Desde Presidentes y Papas hasta raperos y autores, el Libro de Mormón ha llegado a manos de algunas figuras públicas increíbles, demostrando que nada puede detener la palabra de Dios.

También te puede interesar: 7 Escritores famosos que escribieron sobre los Santos de los Últimos Días

1. Elvis Presley

A Elvis no le agradaba su apodo, “el Rey”. Él dijo: “sólo hay un Rey, y ese es Jesucristo”.

Profundamente religioso y un gran lector de temas espirituales, Elvis a menudo hablaba con su amigo cercano y guardaespaldas, Ed Parker, sobre temas espirituales. Parker, un Santo de los Últimos Días, escribió que le dio a Elvis varios libros de autores Santos de los Últimos Días. Además, el ex misionero Bobby Kauo afirma que le dio las charlas misionales mientras que Elvis filmaba la película Paradise, Hawaiian Style en el Centro Cultural Polinesio.

Elvis recibió una copia del Libro de Mormón de parte de Olive Osmond, quien tenía lazos muy cercanos con el ícono del rock.

Si bien hay un Libro de Mormón preservado en las colecciones históricas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que, según los informes, le pertenecía a Elvis y tiene muchas anotaciones escritas a mano; sin embargo un estudio ha descubierto que el libro es probablemente una falsificación.

2. Johnny Depp

libro de mormon

Cuando Johnny Depp se encontraba en el ayuntamiento de Creede, Colorado, firmando autógrafos después de filmar partes de The Lone Ranger, dos misioneros ingresaron, el Elder Trudo y el Elder Wilde.

Los dos asistieron al evento junto con el líder misional de su rama, Lyle Tuoti, el 22 de junio de 2012, cuando Johnny Depp le preguntó al grupo de misioneros sobre sus placas.

“El Elder Wilde le preguntó a Depp si aceptaría un Libro de Mormón. Él dijo ‘Claro’ y luego autografió otro que también tenían,” compartió Tyanya Mortensen Smith, una miembro de la rama de Del Norte en Creede quien también asistió al evento.

3. Abraham Lincoln

Hasta donde los registros históricos lo detallan, nadie le dio a Abraham Lincoln un Libro de Mormón; lo obtuvo él mismo. A principios de 1862, el hijo de 11 años de Lincoln falleció, cuando los Estados Unidos atravesaba uno de sus días más oscuros y sangrientos debido a la Guerra Civil.

Las perspectivas para los estados del norte eran sombrías. Lincoln se encontró a cargo de un ejército que aún no había logrado una gran victoria, tenían continuos enfrentamientos con el jefe general del ejército y estaba en desacuerdo con gran parte de su gabinete y personal de la Casa Blanca.

En medio de estos tiempos oscuros, Lincoln tenía en su poder una copia del Libro de Mormón que solicitó de la Biblioteca del Congreso, que conservó durante ocho meses.

Aunque no hay pruebas irrefutables de que Lincoln realmente leyó el Libro de Mormón, hay evidencia que sugiere que el presidente no sólo leyó el libro, sino que fue influenciado y tal vez incluso consolado por sus enseñanzas.

4. Muhammad Ali

El miembro de la Iglesia, Bob Wilke, sin duda, se sorprendió cuando se encontró con Muhammad Ali en un aeropuerto de Dallas, pero no dejó que esta leyenda del boxeo lo intimidara. Después de una conversación amistosa, Wilke le entregó a Ali una copia personalizada del Libro de Mormón.

Ali le devolvió el favor dándole a Wilke un folleto autografiado de “¿Qué es el Islam?” y agregó: “Leeré tu libro si lees el mío” (Brother Paul’s Mormon Bathroom Reader, Paul B. Skousen, 2005).

5. Kelly Clarkson

libro de mormon

Después de recibir pases para entrar al backstage de un concierto de Kelly Clarkson en marzo de 2006, Morgan Jones estaba emocionada, sobretodo cuando comenzó a pensar en ideas sobre lo que podía darle a su ídolo musical para cuando la conociera.

Jones escribió sobre su experiencia: “Recordé una entrevista que había visto en la que Clarkson dijo que realmente disfrutaba leer libros sobre diferentes religiones.”

Y fue entonces cuando la respuesta perfecta llegó a Jones: un Libro de Mormón. 

“Aunque no entendía todo en el libro, sabía que me había ayudado en mi vida y recuerdo haber pensado que así como me ayudó, tal vez también podía ayudar a Kelly… Escribí un pequeño testimonio en la primera página y luego envolví el libro.”

Después del concierto, Jones esperó con anticipación poder conocer cara a cara a Kelly Clarkson. “Inmediatamente me dijo que una de sus mejores amigas cuando era pequeña era una Santo de los Últimos Días y luego comenzó a hacerme preguntas sobre lo que yo creía. Me preguntó sobre el libro y sobre los templos de la [Iglesia].”

Pero una de las partes más conmovedoras de este intercambio se produjo después de que Jones conociera a Clarkson. Otra fan que había conocido en la fila se acercó a Jones, con lágrimas en el rostro. “Soy una Santo de los últimos días”, le dijo a Jones. “Nunca se me hubiera ocurrido darle [un Libro de Mormón], gracias”.

6. El Príncipe Carlos

Cuando Alex Boye recibió una copia del Libro de Mormón del líder de la misión de su barrio con el desafío de obsequiar el libro durante la semana, nunca imaginó que cumplir con este deber podría llegar a los titulares de la prensa.

Más tarde esa semana, Boye se encontró en Londres presentándose para una organización benéfica que celebra los logros de los niños del centro de la ciudad llamada “The Prince’s Trust”.

Un día durante la gira, Boye escuchó una voz frenética que gritaba desde el pasillo: “¡Rápido, dense prisa! El Príncipe Carlos quiere conocer a todos” (“Prince Charles and the Book of Mormon” Alex Boye, 2012). 

Boye pensó que era una broma hasta que vio un helicóptero escarlata con la cresta de la familia real aterrizando en el césped.

Cuando Boye se encontró de pie en la ceremonia con los miembros de su banda, sintió la persistente impresión de regresar a su habitación. Incapaz de ignorar el sentimiento, Boye le pidió a su banda que le guardara su lugar.

Boye miró fijamente a su habitación, confundido por la impresión hasta que su mirada se posó en la copia del Libro de Mormón que su líder de misión le había dado. Boye metió esta copia en su bolsillo trasero y se dirigió hacia su audiencia con el Príncipe Carlos.

Libro de Mormón en Sheraton

Boye pensó en algo ingenioso o inolvidable que pudiera decir, pero su mente se quedó en blanco. El príncipe vino y se fue, dejando a Boye parado allí con un libro azul marino que se podía ver en su bolsillo trasero.

Cuando el Príncipe Carlos y su grupo se preparaban para abordar el helicóptero, Boye supo que no podía dejar pasar ese momento. Comenzó a agitar las manos en el aire y gritó que el Príncipe Carlos se detuviese.

Avergonzado, pero reuniendo un poco de confianza y compostura, Boye tomó el libro de su bolsillo trasero. Ante este movimiento, los guardias de seguridad comenzaron a descender, pensando que Boye estaba sacando algo letal. Boye logró sacar su Libro de Mormón y se lo ofreció al Príncipe Carlos, renunciando a todas las reglas del protocolo.

El príncipe Carlos aceptó el libro con gracia, diciendo que pensaba que sería una lectura interesante. El próximo domingo, cuando Boye se puso de pie para contar su experiencia sobre el reto del líder misional de su barrio, muy pocos miembros le creyeron hasta que vieron imágenes de él entregándole al Príncipe Carlos un Libro de Mormón en las noticias más tarde esa noche.

7. Justin Bieber

libro de mormon

Poco después de que Justin Bieber lanzara su primer álbum, debutando en el número uno o en los primeros lugares en varios países con su canción “baby”, Bieber recibió un regalo inesperado: un Libro de Mormón con dos testimonios escritos en su interior.

El libro le fue entregado por Ashley Raymond, una Santo de los últimos días que ganó entradas para conocer a Justin Bieber el 10 de julio de 2010. Ashley invitó a su amiga Sammie Parkinson para que la acompañase. “Estábamos obsesionadas con Justin a esa edad”, expresó Parkinson con una sonrisa.

Antes de reunirse y saludar, Raymond y Parkinson se enteraron de que las personas a menudo le daban un regalo a Justin Bieber en estos encuentros, y comenzaron a intercambiar ideas juntas, preguntándose qué podrían darle a Justin Bieber que no tuviera.

Es por eso que Raymond y Parkinson decidieron darle a Justin Bieber un Libro de Mormón con sus testimonios cuidadosamente inscritos dentro de la portada.

En el encuentro, Raymond y Parkinson sólo pudieron hablar con Bieber por un minuto, pero le entregaron su regalo a su guardaespaldas, quien le prometió que le daría el libro al ícono pop.

8. Rainn Wilson

Rainn Wilson, mejor conocido por su papel como Dwight K. Schrute en The Office, publicó una foto de unas hermanas misioneras en su Instagram en 2017, que decía: “Esta mañana me visitaron unas muy buenas hermanas misioneras de los Santos de los Últimos Días.”

La hermana McGuire y la hermana Riggs sabían que Rainn Wilson vivía en el área, pero no tenían intenciones de conocer a la estrella de televisión. “Comenzamos a caminar por la calle y escuché una voz que venía de su casa, me detuve y esperé”, explicó la hermana Riggs. Wilson estaba en su patio y se acercó a la cerca, queriendo hablar con las dos hermanas.

“Fue una gran sorpresa”, dijo la hermana McGuire, y la hermana Riggs agregó: “Nos habló de inmediato y nos contó cuánto respeto tiene por los misioneros y todo lo que hacemos. No pensamos que lo conoceríamos por lo que fue una sorpresa increíble y nos hizo muy felices.”

Resulta que Wilson ya sabía un poco sobre los sacrificios que hacen los misioneros y las creencias que enseñan. De hecho, él ya tenía una copia del Libro de Mormón y había leído parte de él.

Cuando Wilson les preguntó si podía tomarles una foto para poder compartirla en Instagram, las dos misioneras vieron eso como otra vía para compartir el Evangelio.

9. Snoop Dogg

libro de mormon

Después de la broma por el día de los tontos que afirmaba que Snoop Dogg se estaba convirtiendo a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el 2008, una imagen escenificada del rapero con un Libro de Mormón apareció en toda las redes.

Ahora, seis años después, ha surgido una nueva foto en las redes sociales que puso a los Santos de los Últimos Días y a Snoop Dogg nuevamente en el centro de atención.

Después de recibir el permiso de su presidente de misión para ver a su hermano jugar en un partido de fútbol en su escuela secundaria, la hermana Otukolo y su compañera, la hermana Andelin, se enteraron de que el hijo de Snoop Dogg también jugaba en el equipo.

En el partido, estas dos misioneras buscaron a Snoop Dog y lograron tomarse una foto, esta vez real, con el rapero con el Libro de Mormón que publicaron en la página de Facebook de los Misioneros Santos de los Últimos Días.

10. La familia de Nikita Khrushchev

Durante la Guerra Fría, Ezra Taft Benson, entonces Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, recibió al primer ministro soviético Nikita Khrushchev y su familia durante su visita a Washington D.C. en 1959.

Mientras conducía a algunos de los lugares más conocidos del Capitolio, surgió la conversación sobre el Coro del Tabernáculo. El hijo del presidente Benson, Reed, aprovechó la oportunidad y comenzó lo que se convirtió en una charla de 40 minutos sobre la Iglesia y las creencias de los Santos de los Últimos Días.

Más tarde, el yerno de Khrushchev invitó a Reed a que “[vaya] a Rusia y [haga] la obra misional para su Iglesia” (Brother Paul’s Mormon Bathroom Reader, Paul B. Skousen, 2005). Más tarde, Reed aprovechó este llamado a la obra misional enviándole a Nikita Khrushchev y a su familia seis copias del Libro de Mormón.

11. Ronald Reagan

El presidente Ronald Reagan es, hasta la fecha, el Presidente de los Estados Unidos que ha desarrollado la mejor relación con la Iglesia. Cuando cumplía con su primer mandato como gobernador de California en 1967, los miembros de la Iglesia en la Legislatura de California se unieron a los misioneros para entregarle a Reagan su primera copia del Libro de Mormón.

Recibió muchas otras copias de este registro sagrado a lo largo de los años, incluida una copia que le dio el Presidente Hinckley durante un recorrido por los servicios de asistencia social de la Iglesia en 1982.

12. John F. Kennedy

Cuando Jackie Kennedy anunció sus planes para comenzar a construir una biblioteca de primeras ediciones para la Casa Blanca, el congresista Ralph R. Harding sabía que tenía un libro que podía contribuir y que tenía un valor más allá de toda medida.

En el verano de 1962, Harding se reunió con el presidente Kennedy en medio de las flores vívidas del Jardín de las Rosas para entregarle una primera edición del Libro de Mormón de 1830. Junto con este regalo invaluable, Harding le dio al presidente Kennedy una breve historia de la Iglesia.

13. Mark Twain

En sus viajes por el Salvaje Oeste, Mark Twain exploró gran parte del vibrante paisaje e historia de Utah. Incluso se reunió con el Presidente Brigham Young. Cuando Twain salió de Salt Lake City, no sólo se fue con una copia del Libro de Mormón, sino que lo leyó tan a fondo que escribió una reseña del libro de casi 3,500 palabras.

Este ensayo, lleno de un humor satírico y cáustico, habitual de Twain, no le dio la crítica más ideal ni al profeta ni al libro.

14. Papa Pío XII

libro de mormón

El capellán Santo de los Últimos Días, Eldin Ricks, se destacó de otros capellanes que sirven en la Segunda Guerra Mundial. 

Mientras recorría Italia después de la guerra, Ricks se encontró con una vieja amiga de BYU, Beth Davis, que trabajaba en el Vaticano con la Misión de los Estados Unidos en la Santa Sede. En una conversación casual, Ricks bromeó diciendo que él y su amigo iban a reunirse con el Papa, ya que habían planeado asistir a una audiencia pública celebrada por el Papa Pío XII ese día.

“¿Te gustaría ver al Papa?”, le preguntó Davis (From the Battlefield to the Vatican to the Classroom: The Story of Eldin Ricks, Richard O Cowan). Con esas palabras, Ricks descubrió que Davis y su supervisor podían hacer realidad tal reunión.

A la tarde siguiente, el Capellán Ricks y otros Santos de los Últimos Días se sentaron en una audiencia privada con el Papa Pío XII. Después de recibir crucifijos y otros recuerdos de su visita del Papa, Ricks le ofreció su propio regalo. Todo lo que Ricks tenía en ese momento era una versión para el ejercito del Libro de Mormón, pero se la presentó al Papa con orgullo, diciendo:

“A nosotros también nos gustaría dejarle un recuerdo de nuestra visita con usted. Hemos visitado la Catedral de San Pedro, y vimos los tesoros traídos por los gobernantes y representantes de muchas naciones. Nuestro regalo, en comparación, tiene muy poco valor en dólares y centavos, pero el mensaje que contiene tiene un valor infinito.” (From the Battlefield to the Vatican to the Classroom: The Story of Eldin Ricks, Richard O Cowan).

15. La Reina Liliuokalani

libro de mormón

La familia real hawaiana no sólo recibió un Libro de Mormón, sino que también desempeñó un papel central en la traducción de este libro a su idioma natal, ampliando así el alcance y la accesibilidad del Evangelio en todo Hawai.

Desde que el primer misionero, George Q. Cannon, llegó a las islas hawaianas en 1849, la Iglesia ha experimentado un enorme crecimiento y éxito, especialmente entre sus figuras políticas notables. Uno de los primeros hawaianos en aceptar el Evangelio restaurado fue Jonathon Napela, un descendiente de linaje principal y magistrado en Wailuku.

Más tarde, se desempeñó como compañero de misión de Cannon y juntos tradujeron el Libro de Mormón al hawaiano, convirtiendo el hawaiano en el sexto idioma al que se ha traducido el Libro de Mormón desde que José Smith lo tradujo por primera vez al inglés.

Este registro jugó un papel crucial en la expansión de la membresía en Hawai. Uno de los conversos más notables de la familia real hawaiana fue la última monarca reinante, la reina Liluokalani, quien fue bautizada en 1906.

16. La Reina Victoria

libro de mormón

A sólo cuatro años después de que los primeros misioneros Santos de los Últimos Días llegaron a Inglaterra, se le entregó un Libro de Mormón en las manos de su monarca, en ese tiempo la monarca con el reinado más largo de la historia, la Reina Victoria.

En 1841, el Elder Lorenzo Snow recibió una audiencia con la reina Victoria y el príncipe Alberto, donde le entregó un libro del Mormón. La reina Victoria, a su vez, firmó uno de los libros del Elder Snow.

17. Papa Juan Pablo II

Después de un concierto en 1981, el famoso pianista Santo De Los Últimos Días, Vladimir Jan Kochanski, se reunió con el Papa y le entregó un Libro de Mormón. En respuesta, el Papa dijo: “Esta es una publicación mormona… Ah, sí. Un maravilloso joven profeta.” (Brother Paul’s Mormon Bathroom Reader, Paul B. Skousen, 2005).

18. León Tolstoy

escritores famosos

La hija del presidente Brigham Young, Susan Young Gates, a quien R. Paul Cracroft elogió como “la escritora de los Santos de los Últimos Días más versátil y prolífica que haya tomado la pluma en defensa de su religión”, intercambió cartas con el famoso escritor ruso, el conde León Tolstoy, después de enviarle un Libro de Mormón (“Negating the Myths of the Book of Mormon”).

Como nunca conoció al conde, Gates le envió una copia de estos registros sagrados después de leer un comentario que Tolstoy hizo sobre la Iglesia en una revista estadounidense.

“Me gustaría enviarle una copia del [Libro de Mormón], un libro muy difamado y agredido, pero a la vez tan simple y dulce, llamado por nuestros enemigos “La Biblia de Oro” y por nosotros mismos “El Libro de Mormón”.

Desearía que alguien como usted, como una eminencia lejana, por encima de las pasiones y las ambiciones de los hombres, leyera este registro de un pueblo que una vez vivió y prosperó en la nueva, pero antigua, tierra de América.” (“Tolstoy and Mormonism” Leland A Fetzer)

Este artículo fue escrito originalmente por Lds Living Staff y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “21 Famous People Who Have Been Given a Book of Mormon