Cómo acercarnos a Dios cuando estamos llenos de dudas

acercarnos a Dios

Una joven hermana misionera dijo que enfrentar desafíos a su testimonio ha fortalecido su fe. Después de relatar su lucha con sus muchas preguntas y dudas, dijo que “todavía ama a Dios con todo mi corazón y sé que él es real”

También dijo que trabajar por la sencillez al otro lado de la complejidad “ha sido un anclaje para mí”. Luego añadió: “debido a la gran dificultad de mi viaje para llegar allí, las creencias que tengo son mucho más preciosas para mí”.

Su experiencia muestra que, cuando estamos rodeados de miedos y complejidades, si no elegimos dar al Señor y a su Iglesia el beneficio de la duda, probablemente no caminaremos lo suficiente por el camino de la fe y el sacrificio para descubrir la paz que es posible dentro del amor de Dios.

Otro misionero estaba preocupado por las dudas en su misión, pero tenía miedo de expresar sus dudas a su presidente de misión o a otros.  Así que decidió tener un debate imaginario por sí mismo, donde tomó la parte de Korihor y desafió todo lo que dijo Alma. Luego tomó el papel de Alma y respondió a las preguntas de Korihor.

El misionero le dijo a Korihor: “Yo espero la resurrección y la vida eterna con mi familia. ¿Qué esperas tú?”.  Entonces descubrió que “El Korihor que había en mí estaba mudo. ¿Qué es lo que espera?”.

misioneros

Este proceso y estas preguntas “ayudaron a reducir la distancia entre [el misionero] y Dios”. Sentía como si cada una de sus preguntas a Korihor se convirtiera en un peldaño de una escalera, cada uno de los cuales le ayudaba a seguir subiendo más cerca de Dios.

Cada uno de nosotros tiene acceso a esta escalera, pero tenemos que decidir por nosotros mismos si subimos.

Las preguntas que nos encontramos pueden ser peldaños que nos dan una base sólida, o pueden ser agujeros por los que caemos.

escrituras

Todo depende de cómo las manejamos, y de si podemos usar lo que ya sabemos para confiar en el Señor y mientras trabajamos en lo que aún no sabemos.

Podemos utilizar nuestras complejidades para ganar más claridad, siempre y cuando confiemos en Dios y en su Iglesia lo suficiente como para darles el beneficio de la duda sobre nuestras preguntas restantes.

____________________________________________________________________________________

La Fe no es ciegaEste artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios.

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

 

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *