Lo que podemos hacer en la Iglesia de Jesucristo para ayudar a las victimas de abuso sexual

abuso

Más de una de cada tres mujeres y casi uno de cada cuatro hombres han sido víctimas de abuso sexual en algún momento de sus vidas, según CDC.

Aproximadamente, una de cada cuatro niñas y uno de cada trece niños experimentan abuso sexual en algún momento de sus vidas.

Las estadísticas son alarmantes, pero es posible que nos sintamos paralizados por nuestra inexperiencia y desconocimiento sobre el tema.

¿Es posible que solo al mencionar el tema podamos ayudar en la sanación de las víctimas de abuso sexual?

triste ley de castidad

También te puede interesar: Lo que necesitamos comprender sobre la sanación del abuso sexual

Sage Williams sintió por primera vez el deseo de defender a las víctimas de abuso sexual durante su servicio como misionera de tiempo completo.

Después de su misión, estudió enfermería en BYU y trabajó como asistente de investigación en un estudio sobre la agresión sexual y el sistema de justicia penal.

Williams se capacitó como defensora de las víctimas de abuso sexual y se unió al equipo de crisis por abuso sexual de Utah. Inmediatamente después de graduarse, se capacitó como enfermera especialista en casos de agresión sexual.

Obtuvo una maestría en políticas de salud en London School of Economics. Enfocó su investigación y tesis en el papel de los líderes religiosos en la formulación e implementación de políticas de salud.

perdonar

Junto con la Dra. Jennifer Wortham, directora ejecutiva de la iniciativa sobre salud, religión y espiritualidad en Harvard, Williams organizó recientemente “Fe y desarrollo: Estrategias para prevenir y sanar el abuso sexual infantil”, un simposio que se realizó en Harvard.

En un podcast, la presentadora Morgan Jones habló con Williams sobre cómo nosotros, como miembros de la Iglesia de Jesucristo, podemos crear mejor un espacio de sanación y esperanza para las víctimas de abuso sexual.

El siguiente extracto ha sido editado para mayor claridad. 

abuso sexual

Morgan Jones: Sage, siento que esto es algo de lo que no hablamos mucho como Santos de los Últimos Días.

Digo esto porque el año pasado algunas personas que conozco y fueron víctimas de abuso sexual, me preguntaron si sabía si la Iglesia proporcionaba recursos para los miembros que experimentaron abuso sexual.

Sé que existen, pero siento que podríamos hacer algo más.

Entonces, ¿cómo crees que podeos comenzar a hablar sobre este tema? ¿Es útil para crear un espacio de sanación para los sobrevivientes de abuso sexual?

abuso

Sage Williams: Esa es una gran pregunta y me la hago todo el tiempo porque me preocupo mucho por los miembros de la Iglesia y por todos aquellos que sufrieron abuso sexual.

Me importa que sepan que se pueden recuperar y deseo que avancemos para convertirnos en una comunidad más solidaria y de sanación.

Lo primero que me viene a la mente es lo que dijiste: empezar a hablar sobre este tema.

Podemos usar la palabra “abuso sexual” en algunas de nuestras conversaciones, en cada oportunidad que tenemos tanto en el hogar como en la Iglesia.

Existe un par de formas más simples en las que podemos comenzar a incluir esto en nuestras conversaciones. La primera, es usar nuestra doctrina y Escrituras, y relacionarlas con las experiencias que vivimos.

De hecho, me encanta la palabra “religión” porque proviene de la palabra latina re-ligare y ligate significa conectar.

Entonces, el propósito de la religión es conectar todas las cosas. Unir la doctrina y las experiencias de vida para ayudarnos a vivir mejor.

Por ejemplo, si alguien está enseñando una lección sobre el poder sanador de Cristo, también podría hablar sobre cómo los sobrevivientes de agresión sexual pueden encontrar sanación a través de Jesucristo.  Además, expresar que Jesucristo tiene el poder de sanarnos de nuestras pérdidas, las dolencias físicas o cualquier otra experiencia mortal que tengamos.

Cada vez que hablemos de nuestros convenios bautismales de llorar con los que lloran y consolar a los que necesitan consuelo, podemos incluir una conversación sobre cómo escuchar a las personas que han sufrido agresión sexual.

Solo escucharlos, comprender su dolor y sentarnos allí con ellos es una forma de guardar ese convenio. Otro ejemplo es Jesucristo, él es nuestro defensor perfecto. Entonces, cuando hablemos de Él y Su papel como defensor, podemos mencionar cómo podemos seguir Su ejemplo y abogar por las poblaciones vulnerables.

títulos de Cristo

Ahora, respondiendo a tu pregunta, “¿esto hace alguna diferencia?”, por supuesto que sí.

El simple hecho de mencionar esas palabras crea un ambiente de sanación.

Si un maestro habla sobre la agresión sexual y comparte cuidadosamente su testimonio sobre cómo la sanación es posible, esto inmediatamente le envía un mensaje a los sobrevivientes de abuso sexual de que son bienvenidos allí, que ese es un lugar seguro y que esa es una comunidad que los apoya.

Muy rápidamente, la otra cosa en la que pensé fue que los maestros, líderes de las Mujeres Jóvenes y los Hombres Jóvenes así como sus padres, deberían tener en cuenta que debido a las estadísticas, si hay cinco o diez personas en su clase, la probabilidad de que alguien haya experimentado abuso sexual es realmente alta.

servicio

Entonces, si estás enseñando una lección sobre la ley de castidad, solo incluye un pequeño mensaje: “Si alguien aquí ha experimentado abuso sexual, o si alguno de sus amigos lo ha experimentado, solo sepan y recuerden que no es culpa suya. Existe una solución y yo estoy aquí para escuchar o brindar apoyo”.

Al hablar sobre este tema, a pesar de que sea difícil e incómodo, envías un mensaje muy claro de que esto es algo que te importa y deseas ayudar.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “How do we create a space of healing at church for victims of sexual abuse?

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *