Dos experiencias que prepararon al presidente Nelson para su futuro llamamiento como Presidente de la Iglesia mientras servía en la Guerra de Corea

Cuando Estados Unidos entró en la Guerra de Corea, la Oficina General de Cirujanos decidió aprovechar al máximo el servicio militar obligatorio del Doctor Nelson seleccionándolo para formar una unidad de investigación quirúrgica en el Centro Médico del Ejército Walter Reed.

Después de mover a su familia a sólo unos días después del nacimiento de su segunda hija, los planes cambiaron para el primer teniente Nelson, quien fue transferido al servicio activo. Durante el verano de 1951, el presidente Nelson recorrió Corea del Sur, incluido el frente de batalla, visitando unidades móviles de hospitales quirúrgicos del ejército y sugiriendo mejoras.

También te puede interesar: Cómo el hermano de Jesús llevó a José Smith a la arboleda sagrada

Russell M. Nelson

Russell M. Nelson. Foto vía The Church News

Durante este tiempo, el presidente Nelson se enfrentó cara a cara con un peligro que amenazaba su vida, un miedo paralizante, discapacitados, dolor, muerte, angustia, enfermedad y aquellos que perdieron extremidades, perdieron su inocencia y perdieron la esperanza. 

Sin duda, la bondad y la compasión del presidente Nelson ayudaron a sanar y elevar a los que sufrieron en condiciones tan terribles, incluso cuando su propia empatía creció.

En una ocasión, el presidente Nelson contó la historia de cuando conoció a un joven soldado de la Iglesia en un hospital, uno que lo ayudó a comprender la verdadera amplitud de la fe:

Russell M. Nelson. Foto vía The Church News

“Cuando llegué a un hospital quirúrgico móvil del ejército, uno de los médicos que sabía que yo era miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días me preguntó si estaría dispuesto a ver a un joven mormón que había sido herido en la columna vertebral con un misil.

Estaba parapléjico; nunca volvería a usar sus piernas. Cuando me presentaron a este joven, él pudo ver que no sabía qué decir. Lo saludé y expresé mis condolencias y mi amor hacia lo mejor que pude y él me dijo: ‘No se preocupe por mí, hermano Nelson. Sé porqué estoy aquí. No uso mis piernas para lograr mi salvación. Lo hago con mi fe.’” -Santos en Guerra: Corea y Vietnam.

Presidente Nelson

Dantzel White Nelson y Russell M. Nelson. Foto: Intellectual Reserve, Inc.

“Aprendí mucho de ese joven. Era menor de edad. Ni siquiera era lo suficientemente mayor como para ser un Élder, pero allí estaba, con una gran fe enfrentando un futuro de incapacidad en cuanto al uso de sus extremidades inferiores. A menudo me pregunto qué fue de la vida de ese maravilloso joven que me enseñó mucho sobre la fe.” -Santos en Guerra: Corea y Vietnam.

El presidente Nelson también tuvo la oportunidad de compartir el evangelio durante la Guerra de Corea. En 1951, el presidente Nelson trabajó en estrecha colaboración con una enfermera llamada Jane S. Poole en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en Washington, D.C.

Durante este tiempo, Jane Poole observó que había algo que diferenciaba al presidente Nelson de los otros cirujanos con los que trabajó durante la guerra. Llena de curiosidad, un día, Poole le preguntó al presidente Nelson en qué creían los Santos de los Últimos Días y comenzó a aprender sobre el Evangelio.

“‘Era como una esponja que anhelaba agua’, recordó Russell. ‘Quería saber más y más, así que poco a poco le fui hablando más sobre la doctrina y los conceptos de la Iglesia y le sugerí materiales de lectura. No pasó mucho tiempo antes de que ella se convirtiera y tuviera el privilegio de bautizarla.

Jane era una madre divorciada con un hijo pequeño, George, que luego sirvió en una misión en Australia. Durante los cincuenta años siguientes, Jane se ha mantenido fiel y leal al evangelio, escribiéndole periódicamente cartas de agradecimiento a los Nelson.” -Spencer J. Condie Russell M. Nelson: padre, cirujano, apóstol.

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “2 Spiritual Experiences President Nelson Had While Serving in the Korean War