4 claves para resolver tus desacuerdos con los demás sin ofender a nadie

Si entraste aquí es porque tienes un problema con alguien que te gustaría resolver. Espero que este artículo te ayude. Ya diste el primer paso, buscar una forma de solucionar lo que te está afectando. ¡Adelante!

El Libro de Mormón se reveló para nuestro tiempo. Podemos leer una y otra vez en sus páginas doctrinas, principios e ideas sobre cómo vivir o no vivir. Leemos en él las consecuencias de las malas y buenas decisiones.

Los capítulos de Alma 53 – 63 se relacionan muy bien con nuestros días. Estos capítulos registran un profundo conflicto dentro de la sociedad.

En la actualidad, también experimentamos profundos conflictos en nuestra sociedad. ¿Cuáles son las respuestas para resolver estos conflictos?

Los dos grandes mandamientos

También te puede interesarTerapeuta Santo de los Últimos Días: Perdonar no significa confiar

Ya sabemos cuáles son estos dos mandamientos, pero no está de más mencionarlos:

1. Amar a Dios

2. Amar a tu prójimo

Estas dos declaraciones resumen la totalidad de los mandamientos de Dios para nosotros.

Piensa en esto, pero ¡hazlo de verdad! Ahora sí, continúa:

¿Qué pasaría si cada uno de nosotros amara a Dios y a su prójimo verdaderamente?

servicio

Los conflictos terminarían. La ira se extinguiría. La ignorancia temería. El temor se evaporaría.  La paz reinaría.

Mi teoría es que la mayoría de nosotros guarda el mandamiento de amar a Dios. Sin embargo, siento que la mayoría de nosotros tenemos dificultades para amar a nuestro prójimo verdaderamente. No solo me refiero a nuestros semejantes con los que nos llevamos bien, sino también con los que no.

¿Qué podemos hacer?

Tengo una propuesta basada en uno de los libros que leí recientemente sobre cómo interactuar de manera constructiva con otras personas, especialmente con aquellos con los que no estamos de acuerdo o tenemos conflictos. ¡Veamos!

1. Reformula la idea de la otra persona con tus propias palabras

2. Identifica en qué punto ambos coinciden. (No tienen que estar de acuerdo en todo, pero identifica los puntos en los que lo están)

3. Expresa lo que has aprendido de la otra persona

4. Describe el desacuerdo

¡Atención! Tengo que enfatizar que solo después de que completes los primeros tres pasos, debes describir el desacuerdo.

Asimismo, debo aclarar que describir el desacuerdo no significa atacar a la otra persona sobre cómo probablemente está equivocada.

En teoría, parece simple.

En la práctica, es difícil.

Con frecuencia, en el calor del momento, olvidamos la humanidad de la otra persona y la nuestra. Respirar profundamente puede ser una gran arma para recuperar la calma.

perdonar

Cuando te encuentres en un momento de conflicto o desacuerdo, detente y respira profundamente. Respirar profundamente nos da tiempo para pensar, calmarnos y ponernos en una posición más receptiva en lugar de pelear.

Si no funciona la primera vez que lo intentas, descansa, cálmate, debes estar dispuesto a perdonar así que toma el tiempo que necesites y vuelve a intentarlo. Solo crecemos y nos desarrollamos a través de la perseverancia y la práctica con propósito.

Recuerda que perdonar es demostrar que eres más fuerte que todo aquello que te pueda afectar. Perdonar sinceramente, purifica tu alma y te da la oportunidad de liberarte de esa tensión que no te hace feliz.

Fuente: Meridian Magazine

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *