¿Existe una lista de todo lo que estaría en contra de la Palabra de Sabiduría?

Pregunta

¿Dónde puedo encontrar una lista de todo lo que estaría en contra de la Palabra de Sabiduría?

Rick

Respuesta

Rick,

Se han hecho varias preguntas con respecto a lo que prohíbe la Palabra de Sabiduría y si una bebida o sustancia específica va en contra de la Palabra de Sabiduría.

Esta revelación, “La Palabra de Sabiduría”, se dio en 1833 como un consejo para beneficio de la Iglesia. Se dio como un “buen deseo”, no por mandamiento.

palabra de sabiduría

La Palabra de Sabiduría prohíbe el uso de bebidas fuertes, definidas como bebidas que contienen alcohol; bebidas calientes, que después se definieron como té y café; y, el uso de tabaco. Asimismo, la Palabra de Sabiduría sostuvo que las hierbas, los granos, las frutas, que incluirían verduras; y la carne de las bestias y las aves, que se usarían con moderación, se ordenaron para el uso del hombre.

También te puede interesar5 Maneras en que puedes vivir mejor la Palabra de Sabiduría

En 1851, el Presidente Brigham Young le dio a la Iglesia la Palabra de Sabiduría como un “mandamiento final y definitivo” (Presidente Kimball, Conferencia de Estaca BYU, 13/01/1957).

La Palabra de Sabiduría

Hay muchas bebidas, drogas y otras sustancias peligrosas que tenemos en el mundo de hoy que no existían cuando se dio esta revelación ni cuando el Presidente Young nos la dio como un mandamiento. Con respecto al uso de cosas que no son buenas para el cuerpo y no se mencionan en la Palabra de Sabiduría, el Presidente Kimball declaró:

La sabiduría va más allá de las letras de la ley. Por lo general, cuando hablamos de la Palabra de Sabiduría, estamos hablando del té, café, tabaco y licor. Todas las cosas alternativas, aunque puedan ser perjudiciales, no se incluyen en la interpretación técnica de la Palabra de Sabiduría.

Nunca tomé ninguna de las bebidas de cola y mi deseo personal sería que nadie lo hiciera. Sin embargo, no están incluidas en la Palabra de Sabiduría, en su aplicación técnica. Cito de una carta del secretario de la Primera Presidencia lo siguiente: “Pero, el espíritu de la Palabra de Sabiduría se quebrantaría al beber o comer cualquier cosa que contenga un hábito que se convierta en una droga”.

Con respecto a las bebidas de cola, la Iglesia nunca ha adoptado oficialmente ninguna postura sobre este tema… pero, personalmente, no las clasifico como el té y el café porque el Señor los mencionó específicamente (bebidas calientes)… también podría decir que la estricnina, las pastillas para dormir, el opio y la heroína no se mencionan en la Palabra de Sabiduría y, sin embargo, las desalentaría con toda mi fuerza. (Presidente Kimball, 19/10/1962).

Se siguen introduciendo nuevas drogas, ilegales y legales, que son dañinas para el cuerpo, incluidas algunas bebidas, calientes o frías, y otras sustancias. Incluso, algunas elaboradas con hierbas e ingredientes naturales. Necesitamos evitar cualquiera que contenga ingredientes que sean adictivos, estimulantes o dañinos de alguna manera para el cuerpo.

Algunos medicamentos prescritos, administrados por un médico calificado, pueden ser útiles y necesarios para las personas. Pero, se pueden volver adictivos o destructivos para el cuerpo, incluso si se toman apropiadamente. Fen-Phen es un ejemplo excelente. Aunque ayudó a las personas a bajar de peso, los efectos secundarios fueron muy dañinos para el cuerpo, específicamente para el corazón e, incluso, fue letal en algunos casos.

ejercicio

El Presidente Hinckley en la Conferencia General de octubre de 1989 declaró:

Algunos, incluso, han utilizado como excusa el hecho de que las drogas no se mencionan en la Palabra de Sabiduría. Qué excusa tan triste. Eso es como no mencionar los peligros de bucear en una piscina vacía o de saltar desde un paso elevado a la autopista.

Pero, ¿quién duda de las consecuencias mortales de eso? El sentido común dictaría contra tal comportamiento.

Independientemente de la Palabra de Sabiduría, existe una razón para evitar estas sustancias ilegales. Estoy convencido de que su uso es una ofensa para Dios. Él es nuestro Creador. Estamos hechos a Su imagen. Estos cuerpos extraordinarios y maravillosos son Su obra.

¿Alguien piensa que puede lastimar y dañar su cuerpo deliberadamente sin ofender a su Creador? Se nos dice una y otra vez que el cuerpo es el tabernáculo del espíritu. Se nos dice que es un templo santo del Señor.

En una época de terribles conflictos entre los nefitas y los lamanitas, se nos dijo que los nefitas, que habían sido fuertes, se volvieron “débiles como sus hermanos los lamanitas, y que el Espíritu del Señor no los preservaba más; sí, se había apartado de ellos, porque el Espíritu del Señor no habita en templos impuros” (Helamán 4: 24).

Si bien el Presidente Hinckley se refirió a las sustancias ilegales, también se aplicaría al uso indebido de sustancias legales.

Necesitamos usar la sabiduría con respecto a cualquier cosa que introduzcamos a nuestros cuerpos o mentes. Con un poco de investigación, podemos descubrir qué ingredientes contienen varias bebidas y otras sustancias además del posible efecto que tendrá en nuestros cuerpos.

Si nos volvemos adictos a una droga o a una bebida, no importa si se menciona en la Palabra de Sabiduría o no, es contrario a la voluntad del Señor. Nos colocaron aquí en la tierra para convertirnos en dueños de nuestros propios cuerpos y mentes. Nefi nos dice que debemos “actuar por nosotros mismos y no que se actúe sobre nosotros” (2 Nefi 2: 26).

Los líderes de la Iglesia no nos dirán cada bebida o sustancia que sea mala para nosotros o si deberíamos tomarla o no. El Señor espera que usemos nuestras propias habilidades y juicio para determinar lo que haremos y no haremos. En DyC 58: 26 –27, 29, el Señor declara:

26 Porque he aquí, no conviene que yo mande en todas las cosas; porque el que es compelido en todo es un siervo perezoso y no sabio; por tanto, no recibe galardón alguno.

27 De cierto digo que los hombres deben estar anhelosamente consagrados a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia;

29 Mas el que no hace nada hasta que se le mande, y recibe un mandamiento con corazón dudoso, y lo cumple desidiosamente, ya es condenado.

En la Sección 89 de Doctrina y Convenios, se nos dan grandes promesas con respecto a cuando guardemos la Palabra de Sabiduría, cuando obedezcamos todos los mandamientos y cuando usemos la sabiduría en cuanto a lo que introduzcamos a nuestros cuerpos.

 18 Y todos los santos que se acuerden de guardar y hacer estas cosas, rindiendo obediencia a los mandamientos, recibirán salud en el ombligo y médula en los huesos;

19 y hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento, sí, tesoros escondidos;

20 y correrán sin fatigarse, y andarán sin desmayar.

21 Y yo, el Señor, les prometo que el ángel destructor pasará de ellos, como de los hijos de Israel, y no los matará. Amén.

Fuente: Askgramps.org

| Pregunta y respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *