Menos del uno por ciento de la población de Gran Bretaña es mormona, por eso uno se sorprende cuando encuentra un anuncio al lado de un autobús que dice “Pregunta un mormón” (Ask a mormon).

Los anuncios son consecuencia de la campaña “Soy un mormón” en Gran Bretaña, que coincidió con el debut del musical, El Libro de Mormón en Londres y sus series de anuncios de acompañamiento de “Amo el Libro de Mormón” en los autobuses en el 2013.

La campaña de la Iglesia estaba destinada a disipar cualquier malentendido que pudiera derivarse del musical, que es una sátira sobre la religión mormona.

Como parte de la campaña, las imágenes de mormones que viven en Gran Bretaña fueron publicadas al lado de 250 autobuses y en carteles en las zonas de alto tráfico como la estación de Charing Cross.

Entre ellos, estaba Alex Boyé, un ex miembro de la banda británica Awesome, que estuvo de gira en toda Europa, y quien también fue un ex cantante del Coro del Tabernáculo Mormón. Pero también hubo mormones menos conocidos a quienes se les pidió participar, como Tammy Whitehouse, una administradora de 25 años.

“La Iglesia me pidió que lo hiciera yo estaba emocionada”, dijo Whitehouse en un artículo de Public Radio International. “Me encanta lo que realmente se trata la campaña. Es genial ser parte de algo que dice: “Puede que sea un mormón, pero no soy una persona extraña”.

Dos años después, algunos de los anuncios en los autobuses todavía siguen dando publicidad al musical y a la campaña “yo soy un mormón”, la cual esperamos esté contribuyendo el interés acerca de lo que realmente significa ser un miembro del al Iglesia de los Santos de los Últimos Días.