Se advierte: estas historias son mucho más que lo que podrías escuchar alrededor de una fogata. Estas cosas realmente sucedieron y pueden ser muy perturbadoras para algunos lectores.

Pero, antes de iniciar con las historias, considera esta cita de José Smith:

“Mientras una persona se acerque más al Señor, el adversario manifestará un mayor poder para evitar el cumplimiento de Sus propósitos.”

Entonces, sí, Satanás y sus compañeros existen. Pero, Dios y Sus ángeles también. Y, el equipo de Dios es infinitamente más poderoso que el de Satanás. Por supuesto, nadie desea tener experiencias como estas. Sin embargo, si parece que los poderes de las tinieblas se combinan en contra de ti, solo significa que estás haciendo algo bien… A menos que seas Sidney Ridgon en 1831 (la última historia de esta lista)… ese fue solo el resultado de algunas decisiones muy malas. No hagas eso.

1. Una legión de demonios

satanás

También te puede interesar: Lo que la Iglesia ha dicho sobre Halloween

En 1888, Orson F. Whitney publicó “Life of Heber C. Kimball: an apostle: the father and founder of the British Mission” (La vida de Heber C. Kimball: un apóstol: el padre y fundador de la misión en Gran Bretaña) de donde proviene esta historia. Whitney, nieto de Kimball, escribe desde la perspectiva de Heber C. Kimball.

[Comienza la transcripción (se editó un poco la puntuación, se conservó la ortografía original)]

“El sábado por la noche,” dice Heber C. Kimball, “se acordó que debía ir y bautizar, a la mañana siguiente, en el río Ribble, que atraviesa Preston.”

“Para este momento, el adversario de las almas comenzó a enfurecer y se sintió determinado a destruirnos antes de que hubiéramos establecido completamente el reino de Dios en esa tierra, y, a la mañana siguiente, fui testigo de una escena de poder e influencia satánicos que nunca olvidaré.”

“El domingo, 30 de julio, aproximadamente al amanecer, el Élder Isaac Russel (que tenía una cita para predicar en el obelisco de Preston Square, ese día), que compartía habitación con el Élder Richards en Wilfred Street, fue al tercer piso, donde el Élder Hyde y yo dormíamos, y gritó, Hermano Kimball, quiero que se levante y ore por mí para que pueda ser liberado de los espíritus malignos que me están atormentando a tal grado que siento que no podré más, a menos que obtenga alivio.

Dormía en el respaldar de la cama. Inmediatamente, me levanté, me escabullí hasta el pie de la cama y me dirigí a donde estaba. El Élder Hyde sacó sus pies y se sentó en la cama, y pusimos las manos sobre él y oramos para que el Señor tuviera misericordia de él y reprendiéramos a Satanás.

Mientras estaba ocupado, cierto poder invisible me golpeó con gran fuerza, y caí inconsciente al suelo. Lo primero que recordé fue que los élderes Hyde y Richards me ayudaron, oraron por mí; El élder Richards siguió a Russell hasta mi habitación. Los élderes Hyde y Richards me ayudaron a subirme a la cama, pero mi agonía era tan grande que no pude soportarlo, y me levanté, me arrodillé y oré. Luego, me levanté y me senté en la cama, cuando una visión se abrió a nuestras mentes, y pudimos ver claramente a los espíritus malignos, que espumaban por la boca y crujían los dientes contra nosotros.

Los miramos fijamente alrededor de una hora y media (según el reloj de Willard). No estábamos mirando hacia la ventana, sino hacia la pared. El espacio apareció delante de nosotros, y vimos a los demonios viniendo en legiones, con sus líderes, que llegaron a unos pocos metros de nosotros. Vinieron hacia nosotros como ejércitos apresurándose a la batalla. Parecían ser hombres de gran estatura, que poseían todas las formas y rasgos de los hombres en la carne, que estaban enojados y desesperados; y nunca olvidaré la maldad representada en sus rostros cuando me miraron a los ojos; cualquier intento de pintar la escena y luego, presentarla, o retratar su maldad y odio, sería en vano.

Sudé excesivamente, mi ropa se humedeció como si me hubieran sacado del río. Sentí mucho dolor, y estuve en la más grande angustia durante cierto tiempo. Ni siquiera puedo recordar la escena sin sentir terror. Sin embargo, debido a esa experiencia, aprendí sobre el poder del adversario, su odio contra los siervos de Dios y entendí un poco sobre el mundo invisible. Escuchamos claramente a esos espíritus hablar y expresar su ira y planes malignos en contra de nosotros. Sin embargo, el Señor nos libró de ellos y nos bendijo extremadamente ese día.

2. El primer milagro de la Iglesia

satanás

Este registro proviene de la Historia de la Iglesia, volumen 1. Sucedió poco después de la organización formal de la Iglesia en 1830. Esta historia se trata de Newel Knight, que en ese tiempo no era miembro de la Iglesia (aunque se bautizó poco después de esta experiencia):

Entre aquellos que asistían regularmente a nuestras reuniones, estaba Newel Knight, hijo de Joseph Knight. Tuvimos muchas conversaciones serias sobre el importante tema de la salvación eterna del hombre. Nos acostumbramos a orar mucho en nuestras reuniones y Newel dijo que intentaría y aceptaría su cruz y oraría vocalmente durante la reunión, pero cuando nos volvimos a encontrar, se disculpó.

Traté de prevalecer sobre él, haciendo uso de una suposición en la que debería meterse en un hoyo de barro, ¿no intentaría ayudarse a sí mismo? Y, además, le dije que ahora estábamos dispuestos a ayudarlo a salir del hoyo de barro. Respondió que debido a que se habría caído en un hoyo de lodo por un descuido, preferiría esperar y salir solo en lugar de que otros lo ayudaran; y, así esperaría hasta que pudiera entrar solo al bosque y ahí oraría.

Por eso, aplazó la oración hasta la mañana siguiente, cuando se retiró al bosque; donde, según su propio relato posterior, intentó orar varias veces, pero apenas pudo hacerlo, sintiendo que no había cumplido con su deber, al negarse a orar en presencia de otros.

Comenzó a sentirse inquieto, y continuó sintiéndose peor mental y corporalmente, hasta que, al llegar a su propia casa, su apariencia fue tal que alarmó mucho a su esposa. Le pidió que fuera y me llevara con él. Fui y lo encontré con un gran dolor de la cabeza y su cuerpo se movía de manera muy extraña. Su rostro y extremidades se retorcían de todas las formas y apariencias posibles que se pueden imaginar; y, finalmente, lo tiraron fuera del departamento y lo lanzaron de acá para allá de manera más terrible.

Pronto, sus vecinos y familiares se enteraron de la situación y, en poco tiempo, ocho o nueve personas adultas se reunieron para presenciar la escena. Después de haber sufrido esto durante un tiempo, logré agarrarlo de la mano, cuando casi de inmediato me habló, y me pidió con gran seriedad que le sacara el demonio, diciendo que sabía que estaba dentro de él, y que también sabía que yo podía sacarlo.

Respondí: “Si sabes que puedo, se logrará,” y luego, casi inconscientemente, reprendí a Satanás y le ordené en el nombre de Jesucristo que se apartara de él; cuando inmediatamente Newel habló y dijo que vio a Satanás abandonarlo y desaparecer de su vista. Este fue el primer milagro que se hizo en la Iglesia, o por cualquier miembro de ella; y no se hizo por el hombre, ni por el poder del hombre, sino por Dios, y por el poder de la fe; por lo tanto, que la honra y la alabanza, el dominio y la gloria, sean atribuidos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

3. Una pelea a puños con Satanás

satanás

El siguiente es un extracto del diario de Wilford Woodruff. Los eventos del pasaje sucedieron en octubre de 1840 en Londres, Inglaterra.

Habiéndome retirado a descansar en una buena temporada, me dormí hasta la medianoche, cuando desperté y medité  sobre las cosas de Dios hasta las 3 a.m. y mientras tomaba la determinación de advertir a las personas en Londres por medio de la ayuda e inspiración de Dios para vencer el poder de las tinieblas, se me apareció una persona, a quien considero que fue el príncipe de las tinieblas. Me hizo la guerra e intentó quitarme la vida. Cuando estuvo a punto de vencerme, oré al Padre, en el nombre de Jesucristo, para que me ayudara. Luego, tuve poder sobre él y me dejó, a pesar de que resulté muy herido. Después, tres personas vestidas de blanco se acercaron a mí y oraron conmigo, e inmediatamente fui sanado de todas mis heridas y liberado de todos mis problemas.

4. El incidente de Harvey Whitlock

satanás

En la autobiografía de Levi Hancock encontramos otra reunión con estos espíritus de las tinieblas que sucedió  en 1831:

El 04 de junio llegó y todos nos reunimos en una pequeña hilera de edificios debajo de la colina cerca de Isaac Morley en Kirtland, condado de Geauga, Ohio. Luego, todos fuimos a un colegio en la colina, aproximadamente a un cuarto de milla, ascendiendo todo el camino. El edificio fue construido sobre troncos. Estaba lleno de bancos de losa. Ahí se sentaron los misioneros y la reunión comenzó como de costumbre.

Joseph puso sus manos sobre Harvey Whitlock y lo ordenó al sumo sacerdocio. Se volvió tan negro como Lyman era blanco. Sus dedos se pusieron como garras. Dio la vuelta a la habitación, mostró sus manos e intentó hablar, sus ojos tenían la forma de óvalos.

Hyrum Smith dijo, “Joseph, eso no es de Dios.” Joseph respondió, “no digas eso otra vez.” “No lo creeré,” dijo Hyrum, “a menos que se lo preguntes a Dios y lo admita.” Joseph hizo una reverencia y en poco tiempo, se levantó y le ordenó a Satanás que dejara a Harvey, colocando sus manos sobre su cabeza al mismo tiempo.

En ese mismo instante, un anciano dijo que pesaba doscientas catorce libras sentado en la ventana, dio una voltereta completa en la casa, fue de espaldas hacia un banco y se recostó indefenso. Joseph le dijo a Lyman que echara a Satanás. Lo hizo.

El espíritu maligno lo abandonó tan rápido como un rayo, Harvey Green cayó seguro y gritó como una pantera. Satanás fue expulsado de él. Pero, enseguida entró alguien más. Esto continuó todo el día y la mayor parte de la noche… Sabía que las cosas que vi no habían terminado.

… Después de esto, fuimos a la casa y escuchamos a Harvey Whitlock afirmar que cuando Hyrum Smith dijo que no era Dios, lo despreció en su corazón y cuando el Diablo fue expulsado, se convenció de que era Satanás quien estaba dentro de él y entonces lo supo. También escuché a Harvey Green decir que no podía describir la terrible sensación que experimentó mientras estuvo en manos de Satanás.

5. El incidente de Sidney Rigdon

satanás

El siguiente es un extracto de la historia de Philo Dibble:

Por invitación del Padre Johnson, de Hiram, José retiró a su familia de su casa, con la finalidad de traducir el Nuevo Testamento. Esto sucedió en el año 1831.

En este tiempo, a Sidney Rigdon se le permitió presidir en Kirtland y con frecuencia, nos predicaba. En una ocasión dijo que se nos habían arrebatado las llaves del reino. Al escuchar esto, muchos de los que lo oyeron lloraron, y cuando alguien se comprometió a despedir la reunión con una oración, dijo que la oración no les haría ningún bien, y la reunión terminó en medio de la  confusión.

A la mañana siguiente, el hermano Hyrum fue a mi casa y me contó todo al respecto, dijo que era falso y que las llaves del reino todavía seguían con nosotros. Quería mi carruaje y mis caballos para ir al pueblo de Hiram y traer a José. Inmediatamente, se corrió la noticia entre la gente de que Sidney iba a exponer la religión de los Santos de los Últimos Días.

Unos días después, José se acercó a Kirtland y realizó una reunión en un enorme granero. Casi todos los habitantes de Kirtland acudieron a escucharlo. El granero estuvo lleno de gente, y los demás, que no pudieron entrar, se pararon alrededor de las puertas hasta donde se podía escuchar.

José se levantó en medio de nosotros y habló con gran poder, diciendo: “Puedo pelear con hombres malvados y demonios. Sí, con ángeles.” Ningún poder puede arrancarme esas llaves, excepto el poder que me las dio; es decir, Pedro, Santiago y Juan. Pero, por lo que Sidney hizo, Satanás lo manejará como un hombre maneja a otro.

La esposa de Thomas B. Marsh salió de la reunión y le contó a Sidney lo que José dijo, y él respondió: “¿Es posible que haya sido tan engañado? Pero, si José lo dice, así es.”

Aproximadamente tres semanas después de esto, Sidney estaba acostado en su cama solo. Un poder invisible lo sacó de su cama y lo arrojó a través de la habitación, de un lado a otro. Al oír el ruido en la habitación contigua, su familia entró para ver qué ocurría y lo encontró yendo de un lado a otro de la habitación. Por eso, Sidney estuvo en cama durante 5 o 6 semanas. De esta manera, se verificó la predicción de José con respecto a él.

Artículo originalmente escrito por David Snell y publicado en thirdhour.com con el título “5 Legitimately Terrifying “Ghost” Stories From Church History.”