El llamado de Bill Marriott a servir como obispo del barrio Saint Chevy Chase llegó en el momento menos oportuno.

En el verano de 1975, una hija se graduó de la escuela secundaria y se fue a la universidad. Un hijo lidiaba con muchos problemas de salud. Su padre, J. Williard Marriott, sufrió un ataque cardíaco masivo. Por otro lado, Bill Marriott se sentía abrumado al ser el CEO de una empresa de $732 millones en medio de una recesión.

Un día antes de que su nombre fuera presentado a la congregación, el padre de Bill Marriott incluso llamó al Presidente Spencer W. Kimball, un amigo personal, y solicitó que se le retirara el nuevo llamamiento que recibió su hijo. El profeta le dijo a J. Williard Marriot que eso no sería posible.

También te puede interesarLo que un Profeta les dijo a los Marriott acerca de servir alcohol en sus hoteles

Sin embargo, la oportunidad de ser el pastor del rebaño del Señor en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se convirtió en una gran bendición para Bill Marriott y lo ayudó a apreciar la necesidad de confiar en el Señor, escribió el autor Dale Van Atta en la biografía del empresario, “Bill Marriott: Success is Never Final”.

“La pronta aceptación de Bill Marriott del llamado a servir podría haber sido el mayor acto de fe que algunas vez haya mostrado. No se sentía preparado y pensó que el momento no podía ser peor”, escribió Atta.

“Dos décadas después de su relevo como obispo, Bill reflexionó: ‘el servicio hizo que comprendiera mejor a los socios de nuestra empresa: qué tipo de problemas tienen para llegar a fin de mes, tratar de cuidar a sus hijos, intentar que sus hijos hagan lo correcto, tratar de brindar atención médica y pagar los recibos de luz, calefacción y alquiler”.

“Cuando eres el CEO de una empresa, es difícil entender lo que está sucediendo en la vida de las personas que trabajan para ti. El servicio en la iglesia me hizo más empático. Gracias a ello mejoré mi capacidad para escuchar a los demás. Esos dos años se convirtieron en un ancla en los tiempos difíciles. No tengo dudas al respecto’”.

Bill Marriott

“Como obispo, Marriott presidió los servicios de adoración de los domingos, celebró matrimonios, dirigió funerales, asistió a reuniones sociales, aconsejó a los miembros personalmente y participó en campamentos, una actividad que no le agradaba mucho”, escribió Atta.

El relato del servicio de Bill Marriott como obispo Santo de los Últimos Días es una de las muchas historias que nunca antes se publicaron sobre su vida y se encuentran en las páginas de su biografía, que fue publicada por Shadow Mountain en setiembre. Van Atta es un Best Seller de New York Times y un periodista galardonado.

Esta es una adaptación del artículo que fue escrito originalmente por Trent Toone y fue publicado en deseret.com con el título “What’s new: Biography of Bill Marriott shares details of his days as a Latter-day Saint bishop”.