El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, se dirigió a más de 1,000 adultos jóvenes en un devocional multirregional en la Iglesia Memorial de la Universidad de Stanford, el domingo 9 de febrero.

“La prueba de una vida cristiana radica en hechos y acciones. El instinto dado a todos los hijos de Dios para buscar ser felices es una prueba de que la felicidad es una realidad y está al alcance de todos”, declaró élder Holland mientras expresó su gratitud por la oportunidad de hablar en la “joya de la corona arquitectónica” de la universidad.

élder Holland en Stanford

“¿A dónde vas?”

Durante su discurso, el apóstol formuló la pregunta “¿A dónde vas?” e instó a los asistentes a considerar el destino al que se dirigen y si esto lleva a “la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”.

“Si encuentran que su dirección necesita un ajuste, dijo, el arrepentimiento es la forma de planificación estratégica que les permite corregir su curso”.

élder Holland en Stanford

El apóstol citó a Henry David Thoreau, quien escribió:

“No conozco ningún hecho más alentador que la incuestionable habilidad del hombre o la mujer de elevar la vida de uno mediante un esfuerzo consciente. Para afectar la calidad de nuestra vida, esa es la más alta de las artes humanas”.

“Todos los días, y especialmente cada semana cuando se toma la Santa Cena, existe la oportunidad de afectar la calidad de la vida, acercarse a ‘la medida de la estatura de la plenitud de Cristo’. No importa el destino personal de uno, el primer paso para lograrlo debería ser venir a Cristo”, agregó el élder Holland.

élder Holland en Stanford

La iglesia de los finales felices

El élder Holland explicó que a pesar de los desafíos, los reveses y las penas de la vida, los jóvenes Santos de los Últimos Días pueden ser felices y saber que “¡esta es la Iglesia de los finales felices! ¡La victoria ya está ganada!

Añadió: “No te preocupes por la falta de capacidad de Cristo para ayudarte. Su gracia es suficiente. Sé creyente y come el ‘pan de vida’”.

La invitación a luchar por la plenitud de su estatura, dijo el élder Holland, se extiende a cada hijo de Dios. No se requiere un don especial para guardar los mandamientos de Dios.

La capacitad de ser fieles

“No todos poseen una energía ilimitada o un talento notable”, dijo. “No estamos igualmente bendecidos con un gran intelecto o belleza física o fuerza emocional. Pero a todos nos han dado la misma capacidad de ser fieles”.

Citando al teólogo protestante alemán Dietrich Bonhoeffer, quien murió en un campo de prisioneros mientras se oponía al régimen nazi, el élder Holland dijo:

“Debemos seguir a Cristo con cada onza de nuestro ser en cada momento, en cada parte de nuestra vida. Cristo debe ser traído a cada centímetro cuadrado del mundo y nuestra cultura. La fe de uno debe ser brillante, resplandeciente, pura y fuerte.”

élder Holland en Stanford

“Donde sea que vayas, primero dirígete a Cristo”

En medio de cualquier desafío que surja en la vida, “donde sea que vayas, primero dirígete a Cristo”, agregó el élder Holland. “Haz tus convenios allí y mantenlos mientras viajas”.

élder Holland en Stanford

El Libro de Mormón: El último convenio de Cristo con la humanidad

El élder Holland cerró sus comentarios al testificar del Libro de Mormón:

“Fue mientras leía este registro sagrado tan hambriento que sentí, una y otra y otra vez, el susurro innegable del Espíritu Santo declarando a mi alma la veracidad de su mensaje”.

élder Holland en Stanford

El élder Holland testificó que el Libro de Mormón es “la expresión sagrada del gran último convenio de Cristo con la humanidad. Es un nuevo convenio, un nuevo testamento del Nuevo Mundo para todo el mundo. Leerlo fue el comienzo de mi luz.

“Me llevó a amar la Santa Biblia y el resto de las obras estándar de la Iglesia. Me llevó a creer en un canon abierto energizado con revelación continua. Me llevó y me enseñó a amar al Señor Jesucristo, a vislumbrar su misericordiosa compasión y a considerar la gracia y la grandeza de su sacrificio expiatorio por mis pecados y los pecados de todos los hombres, mujeres y niños desde Adán hasta el final de hora.”

 

 

Fuente: The Church News