Cómo tener experiencias que te acerquen a Dios

El apóstol Harold B. Lee dio una vez su testimonio diciendo: “Sé por un testimonio más poderoso que la vista que Jesús es el Cristo”.  ¿Pero qué testimonio de Cristo podría ser más poderoso que verlo? Una cosa es saber acerca de Cristo o incluso verlo, pero otra muy distinta es conocerlo.

Y ese grado superior de “conocimiento” suele venir después de la complejidad. A menudo viene a causa de la complejidad. La poderosa historia de la vida del Apóstol Pablo muestra lo que esto significa. 

Cuando Pablo ayudaba a perseguir a los primeros cristianos, estaba en el camino de Damasco cuando de repente el Salvador le llamó: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. En este dramático momento Saulo (cuyo nombre fue cambiado más tarde por el de Pablo) escuchó la voz de Cristo llamándole por su nombre.

Pero, ¿lo “conoció” Pablo sólo porque lo vio y lo oyó? En absoluto. Pablo respondió: “¿Quién eres, Señor?”. Entonces, “temblando y asombrado”, Pablo preguntó: “¿Qué quieres que haga?”. (Hechos 9:3-6) 

Aquejado de una ceguera que duraría tres días, Pablo siguió las indicaciones del Señor para encontrar a Ananías, un cristiano de la ciudad, que le curó, le bautizó y le ayudó a enviar la misión que duraría el resto de la vida de Pablo: uno de los mayores misioneros de todos los tiempos. 

apóstoles

En su abnegada labor misional por toda la zona del Mediterráneo, Pablo construyó las ramas de la Iglesia en muchas ciudades. Pero también fue perseguido, naufragó y fue encarcelado. Sin embargo, a medida que estas complejidades aumentaban, Pablo aprendió que podemos llegar a ser “coherederos con Cristo, si es que sufrimos con él”. (Romanos 8:17)

Después de años de vivir un sinfín de sacrificios por la obra del Señor, Pablo llegó a la colina de Marte, en Atenas, un lugar de reunión de griegos que se parece a la primera versión de Facebook: “no pasaban el tiempo en otra cosa que en contar u oír alguna cosa nueva”. (Hechos 17:21)

Allí Pablo vio un monumento que los griegos habían construido para celebrar que Dios es incognoscible. Pero Pablo quería dar su duro testimonio de Cristo a “vosotros los hombres de Atenas: que adoráis al “Dios desconocido”, diciendo: “A quien vosotros ignorantemente adoráis, yo os lo declaro”. Pablo entonces les dijo con claro poder quién es Dios, y que “nosotros también somos su descendencia”. (Hechos 17:24-28) 

oraciones

¿Cómo podía Pablo “conocer” a Dios tan bien ahora, de una manera que no lo conocía ni podía conocerlo años antes cerca de Damasco? Pablo había llegado a conocerlo a través de “la comunión de sus sufrimientos” (Fil. 3:10).

Como los pioneros de la carreta de mano, Pablo aprendió a conocer a Dios en las “extremidades” de Pablo. Lo conoció al entregarle su corazón y su vida. Fue el testimonio más poderoso que la vista.

Al igual que Pablo, José Smith llegó a conocer a Dios a través de su propia y compleja combinación de experiencias sacrificadas pero espiritualmente exquisitas.  No pudo y no empezó a “conocer” a Dios de esta manera cuando vio por primera vez al Padre y al Hijo en 1820.

Por ejemplo, en 1832 José se sintió arrastrado y desgarrado al tratar de dirigir a los santos a través de sus muchos problemas tanto en Kirtland como en Missouri. Fue, dijo José, una temporada de “aflicción y gran tribulación”. 

Sin embargo, durante esta misma temporada dura, José recibió varias de las revelaciones doctrinales más profundas de la Restauración -incluyendo su visión de los tres grados de gloria (D&C 76) y la preparación doctrinal para el Templo de Kirtland.

Y en la cárcel de Liberty, Missouril, en 1838, José estaba increíblemente frustrado por la persecución de los santos. Se preguntaba si Dios los había abandonado: “Oh Dios, ¿dónde estás?” (D&C 121:1).

Sin embargo, en esa misma cárcel, escuchó a Dios decir: “Hijo mío, la paz sea con tu alma; tus aflicciones serán sólo un momento” (121: 7). Línea tras línea, oposición tras oposición, fue para José el testimonio de la experiencia real, el testimonio más poderoso que la vista. 

Y así es también para nosotros: pasamos de la inocencia de la Etapa Uno a las oposiciones de la complejidad de la Etapa Dos, y luego, si pagamos el precio de hacer cosas difíciles, incluso como Pablo y el profeta José, subiremos fielmente hacia las realizaciones de la verdadera alegría de la Etapa Tres. 

Entonces, nosotros también conoceremos el testimonio que sólo proviene de una experiencia desgarradora y exigente. Así es como nosotros también podemos descubrir el testimonio más poderoso que la vista. 

________________________________________________________________________________________________

La Fe no es ciegaEste artículo está basado en el libro “La fe no es ciega”, del élder Bruce C. Hafen y Marie K. Hafen. Este libro describe experiencias personales, preguntas inesperadas y más que encontramos en el camino de la vida que pueden desafiar nuestra fe.

“La fe no es ciega” reconoce los temas complicados del evangelio, pero te guía clara y gentilmente a través de los pasos necesarios para trabajar en la complejidad, desarrollar un testimonio informado y llenarte de la fe que viene de conocer a Dios.

Para leer y escuchar este capítulo haz clic aquí. Puedes adquirir el libro en español en deseretbook.com

Para navegar por el sitio web faithisnotblind.org, que comparte podcasts en inglés sobre estos temas, haz click aquí.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *