortales.

En otras palabras, los animales serán resucitados (véase Alma 11:45 para una definición revelada de resurrección).

También revela que los cuerpos mortales de las bestias fueron creados a semejanza del “espíritu de los animales” (DyC 77: 2), indicando que los animales tenían una existencia espiritual premortal igual que el hombre y así lo hicieron con “toda criatura que Dios ha creado “(D & C 77: 2).

Evidentemente, todos los seres vivientes pasan por este patrón de ser creados primero como espíritus, luego reciben cuerpos mortales y finalmente siendo resucitados en cuerpos inmortales.

No solo los animales serán resucitados en el cielo, sino que esto revela que los animales serán lo suficientemente inteligentes como para disfrutarlo. Se nos dice que están llenos de “luz y conocimiento” y experimentan un nivel de felicidad celestial o “felicidad eterna” (D. y C. 77: 3-4).

Para ser claros, esto no significa que los animales en el cielo sean tan inteligentes y exaltados como hombres y mujeres en el cielo, porque sólo nosotros somos creados a imagen de Dios y destinados a ser exaltados como nuestro Padre Celestial. Pero los animales ciertamente tienen suficiente inteligencia para reconocer dónde están y se sienten inspirados a adorar al Creador y Salvador que ellos saben lo hizo posible.

La Salvación de los Animales

Algunos podrían preguntarse, ¿qué hicieron los animales para merecer ser salvos? ¿No requiere la salvación la fe en Cristo, el bautismo o algo así? Esto es lo que hace que muchas iglesias cristianas debatan el tema, pero con gratitud tenemos la doctrina del Libro de Mormón y otras revelaciones de los últimos días para aclarar este punto.

En el Libro de Mormón aprendemos que “todas las cosas” fueron originalmente creadas de una manera en que ellos eran inmortales y suficientemente buenas para estar en presencia de Dios (2 Nefi 2:22).

Ellos “habrían permanecido” en esta condición “para siempre y no tendrían fin” de no haber sido por la Caída de Adán (2 Nefi 2:22). Como explica el Diccionario Bíblico, “Después de que Adán cayó, toda la creación cayó y se hizo mortal” (véase “Caída de Adán y Eva”, “Diccionario de la Biblia SUD”).

Este contexto de mortalidad y muerte universal para todas las cosas creadas da un significado añadido a la declaración en Doctrina y Convenios de que Jesucristo “glorifica al Padre y salva todas las obras de sus manos” (D & C 76:43).

Claramente, la Expiación de Cristo tiene poder para salvar todas las creaciones de Dios, no sólo a la humanidad.

Esto significa que todas las cosas vivientes fueron originalmente creadas por Dios en una condición no mortal donde no morirían. Entonces, a causa de la Caída de Adán y Eva, todos los seres vivientes cayeron a una condición mortal donde estaban todos sujetos a la muerte.

Finalmente, por la expiación de Cristo, todos los seres vivientes serán redimidos de la muerte “por el poder de la resurrección” (2 Nefi 9:12).

Esta doctrina amplía verdaderamente nuestra comprensión del pronunciamiento clásico de Pablo: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22)

Porque la fe en Cristo, el arrepentimiento y el bautismo son por nuestros propios pecados personales y no por la transgresión de Adán (Artículo de Fe 2-4), estos principios del evangelio sólo se aplican a aquellos que son “responsables y capaces de cometer pecado” (Moroni 8:10), no para las creaciones animales. Como niños pequeños que “viven en Cristo” y son salvos por sus ” misericordias puras” (Moro 8:12, 19), los animales están actualmente en un estado de ignorancia y por lo tanto son salvos universalmente por la Expiación de Cristo.

Conclusión

La doctrina de la salvación de los animales puede parecer una doctrina puramente teórica o académica al principio, pero puede ser de gran consuelo para algunos.

Recuerdo haberlo enseñado una vez en una clase de seminario cuando un joven callado levantó la mano. No era el tipo de estudiante que hablaba mucho en clase. De hecho, creo que esta podría haber sido su primera vez para decir algo.

Él me dio las gracias por enseñar que los animales serían salvados. Le pregunté por qué estaba agradecido por esta verdad y me dijo: “No tengo muchos amigos, pero yo tenía un perro de compañía y él era mi amigo. Murió recientemente y realmente lo echo de menos. Me alegra saber que él irá al cielo y que puedo volver a verlo “.

A toda la clase le conmovió el que el que él haya admitido abiertamente lo mucho que esta doctrina significaba para él personalmente.

Me enseñaron una lección valiosa de cuán significativa puede ser esta doctrina.

No sólo esta doctrina nos puede consolar, sino que amplía nuestra comprensión de nuestro Padre Celestial y de Jesucristo y su plan de salvación. ¡Dios salva todo lo que crea! ¡Cristo es el Salvador de todas las cosas vivientes!

Ellos no crean nada sólo para que existan y luego vayan a la nada.

Todos los seres vivos tienen su propio lugar en el cielo y su propio propósito eterno. Así como fueron creados para embellecer la tierra, son salvos para embellecer el cielo. Dios los ama y Dios los salva.

No es de extrañar que fueron hallados por Juan rodeando el trono y adorando a Dios.

En una declaración formal explicando la doctrina de la Iglesia sobre la creación, la Primera Presidencia en 1909 concluyó su mensaje con estas poderosas palabras que confirman la salvación de los animales.

Declararon: “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, basando su creencia en la revelación divina, antigua y moderna, proclama al hombre como la descendencia directa y lineal de la Deidad.

Dios mismo es un hombre exaltado, perfeccionado, coronado y supremo.

Por su poder omnipotente organizó la tierra y todo lo que contiene, desde el espíritu y el elemento, que existen coeternamente con Él mismo. Él formó cada planta que crece y cada animal que respira, cada uno según su especie, espiritual y temporalmente, “lo que es el ser espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual “Él hizo el renacuajo y el mono, el león y el elefante, pero él no los hizo a su propia imagen, ni los dotó de la razón divina y de la inteligencia. Sin embargo, toda la creación animal será perfeccionada y perpetuada en el más allá, cada clase en su “orden o esfera distinta”, y gozará de “felicidad eterna”. Este hecho ha quedado claro en esta dispensación (véase DyC 77: 3) . “(Primera Presidencia, Origen del Hombre, Noviembre 1909 Mejoramiento Era 75-81, citado en febrero 2002 Ensign

 

 

Escrito originalmente por Mark A. Mathews para  Ldsmag.com