¿Puede Satanás escuchar nuestras oraciones?

Tengo algunas preguntas que últimamente han estado rondando mi mente. Pienso que Satanás puede escuchar mis oraciones cuando oro en voz alta y que intentará brindarme su “respuesta” o impedir que reciba la respuesta de Dios.

¿Es correcta esta suposición? ¿Puede Satanás “escuchar” mis oraciones? ¿Puede saber cuáles son mis pensamientos?

También te puede interesar:5 mentiras que Satanás te hace creer cuando pecas

Respuesta

verdad

Satanás no puede entrar en nuestras mentes ni leer nuestros pensamientos. De Doctrina y Convenios 6:16 aprendemos que “no hay quien conozca [nuestros] pensamientos y las intenciones de [nuestro] corazón sino Dios”.

Sin embargo, en DyC 19:28 se nos manda a orar en voz alta:

“Y además, te mando que ores vocalmente así como en tu corazón; sí, ante el mundo como también en secreto; así en público como en privado”.

mundo de los espíritus

Nuestra capacidad para vencer la influencia del Adversario no consiste en ocultarle lo que intentamos hacer, sino en limitar su poder al vivir de tal manera que no le demos cabida para influir en nuestros pensamientos ni en nuestras acciones.

En el Libro de Mormón, Helamán enseñó le a sus hijos, Nefi y Lehi, lo siguiente: 

“Y ahora bien, recordad, hijos míos, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el diablo lance sus impetuosos vientos, sí, sus dardos en el torbellino, sí, cuando todo su granizo y furiosa tormenta os azoten, esto no tenga poder para arrastraros al abismo de miseria y angustia sin fin, a causa de la roca sobre la cual estáis edificados, que es un fundamento seguro, un fundamento sobre el cual, si los hombres edifican, no caerán”. -Helamán 5:12

No sientas temor del adversario, teme sólo a Dios. El mantenernos firmes en el camino que el Señor ha trazado, arraigándonos firmante en Él, hará que Satanás no tenga poder sobre nosotros.

Fuente: askgramps.org

| Pregunta y respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *