Una de las cosas más bellas de las lecciones semanales de la iglesia es que repiten los mismos mensajes una y otra vez. Esta repetición, dijo el élder David A. Bednar en un reciente devocional, “es un vehículo a través del cual el Espíritu Santo puede iluminar nuestras mentes, influir en nuestros corazones y ampliar nuestra comprensión”.

Después de todo, ¿quién puede olvidar las lecciones aprendidas de una historia? Sobre una poco de nata o el arco y la piedra angular?

Pero también hay algo que decir para esas lecciones únicas que nos hacen acercarnos a un tema de una nueva manera. Y aunque solo podamos oír estas historias, analogías o ideas una vez, pueden ser influencias poderosas en nuestras vidas.

Aunque no puedo decir que recuerde quién me enseñó estos conceptos o cuándo, aquí hay cinco lecciones no ortodoxas de la Iglesia que han permanecido conmigo durante los años. (¡Y solo van a mostrar a los miembros que nunca se sabe lo que va a quedarse en las mentes de los que escuchan!)

El color verde

Esta historia va algo como esto:

Un hombre viajaba por todas partes buscando el color más raro. En sus viajes, habló con mucha gente para obtener sus opiniones. Algunos nombres de colores únicos y poco conocidos, como xanadu, o amaranto, o coquelicot.

Pero entonces el hombre le hizo a una anciana la misma pregunta. “¿Cuál es el color más raro?” La anciana respondió: “Es el verde”.

Confundido por una respuesta tan simple, el hombre le pidió a la mujer que explicara. Su respuesta fue así:

“El color más raro del universo es verde porque Dios quería llenar la Tierra con lo que es más precioso y hermoso para que Sus hijos disfruten”.

lecciones dominicales

Desde que escuché esta historia, nunca he pensado en hierba, árboles, musgo, o cualquier otra cosa verde de la misma manera. Ahora, siempre me recuerdan el amor del Padre Celestial por mí y por todos Sus hijos.

Empatía por los pecados

lecciones dominicales

Algunas personas justifican pecar porque dicen que serán capaces de empatizar mejor con otros que pasan por las mismas pruebas en el camino. ¿Cómo puede una persona que nunca ha tenido un período de inactividad en la Iglesia o una adicción a la pornografía alguna vez simpatizar con los que la padecen?

La respuesta a esta pregunta vino a mí en forma de una lección de mi obispo. Es fácil de decir, pero difícil de entender: es a través de la Expiación.

Cristo descendió por debajo de todas las cosas y sufrió todas las cosas. Al hacerlo, Él conoce nuestros dolores y nuestras debilidades.

lecciones dominicales

Por medio del poder de la Expiación, los obispos, las presidentas de la Sociedad de Socorro o los maestros de orientación familiar y maestras visitantes pueden llegar a comprender íntimamente los problemas de aquellos a quienes sirven sin necesidad alguna de haber recorrido el mismo camino en esta vida. 

Al apelar a la Expiación, podemos tener una perfecta empatía. Todo ello sin necesidad de caer en el pecado.

“Sed, pues, vosotros perfectos”

La mayoría de nosotros hemos escuchado la idea de que la palabra griega para “perfecto” significa “completo” y no necesariamente “sin falla”. Pero una vez aprendí una lección sobre lo que se necesita para llegar a ese estado de ser “perfecto”.

Como parte del famoso Sermón de la Montaña de Jesús, nos dice lo siguiente: Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto“. (Mateo 5:48).

lecciones dominicales

La palabra “por lo tanto” en esa frase una vez me fue señalada muy específicamente. En el discurso lógico, “por lo tanto” significa que algo que fue mostrado antes demuestra lo dicho a continuación. O en este caso, algo que Jesús había enseñado a ese punto, si fuese hallado y seguido, podría perfeccionarnos. Es como si dijera: “Yo les he enseñado estas cosas; por lo tanto, ahora pueden usar estas cosas para trabajar en ser perfectos”.

No he leído el Sermón del Monte de la misma manera desde entonces.

Testimonio ardiendo en tus huesos

A diferencia de algunas de las otras lecciones aquí, recuerdo claramente dónde estaba cuando aprendí este: en una charla fogonera en BYU.

lecciones dominicales

El orador dio un sermón magistral, pero una frase que dijo, solo una línea, se ha clavado en mi mente durante años y años después. Fue así: “Si no tienes un testimonio ardiendo en tus huesos, cuando llegue el último día, te quemarás de otra manera”.

Habiendo sentido el Espíritu “ardiendo en mi pecho”, esta nueva línea simple -ni siquiera una lección o una historia entera- me recuerda constantemente por lo que estoy esforzándome: esa misma sensación a un nivel tan profundo, no puedo negar que es una parte de mi. Y la fuerza de ese testimonio me llevará a través de estos últimos días.

“¿Me amas?”

De todas las lecciones poco ortodoxas que recuerdo, esta palabra de cuatro palabras ha tenido la influencia más medible sobre mí.

Cuando la vida se pone dura, cuando estás en medio de pruebas, cuando has caído en el camino y estás perdido en lugares oscuros y senderos prohibidos, o cuando te sientes como si estuvieras solo y nadie estuviera allí, recuerda esto: puede parecer que Dios no está respondiendo a tus oraciones, pero hay una oración que Él siempre responderá. Es una simple pregunta: ¿Me amas?

lecciones dominicales

Ni siquiera puedo escribirlo aquí sin que mis ojos se llenen de lágrimas porque es una pregunta que a menudo me he preguntado, y es una pregunta en la que siempre hay una cálida, expectante, maravillosa respuesta.

Sí.

Sí, Él te ama. No importa qué. No importan tus pecados o tus circunstancias. Todo lo que necesitas hacer es preguntar, y Él responderá. Incluso cuando no hay otras respuestas, puedes confiar en ésta. Ora y pídele con sinceridad y verdadera intención, y Él siempre contestará. Cuando mi corazón se quiebra, sé que puedo confiar en mi Padre Celestial para tranquilizarme que Él está allí. Y debido a esta simple pregunta, Él nunca se ha sentido más real para mí.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Kelsey Berteaux y fue publicado en ldsliving.com, con el título 5 Unorthodox Church Lessons That Have Stuck With Me Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company