El consejo del presidente Russell M. Nelson para lograr lo imposible

Tendrás metas que serán grandes, mayores y más grandes.

Las metas grandes las relaciono con el logro temporal. Continuarás estableciendo metas grandes para ti y las lograrás una por una.

Las metas mayores las relaciono con el desarrollo de los atributos de tu carácter. Los atributos del carácter merecen nuestra atención mientras nos esforzamos por convertirnos en quienes debemos ser.

Encabezando la lista de las metas más grandes, se encuentra el atributo del amor, incluidas sus cualidades relacionadas con la bondad, la compasión, la cortesía y la misericordia.

Presidente Nelson

También te puede interesar: Pdte. Nelson: El arrepentimiento es la clave para evitar la desdicha de las trampas de Satanás

El amor, primero se fomenta en la familia, se centra en el hogar. El trabajo más importante que alguna vez harás se encuentra dentro de las paredes de tu propio hogar.

La gratitud es otra meta mayor. Tenemos mucho por lo que deberíamos estar agradecidos.

Al trabajar durante muchos años como cardiólogo, desarrollé una profunda gratitud por mi corazón y el tuyo.

Cada órgano del cuerpo es verdaderamente extraordinario. Aunque nuestros cuerpos tienen todas las formas y tamaños, nuestros huesos rotos pueden recuperarse y volverse fuertes nuevamente. Las laceraciones de la piel se pueden curar. Una fuga en la circulación puede sellarse sola.

VIDA

Con gratitud, reconocemos que, como hijos de un amoroso Padre Celestial, nuestra herencia es sagrada y nuestro potencial es infinito. La gratitud por nuestras innumerables bendiciones es una meta mayor.

La integridad es otra meta mayor. La integridad incluye virtud, pureza y honestidad.

En nuestro mundo, hay mucho engaño. Aprendemos sobre el engaño en las aulas, en los negocios, en el matrimonio, etc. Aunque estos actos pueden no ser descubiertos por otros, el alma de un mentiroso sufre. El respeto por uno mismo se desvanece, la conciencia se retuerce y el carácter se desmorona.

Si la educación es una meta grande, una meta mayor sería la sabiduría.

Se puede obtener educación sin conocimiento y conocimiento sin sabiduría. El Antiguo Testamento nos recuerda que “toda la tierra procuraba ver el rostro de Salomón, para oír la sabiduría que Dios había puesto en su corazón”.

Esa sabiduría la reciben quienes conocen y aplican los principios y la doctrina eterna de Jesucristo en su vida diaria.

La sabiduría incluye la atención a las advertencias proféticas. Los profetas de hoy advierten que la pornografía, la infidelidad y la inmoralidad son herramientas del adversario. Te destruirán física y espiritualmente.

El objetivo de Satanás es engancharte y hacerte sentir miserable, incluso como él. Evita estas trampas ahora y tu futuro será más brillante.

Otras metas mayores incluyen “fe, virtud, conocimiento, templanza, paciencia, bondad fraternal, piedad, caridad, humildad [y] diligencia”, todas las cuales son atributos que se pueden alcanzar y el Señor nos dio ejemplo.

Una meta, una sola meta, debería convertirse en tu meta más grande. ¿Qué es eso? Es la meta de la vida eterna.

Esa meta es la meta de Dios. Ese objetivo es la gloria de Dios.

El Señor ha decretado que “la vida eterna… es el mayor de todos los dones de Dios”.

Este don es un regalo condicional. Uno debe calificar para ello guardando los mandamientos de Dios y perseverando hasta el fin.

Ese fin incluye las ordenanzas de investidura y sellamiento del santo templo. Mediante las bendiciones, las ordenanzas y los convenios del templo, las familias pueden estar juntas por siempre.

Entonces, a medida que sigas tus metas grandes, mayores y más grandes, ¿qué estilo de vida elegirás?

Como Santo de la noble primogenitura, se espera que vivas de manera diferente a los demás. Ya sabes lo que Pablo le dijo al joven Timoteo:

“Sé ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza”.

Elige pensar y actuar de manera diferente a los del mundo. Elige lucir diferente y visualiza en qué influencia para el bien te convertirás.

¿Este artículo te ayudó? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Este es un artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “President Nelson shares great, greater, and greatest goals”.

| Russell M. Nelson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *