Tres mitos y verdades sobre la historia de la Iglesia de Jesucristo

Keith A. Erekson, director de la Biblioteca de Historia de la Iglesia, ha escrito un libro de mitos y verdades sobre la historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Además, el libro nos da pautas para pensar críticamente y navegar a través de la información errónea para identificar la verdad. Erekson denomina ese procedimiento como “la prueba del olfato”.

Aquí te compartimos tres mitos y verdades sobre la historia de la Iglesia que Erekson menciona en su libro:

1. El Libro de Mormón de Elvis Presley

También te puede interesar: 20 Divertidos rumores acerca de los mormones que nunca antes habías escuchado

En el caso de Elvis y el Libro de Mormón azul claro, la prueba del olfato fue que la persona que regaló la escritura a Elvis contó múltiples historias contradictorias sobre el libro, dijo el autor.

“El padre de Elvis quería que se destruyera el libro, el padre de Elvis quería que se le entregara el libro a la familia Osmond o que el libro fuera enviado a una casa de subastas que decidió no venderlo.

Todas esas versiones no pueden ser ciertas al mismo tiempo”, dijo Erekson.

Un hábito de pensamiento es conectar las historias con el contexto histórico.

“La persona que le regaló el Libro de Mormón a Elvis dijo que la estrella de rock leyó el libro las últimas dos semanas de su vida.

Lo que significa que habría leído y marcado cientos de páginas de las Escrituras mientras alojaba a su hija de 9 años, se preparaba para salir de gira y se recuperaba de una delicada publicación.

Así que esas cosas que no cuadran dieron lugar a una investigación más exhaustiva”, dijo Erekson.

2. ¿Un piloto japonés intentó bombardear el templo de Laie Hawái?

templos

En la década de 1960, se contaron diferentes versiones de una historia sobre un piloto japonés que intentó lanzar una bomba al Templo de Laie Hawái y falló.

Algunas versiones cuentan que el piloto se reunió con misioneros años después y se bautizó. En otra versión, se dice que el piloto se convirtió en jardinero del templo.

Dos relatos de primera mano defienden partes de la historia.

Uno de los testigos no se encontraba en sus cinco sentidos la noche del evento. El otro testigo fue un misionero en Japón que conoció a un hombre en 1957.

El investigador japonés se mostró consternado cuando le mostraron una foto del templo de Laie y confesó que trató de infligirle daño. Sin embargo, el misionero y su compañero admitieron que no entendían muy bien el japonés en ese tiempo.

Los dos relatos de los testigos tampoco coinciden con los detalles específicos conocidos sobre el ataque aéreo japonés después del ataque a Pearl Harbor.

Con múltiples y diferentes variaciones de la historia, otro hábito de pensar es preguntar: “Muéstrame la evidencia”. Nadie más en Laie vio lo que el hombre ebrio afirmó haber visto y el investigador de los misioneros desapareció, dijo el autor.

“En este caso, surgieron dos testimonios de primera mano, pero en ambos hubo imprecisiones. Como regla general, preferimos pruebas que estén más cerca de los participantes y del tiempo en el que ocurrieron los eventos, y nos gusta corroborar los hechos para establecer la precisión”, dijo Erekson.

3. ¿El coche fúnebre de Brigham Young se encuentra en Disneyland?

Profeta

Erekson se encontraba haciendo cola para el recorrido por la Mansión Embrujada de Disney cuando escuchó a alguien decir: “¡Ese coche fúnebre llevó el cadáver de Brigham Young!”

El coche fúnebre tirado por caballos, con columnas blancas esculpidas, montado sobre grandes ruedas, parecía apropiado para un personaje prominente de los Santos de los Últimos Días, pero Erekson no se lo creyó.

“La prueba del olfato fue la aparente gran coincidencia de que Brigham Young tenía un vínculo con Disneyland. El hábito de pensar ilustrado aquí es ‘pensar dos veces, verificar antes de contar la historia”, dijo.

Brigham Young murió en 1877. La compañía que fabricó el coche fúnebre se estableció en la década de 1890, más de una década después. En otro giro, Young pidió como su última voluntad que cargaran su cuerpo con las manos y ese deseo se cumplió.

“Así que ese no solo no era el coche fúnebre de Brigham, no existe dicho coche fúnebre en ninguna parte”, dijo Erekson.

Un consejo para reconocer la información falsa sobre la Iglesia

Keith A. Erekson, director de la Biblioteca de Historia de la Iglesia.

Cuando comprendes el concepto de una prueba de olfato, no necesitas conocer todos los hechos para reconocer las señales de advertencia, dijo el autor.

Sin embargo, debes tomar en cuenta cuatro puntos clave:

  1. Examinar la situación
  2. Analizar el contenido
  3. Conectarte con el contexto
  4. Evaluar significados

Asimismo, Erekson instó a los Santos de los Últimos Días a comprobar la veracidad de las historias antes de compartirlas en la Iglesia.

“Haz una pausa y piensa antes de compartir una historia. Si decides compartirla, como profesor o discursante, es tu responsabilidad verificar la información que compartes”, dijo.

Fuente: Deseret News

| Entretenimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *