“Hijo de Dios” (Son of God) comparte la historia de la noche buena, el nacimiento de Jesús, desde una perspectiva diferente, la perspectiva de María; una madre emocionada por el nacimiento de su perfecto Hijo y asustada ante el pensamiento de todo lo que Él tendrá que enfrentar y soportar.

También te puede interesar: Conoce las 4 actividades más importantes de “Ilumina el Mundo” este 2018

Esta canción, originalmente escrita y compuesta por Paul Cardall, cantada por Patrice Tipoki, te hará pensar en la Navidad de una manera completamente nueva, una que hace que esa noche sagrada sea más personal y significativa.

Parte de la canción, entre las suaves notas del piano y la melodiosa voz que la acompaña, nos habla de la misión del Hijo del Padre y el sentimiento de esperanza de María por su niño.

“Hijo de Dios, el Santo. El ángel dijo que serías el Niño que nos salvaría de la caída. Mi pequeño niño nos salvará a todos.”

Así mismo la canción nos lleva a considerar lo que sintió María como madre al saber que el pequeño que tenía en brazos no sólo estaba designado a ayudarnos a volver con nuestro Padre Celestial, sino que también, en lo que sería Su sacrificio por nosotros, sufriría y conocería un dolor inimaginable.

María

“Los profetas dijeron que el mundo te haría daño y te lastimaría, dulce niño, mi niño, el Hijo de Dios.” 

Muchas de las promesas del Padre se cumplen en Él y gracias a que Jesús vive, que vino a la Tierra, que dio su vida por nosotros, que expió cada uno de nuestros pecados porque nos ama, es que podemos empezar de nuevo, es que podemos volver a vivir, es que podemos dejarlo todo atrás y esforzarnos por ser cada día mejor.

“Naciste porque nos amas, nos amas. Nos salvarás de la Caída. Naciste para sanarnos y renovarnos.”

Nacimiento de Jesús

El Elder Holland compartió hace poco en el Festival de Navidad realizado por la Universidad de Oxford sobre cómo podemos hacer del nacimiento de Jesucristo un hecho más significativo en nuestras vidas.

“El verdadero significado, el único y gozoso significado, del nacimiento de este Bebé no se limitó a esas primeras horas en Belén, sino en lo que comprendería la vida que Él llevaría y en Su muerte, en Su triunfante sacrificio expiatorio y en Su resurrección liberadora. Estas son las realidades que hacen feliz a la navidad.”

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado originalmente por Ldsliving.com bajo el título “Heartbreakingly Beautiful Christmas Lullaby Shares Mary’s Perspective of Christ’s Birth