7 himnos que nos dan consuelo y paz

la música

El propósito de la vida es llegar a ser felices, a través de pruebas y nuestra obediencia podemos recibir dicho gozo, sin embargo las malas decisiones, las pruebas, enfermedades y muchas cosas en la vida nos pueden alejar de nuestro propósito para ser felices. En esos momentos podemos encontrar la inspiración y el consuelo a través de la música inspiradora de los himnos de la iglesia.

  1. Himno # 76 Tan solo con pensar ti.

El Obispo W. Christopher Waddler del obispado en la reciente conferencia enseñó que la única forma de encontrar paz en esta vida es centrando nuestra mente en Cristo, la letra de este himno de la iglesia nos invita a meditar en lo que Jesús ha hecho, nuestra mente se puede iluminar y traernos la paz al corazón ya que la promesa es que al recordarle siempre tendremos Su Espíritu.

  1. Himno # 16 Un pobre forastero.

Este himno ejemplifica la labor de un santo de los Últimos Días en esta vida, muchas veces sentimos tristeza y que nuestra vida no tiene sentido, pero el recordar nuestro deber y servir con amor a otros la verdadera felicidad llegará a nosotros, tal y como el presidente Thomas S. Monson dijo “No podemos amar verdaderamente a Dios si no amamos a nuestros compañeros de viaje en este trayecto mortal 1 “.

  1. Himno # 54 Paz, cálmense.

Cuando los apóstoles iban con Jesús en un barca y la noche cayó se desató una tormenta, en su angustia acudieron a Jesús quien estaba durmiendo, al ver las aflicciones de sus discípulos Jesús extendió su mano y calmó las tempestades.

Este himno es muy especial nos da ese mensaje, que aunque en la vida tengamos tempestades de todo tipo podremos acudir  Jesucristo y Él estará para calmar la tempestad.

  1. Himno # 63 No desmayéis, oh santos.

Las palabras que se ocupan en este himno de la iglesia parecen ser, como el prólogo de la primera presidencia dice “… un elocuente sermón”.  Las letras escritas para los pioneros en sus días de más penosas travesías llegan a ser para nosotros un motor que nos impulsan a ver que aún hay mucho por recorrer y como Elder Holland dijo: “La  fe siempre apunta al futuro”.

  1. Himno # 99 Acompáñame.

Este es un himno de la iglesia clásico, a pesar de ser corto relativamente en su letra su mensaje es muy potente. Cuando en las más difíciles penas tengamos que pasar podemos acudir al Señor y con humilde corazón decir acompáñame.

El Elder Joseph B. Wirthlin en un poderoso mensaje dijo: “un día en que nuestro corazón parezca destrozado y nuestro mundo hecho trizas… y habiendo días en que no tengamos fuerzas… pero les testificó en el nombre de aquel que conquistó la muerte, el domingo llegará…” haciendo alusión al poder que tiene la Expiación en nuestra vida cuando le pedimos ayuda.

  1. Himno # 60 Venid a Cristo.

El pecado y las malas decisiones nos hacen sentir que no somos dignos del perdón, y podemos perder la verdadera naturaleza de Dios que Él nos ama, y nos invita a acercarnos a él, como una de las más preciosas frases de este himno “El os atiende, aun en senda de la maldad “, así llegamos a sentir el amor de Dios y saber que hay un camino de retorno hacia la felicidad y paz.

  1. Himno # 196 Soy un hijo de Dios

En el mundo de ahora, en donde querer encajar y mantener nuestros principios es muy difícil, a menudo nos preguntamos quienes somos, porque estamos acá y por qué vivo lo que tengo que vivir, encontrar nuestra identidad es importante.

Soy un hijo de Dios, este himno de la iglesia, que ha formado un icono de aprendizaje para los niños dentro de la iglesia y para muchos que nos hemos convertido al Evangelio llega a ser una fuente de consuelo y fortaleza en cualquier momento de nuestra vida.

Aunque podríamos seguir con la lista y encontrar bellos mensajes en cada uno de los himnos de la iglesia,  es solo cuando los escuchamos que descubrimos una poderosa fuente de consuelo, como Elder Boyd K. Packer enseñó: “debemos aprender las letras y cuando los pensamientos negativos quieran entrar en nuestra mente los podremos repeler mediante los himnos de la iglesia”.

| Inspiración
Publicado por: Edwin Rivera
Soy Salvadoreño estudiante de ingeniería mecatronica en el la la escuela especializada en ingeniería itca, me gusta la música y más encanta dirigir coros tocar el piano y violín, soy miembro de la iglesia desde los 16 años y serví como misionero en la ciudad de México.
eternidad
¿Por qué los matrimonios mormones no son hasta que la muerte los...
Las finanzas de la iglesia de Jesucristo
¿Qué se hace con los diezmos que pagamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *