4 mensajes inspiradores que compartieron los líderes en redes esta semana

Es genial saber que nuestros líderes utilizan sus redes sociales para inspirarnos, darnos un poco de esperanza en la bondad de Dios, especialmente en estos tiempos sin precedentes.

Sus mensajes nos ayudan a continuar en estos momentos difíciles en los que muchos de nosotros quizás hemos perdido nuestros empleos, estamos buscando nuevas formas de generar ingresos para mantener nuestros hogares y, tal vez, hayamos perdido a algún ser querido.

Porque queremos que sientas consuelo, paz e inspiración para seguir en la lucha, recopilamos algunas de las publicaciones que nuestros líderes hicieron en las últimas semanas. ¡Veamos!

También te puede interesarEl Élder Bednar comparte una lección poderosa sobre nuestra sed espiritual

Russell M. Nelson

El 21 de julio, nuestro amado profeta Russell M. Nelson utilizó su cuenta de Twitter para hablarnos acerca del poder del Espíritu Santo.

Puedes conocer el propósito y la voluntad de Dios para tu vida. No tienes que preguntarte si estás donde el Señor necesita que estés o si estás haciendo lo que Él necesita que hagas. ¡Puedes saberlo! El Espíritu Santo “te dirá todas las cosas que debéis hacer”. (2 Nefi 32: 3)

El 26 de julio, el presidente Nelson, volvió a hacer una publicación en su Twitter. Esta vez habló acerca de anotar las impresiones que sintamos mientras oramos.

Ora en el nombre de Jesucristo acerca de tus preocupaciones, tus temores, tus debilidades, sí, los anhelos de tu corazón. Luego, ¡escucha! Escribe los pensamientos que te vienen a la mente. Registra tus sentimientos y actúa según tus impresiones.

Todd Christofferson

El 26 de julio, el élder Christofferson escribió una publicación en Facebook sobre el significado de la resurrección de Cristo.

The Savior makes all things right. No injustice in mortality is permanent, even death, for He restores life again. No…

Posted by D. Todd Christofferson on Sunday, July 26, 2020

El Salvador hace todo bien. Ninguna injusticia en la mortalidad es permanente, incluso la muerte, porque Él restaura la vida. Ninguna lesión, discapacidad, traición o abuso pasará por alto al final debido a Su máxima justicia y misericordia.

Si Jesús resucitó literalmente, se deduce que Él es un ser divino. Debido a que resucitó, Jesús no pudo haber sido solo un carpintero, un maestro, un rabino o un profeta. Debido a que resucitó, Jesús tuvo que haber sido un Dios, incluso el Hijo Unigénito del Padre.

Creo en los muchos testigos de la Resurrección del Salvador, cuyas experiencias y testimonios se encuentran en el Nuevo Testamento: Pedro y sus compañeros de los Doce, y la querida y pura María de Magdala, entre otros.

pruebas

Creo en los testimonios que se registran en el Libro de Mormón, [el testimonio] de Nefi, el apóstol, con la multitud sin nombre en la tierra de Abundancia, entre otros.

Creo en el testimonio de José Smith y Sidney Rigdon que, después de muchos otros testimonios, proclamaron el gran testimonio de esta última dispensación “¡Que vive! Porque lo vimos” (Doctrina y Convenios 76: 22–23).

Bajo la mirada de Sus ojos que todo lo ven, me presento como testigo de que Jesús de Nazaret es el Redentor resucitado y testifico de todo lo que se deduce del hecho de Su resurrección. Oro para que puedas recibir la convicción y el consuelo de ese mismo testimonio.

Neil L. Anderson

El 23 de julio, el élder Anderson compartió en Facebook una experiencia personal y la relacionó con lo que el mundo está viviendo ahora debido al COVID-19 y cómo esta situación puede ayudarnos a convertirnos en lo que deseamos ser.

Growing up on a farm, I would often get on a horse to watch cattle or work on irrigation for hours. The slowness and…

Posted by Neil L. Andersen on Thursday, July 23, 2020

Al crecer en una granja, a menudo montaba un caballo para observar el ganado o trabajar en la irrigación durante horas. La lentitud y la soledad de esos momentos me dieron tiempo para meditar y contemplar mi vida.

Tenía que pensar en lo que estaba haciendo, pensar en qué quería convertirme y pensar en las cosas en las que necesitaba trabajar en mi vida. Ese tiempo a solas conmigo mismo fue una gran bendición para mí.

Llevamos muchos meses en la pandemia de COVID-19, que nos ofreció a la mayoría de nosotros tiempo para contemplar nuestras vidas.

Espero que cuando hayamos resuelto nuestras preocupaciones sobre la salud de nuestra familia, el empleo y las interrupciones que tenemos ante nosotros, ofrezcamos una oración y preguntemos: “¿Qué debo hacer? ¿Qué debo aprender? ¿Cómo voy a progresar en este tiempo sin precedentes?”

Cada uno de nosotros que busca respuestas a esas preguntas con sinceridad, sentirá que todo el mundo está en manos del Señor. Todas las cosas están bajo Su control.

Esta vida es un tiempo para convertirse, no solo para experimentar. Es un tiempo para recibir lecciones desde lo alto. A medida que seamos justos, las bendiciones compensatorias siempre llegarán, incluso en los momentos más difíciles de nuestras vidas.

Dale G. Renlund

El 29 de julio, el élder Renlund hizo una publicación en Twitter sobre la bondad de Dios.

Nuestro Padre Celestial quiere que recordemos la bondad de Él y de Su Hijo, no para Su propia satisfacción, sino por la influencia que tal recuerdo tiene sobre nosotros. Al considerar Su bondad, nuestra perspectiva se amplía. Al reflexionar sobre Su compasión, nos volvemos más humildes y oramos.

Fuente: Church News

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *