La prosperidad financiera de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es un reflejo de la fe de sus miembros, dijo el obispo presidente Gérald Caussé durante una entrevista el jueves sobre las finanzas y reservas de la Iglesia.

La Iglesia de Jesucristo

“Si miras a la Iglesia como una institución financiera, nunca la entenderás”

“Si miras a la Iglesia como una institución financiera, nunca la entenderás”, dijo. “Hay que verlo como una organización de seguidores consagrados de Jesucristo con una misión”.

Junto con sus consejeros, el obispo Dean M. Davies y el obispo W. Christopher Waddell, el obispo Caussé se sentó en una entrevista conjunta con Church News y Deseret News para hablar sobre el trabajo “acelerado y en expansión” de la Iglesia de Jesucristo, las vastas participaciones de la organización y los diezmos y ofrendas donados por los miembros.

la iglesia

Los miembros del obispado presidente dijeron que los fondos aportados por los miembros “pertenecen al Señor” y detallaron cómo y dónde se gastan, así como también cómo se supervisa el proceso de inversión de la Iglesia. El cuidado de los fondos es un papel sagrado y serio, dijo el obispo Caussé.

“No es sorprendente que estemos hablando de miles de millones de dólares”

“No es sorprendente que estemos hablando de miles de millones de dólares”, dijo el obispo Caussé, hablando de las propiedades de la Iglesia y sus 16 millones de miembros que viven en 190 países. “Nadie debería sorprenderse, dada la cantidad de miembros”.

El tamaño y el gran presupuesto de la Iglesia también brindan la “oportunidad de ampliar el alcance de todo el bien que la Iglesia puede hacer en todo el mundo”, dijo.

“Es una iglesia. No es una institución financiera”.

Conferencia general

Prioridades de la Iglesia de Jesucristo

La educación de los Santos de los Últimos Días y las cuatro responsabilidades divinamente designadas de la Iglesia: ayudar a los miembros a vivir el evangelio de Jesucristo, reunir a Israel a través del trabajo misional, cuidar a los pobres y necesitados y permitir la salvación de los muertos mediante la construcción de templos.

Templo de Rio de Janeiro

La mayoría de los gastos de la Iglesia tiene el respaldo espiritual para la toma de decisiones, dijo el Obispo Caussé.

La Iglesia de Jesucristo ha duplicado sus donaciones

La Iglesia ha duplicado sus donaciones humanitarias en los últimos cinco años, gastando casi mil millones de dólares anuales para atender a los pobres y los necesitados.

Los costos asociados con el funcionamiento de la Iglesia también están aumentando.

La organización brinda apoyo a 30,000 congregaciones, educa a 850,000 estudiantes en seminarios e institutos, y se dedica a la construcción acelerada de templos, manteniendo de 167 templos con otros 50 anunciados o en construcción. Y el gasto acumulado de las universidades de la Iglesia es de aproximadamente $ 1.5 mil millones por año.

lluvias en Bolivia- donaciones.

El obispo Caussé dijo las necesidades de la Iglesia, incluida la construcción de centros de reuniones; adquisición de materiales; mantenimiento de centros de entrenamiento misional, hogares misioneros y oficinas de área; mantenimiento de una de las bases de datos de historia familiar más grandes del mundo; y la atención a los centros de visitantes y sitios históricos, por nombrar solo algunos, aumentan constantemente, especialmente a medida que se expande a países emergentes con poblaciones jóvenes. El diezmo en esos países no puede cubrir los gastos, explicó, y debe complementarse con fondos de otras áreas del mundo.

Perspectiva a largo plazo

El obispo Davies dijo que es imposible separar las prácticas de la Iglesia y el consejo que brinda a los miembros, “que es vivir dentro de los medios y reservar una reserva para los momentos de necesidad”.

Así como el profeta bíblico José salvó durante siete años de hambre durante siete años de prosperidad, “llegará un momento en que estos recursos, reservas, serán necesarios”, dijo el obispo Waddell.

El cuidado de las finanzas de la Iglesia se logra con “la mejor experiencia profesional posible” y también con el espíritu de revelación, dijo el obispo Caussé. La Iglesia es conservadora y prudente y tiene una perspectiva a largo plazo.

La política de la Iglesia dicta que los líderes de la Iglesia establezcan un presupuesto anual basado en los ingresos esperados, mientras reservan fondos para el futuro.

Templo de Arequipa - presidente Nelson

Después del “período más largo de prosperidad en los Estados Unidos”, las reservas de la Iglesia invertidas por Ensign Peak Advisors, el brazo de gestión de inversiones de la Iglesia, han crecido sustancialmente durante las últimas décadas.

El obispo Waddell dijo que la Iglesia se diversifica y no invierte todas sus tenencias en activos financieros. Además de las reservas, la organización ha invertido en bienes inmuebles: bienes raíces comerciales, bienes raíces residenciales y en agricultura.

“Creemos que en algún momento las reservas serán utilizadas, serán necesarias”, dijo el obispo Waddell. “No sabemos exactamente cuándo o de qué forma, pero serán necesarios para promover el trabajo de la Iglesia”. El obispo Waddell dijo que también habrá futuras recesiones.

Las propiedades y reservas financieras de la Iglesia están siendo cuidadosamente vigiladas, protegidas y manejadas sabiamente, dijo. En tiempos de recesión, “no tendremos que detener el trabajo misional, no tendremos que dejar de mantener edificios y construir templos, no tendremos que detener el trabajo humanitario y de asistencia social, no tendremos que detener la educación.”

Diezmos y ofrendas

El obispo Davies dijo que pagar los diezmos es un convenio o un compromiso espiritual que bendice tanto al donante como al receptor. El Señor ha prometido que “prosperará a sus hijos mientras guarden los mandamientos”.

“Es una gran promesa que a menudo se repite en el Libro de Mormón, pero es muy válida y actual en nuestro mundo”, dijo, y señaló que las bendiciones que vienen son espirituales primero pero también tienen componentes temporales.

Las finanzas de la iglesia de Jesucristo

La Iglesia no toma el dinero de los pobres

El obispo Caussé dijo que siempre toca su corazón cuando se entera de personas que viven en malas condiciones y que son muy fieles al pagar el diezmo y las ofrendas rápidas, esperando recibir bendiciones. Cuando las personas no pueden pagar el diezmo y comprar comida, se les aconseja que paguen el diezmo y que la Iglesia les ayude con la comida.

Algunos suponen que la Iglesia está tomando dinero de los pobres para que pueda acumular dinero, dijo el obispo Waddell. “Es cualquier cosa menos eso”, agregó. “Pagan el diezmo porque es un mandamiento y se les alienta a hacerlo. Si solo tienen suficiente dinero para pagar el diezmo o comer, paguen su diezmo y les ayudaremos con la comida, porque las bendiciones asociadas con el pago del diezmo serán suyas. Y no pasarán hambre porque ahora tenemos la capacidad de ayudarlos”.

venezolanos en Colombia- ayuda de la Iglesia de Jesucristo

“Creo que cada miembro de la Iglesia paga el diezmo por fe, sin considerar si el dinero se usará ahora o mañana”, dijo el obispo Caussé.

Los ayunos, donde los miembros renuncian a dos comidas al mes y donan el costo de esas comidas para ayudar a los pobres y necesitados, también son una cuestión de fe.

El obispo Davies dijo que el número de quienes contribuyen con ofrendas rápidas está muy cerca del mismo número de quienes pagan el diezmo. “Así que hay un paralelo”, dijo el obispo Davies.

Ayudar a los necesitados es la misión de la iglesia

El obispo Caussé dijo que cuidar a los necesitados en todo el mundo es el corazón de la misión de la Iglesia. No es “un apéndice de la misión”, sino que se mezcla en todo lo que hace la Iglesia. “Todos somos hijos e hijas de Dios en la tierra, y estamos comprometidos a cuidarnos unos a otros”, dijo. “Y esta es una de las formas en que, como discípulos del Señor Jesucristo, cuidamos a los necesitados”.

Además de responder a los desastres en todo el mundo, los fondos humanitarios de la Iglesia se han utilizado para proporcionar programas de alimentos, atención de la vista, atención materna y neonatal, agua limpia y saneamiento, vacunas, sillas de ruedas y ayuda para refugiados.

La Fundación Azteca recibió una importante donación por parte de los mormones

Sin embargo, llegar y ayudar a los necesitados es “un esfuerzo muy complejo”, dijo.

La Iglesia no puede simplemente enviar efectivo y cheques a las personas. “Tiene que hacerse de manera organizada y con seguimiento, capacitación, mucha experiencia y buenos socios. De lo contrario, simplemente no obtendrás ningún resultado”.

El obispo Davies dijo que la Iglesia tiene cuidado al seleccionar proyectos humanitarios y socios que harán el mejor uso de los fondos de la Iglesia. “Somos muy cuidadosos con el ácaro de la viuda”, refiriéndose a la parábola bíblica del Salvador.

“Reconocemos que esto proviene de la fe de los miembros de la Iglesia y queremos asegurarnos de que tengan la confianza de que sus donaciones se administran de manera cuidadosa, reflexiva y muy segura para ellos y para la Iglesia”, dijo Bishop Davies

Los líderes a menudo se preguntan “qué más podemos hacer, a dónde más podemos ir, con quién más podemos trabajar”, dijo el obispo Waddell.

Cada vez que la Iglesia se acerca, el objetivo es bendecir tanto al donante como al receptor, agregó el Obispo Caussé. Entonces, además de seleccionar buenos proyectos humanitarios, los líderes de la Iglesia siempre son conscientes de proporcionar oportunidades de servicio para los miembros de la Iglesia. “No es solo una cuestión de dinero”, dijo. También se hace cuando los miembros “dedican tiempo y recursos y esfuerzos para ayudar a otros”.

En cuanto a la pregunta, ¿está la Iglesia haciendo lo suficiente? El obispo Causse dijo: “Esperamos que podamos hacer más y más en el futuro, y a medida que la Iglesia crezca, habrá más oportunidades para hacer el bien”.

Inversiones de la Iglesia de Jesucristo

Debido a la naturaleza sagrada de los fondos de los Santos de los Últimos Días, la administración de las finanzas de la Iglesia ocurre en los niveles más altos de liderazgo de la Iglesia.

Las inversiones de la Iglesia, por ejemplo, son supervisadas por dos comités, dijo el obispo Caussé. El Comité de Política de Inversión, presidido por el Presidente Russell M. Nelson, está compuesto por la Primera Presidencia, un miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles y miembros del Obispado Presidente.

El segundo comité es el Comité Ejecutivo de Inversiones. Se reúne mensualmente e incluye al Obispado Presidente y directores gerentes sobre las inversiones de la Iglesia. Este Comité revisa y prepara recomendaciones para ser llevadas al Comité de Política de Inversión.

El obispo Caussé dijo que la política financiera de la Iglesia es clara: “No gastaremos más de los ingresos esperados. El presupuesto se basa en ese principio “.

Los fondos donados a la Iglesia pertenecen al Señor, dijo. “Creemos que debe haber mucho cuidado en el manejo de las finanzas de la Iglesia”.

 

Fuente: The Church News