Un nuevo estudio nos muestra las diferencias entre El Libro de Mormón y José Smith, con las obras literarias de J.R.R. Tolkien. ¿Escribió José El Libro de Mormón?

Debido a que este artículo trata sobre la muy querida trilogía de El Señor de los Anillos, pensé que sería adecuado que escribiera el resto en una de las dos lenguas élficas creadas por J.R.R. Tolkien. Estoy tan dedicada a mi trabajo que yo misma me sorprendo.

Así que aquí va, mi primer pensamiento es este:

“Ni pole-‘t no creas tar na- a traductor y una sina”, que a grandes rasgos se traduce como: “no puedo creer que haya un traductor para esto.”

Está bien, olvídalo; Este lenguaje, el quenya, es demasiado difícil. (Aunque, a decir verdad, apenas entiendo como hablo español). Pero en verdad, ¿qué tan sorprendente es que Tolkien pudo crear un mundo entero y un idioma todo por su propia cuenta?

J. R. R. Tolkien

J. R. R. Tolkien

Es un hecho que muchos críticos del Libro de Mormón han usado para denunciar la autenticidad histórica de esa escritura. Si Tolkien pudo crear un mundo ficticio lleno de personas, geografías, guerras y culturas diferentes y complejas, José Smith podría haber hecho lo mismo… ¿verdad?

Incorrecto: y un estudio reciente de BYU tiene algo que decir al respecto.

El estudio, titulado “Comparando los nombres de los libros de Mormón con los encontrados en la obra de J.R.R. El señor de los anillos de Tolkien: Un estudio exploratorio”, fue realizado por cuatro profesores de BYU y se centra en pequeñas unidades de sonido llamadas “fonemas”.

En un artículo anterior se comparó el uso de los fonemas de un escritor con la naturaleza única de una huella dactilar: 

“Este es un patrón de sonido que, al igual que la “huella de la palabra”, parece caracterizar a los diferentes escritores al igual que las huellas dactilares que se utilizan para identificar y especificar a los autores de actos delictivos, puede ser una característica distintiva personal entre los autores y, por lo tanto, podría servir para diferenciar a un escritor de otro.”

Libro de Mormón

Básicamente, el autor (normalmente sin intención) usa unidades similares de sonidos cada vez que crean un nombre; esto identifica el nombre como distintivamente suyo y, por lo tanto, se lo denomina “huella de sonido”.

Usando esta idea, el estudio de BYU tuvo como objetivo comparar los nombres encontrados en el Libro de Mormón, un libro que los Santos de los Últimos Días creen que tiene muchos autores diferentes, con los nombres encontrados en la trilogía de El Señor de los Anillos.

Si el Libro de Mormón fuera realmente escrito por una variedad de personas, sus nombres no tendrán fonemas distintivos; por otro lado, los nombres de El Señor de los Anillos, creados por un autor, probablemente contienen unidades de sonido distintivas.

Es importante tener en cuenta que Tolkien fue un renombrado filólogo (un subcampo de lingüística) que intentó basar todos sus nombres en diferentes idiomas y culturas, evitando así los fonemas distintivos.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, el estudio de BYU encontró que Tolkien sí tenía una huella fonética única y que los nombres encontrados en El Señor de los Anillos tenían unidades de sonido similares.

evidencia del Libro de Mormón

El Libro de Mormón, sin embargo, no contiene una huella fonográfica única. (¿Escuchaste eso? Soy yo festejando… También, tal vez llorando un poco de emoción. No me juzgues).

El estudio dice:

“Los resultados sugieren que Tolkien tuvo una huella fonética de la que no pudo escapar del todo al crear nombres de personajes, aún cuando afirmó que los basaba en distintos idiomas. Por el contrario, en los nombres del Libro de Mormón, no surgió la huella fonética de un solo autor.

Los nombres variaban según el grupo de la forma en que uno esperaría que los nombres auténticos de diferentes culturas variaran… Por lo tanto, los grupos de nombres del Libro de Mormón eran significativamente más diversos que los de Tolkien… 

Si los nombres del Libro de Mormón fueron creados por un individuo, se crearon mediante un proceso muy diferente o basados ​​en lenguajes más diferentes entre sí y consistentes dentro de ellos mismos que los que fueron creados por Tolkien.”

Libro de Mormón

Luego, haciendo referencia al conocimiento de la lengua y la cultura de Tolkien (él vivió hasta los 81 años) comparado con el de José (que era significativamente menos educado y ni siquiera vivió para cumplir sus 40 años), el estudio informó:

Por talentoso que fue Tolkien en la lingüística, no pudo usar diferentes sonidos y unidades de nombre completo de acuerdo con los diferentes lenguajes inventados de los que se derivaban… aunque él fue el creador de estos idiomas.

Consciente o inconscientemente, parece que Tolkien no pudo escapar de sus inclinaciones naturales hacia algunos fonemas sobre otros cuando inventó o seleccionó nombres.

Si José Smith fue el autor del Libro de Mormón, inventó una cantidad increíble de nombres únicos sin dejar evidencia de una posible huella fonética, una habilidad que Tolkien, a pesar de su increíble repertorio de sonidos y símbolos, no pudo lograr.”

Santos historia

¿Cómo pudo José Smith haber escrito un libro singular (en cierto modo, en menos de tres meses) que sea más complejo e intrincado que un libro desarrollado durante muchos años por un filólogo altamente calificado?

Si me preguntas, la respuesta es simple, José Smith no lo escribió. El Libro de Mormón es un antiguo registro traducido por el don y el poder de Dios.

Y lo mejor de todo es que es verdad.

Este artículo fue escrito originalmente por Amy Keim y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “Study Comparing the Book of Mormon with LOTR is the Coolest Thing You’ll Read All Year