¿Cuál es tu himno favorito?

En medio de tantos himnos buenos, es difícil escoger uno, ¿verdad?

El Presidente J. Reuben Clark Jr. dijo:

“Quizás nos acercamos más al Señor a través de la música que por cualquier otro medio, salvo la oración”.

Los himnos elevan nuestro espíritu y nos proporcionan un contacto más profundo con el Señor. En realidad, los himnos pueden ayudarnos a recibir revelación personal.

El Élder Jay E. Jensen, en la Conferencia General de abril de 2007, dio un discurso en que el que habló de la importancia de los himnos. Dijo:

“Los himnos tienen una función primordial en la espiritualidad, la revelación y la conversión”.

Los himnos propician la revelación

himnos

El Coro del Tabernáculo en Green Music Center, 27 de junio de 2018. Foto: Kristin Murphy, Deseret News.

También te puede interesar¿Sabías que el Presidente Howard W. Hunter fue un músico profesional? + La razón por la que abandonó la música

Los himnos crean un clima de reverencia. Las palabras “reverencia” y “revelación” son como gemelos que disfrutan de la compañía del otro.

Cuando se invita a los Setenta y al Obispado Presidente a reunirse con la Primera Presidencia y los Doce, se les recuerda que deben llegar temprano y escuchar con reverencia el preludio musical. Esto invita a la revelación y los prepara para la reunión.

Lo mismo debe suceder con nosotros: Podemos llegar más temprano a las reuniones para escuchar con reverencia el preludio e invitar al Espíritu, que podrá inspirarnos para recibir revelación personal.

El Presidente Packer enseñó que un miembro que toque suavemente como preludio la música de un himno del himnario, “calmará nuestro sentimientos y hará que mentalmente repasemos la letra, la que nos enseña las cosas del reino. Si prestamos atención, nos daremos cuenta de que nos comunica las verdades del Evangelio, porque los himnos de la Restauración son, de hecho, un curso de doctrina”.

Los himnos invitan a la conversión

himnos

Los himnos de la Restauración traen consigo el espíritu de conversión.

Los himnos fueron el resultado de sacrificio. Los himnos “Loor al Profeta”, “¡Oh, está todo bien!”, “Oh élderes de Israel”, “Te damos, Señor, nuestras gracias”, “Oh Dios de Israel” y muchos otros, enfatizan las grandes verdades de la Restauración, tales como la divinidad del Padre y del Hijo, el plan de redención, la revelación, las escrituras modernas, la reunión de Israel, el santo sacerdocio, las ordenanzas y los convenios.

Esos himnos enriquecedores, crean un ambiente amigable para que el Espíritu nos lleve a la conversión. ¡Cuán vacías serían las reuniones sacramentales sin los himnos de adoración!

Los himnos pueden invitar a todos, incluso los miembros de la Iglesia, a una conversión profunda y duradera.

Atraer al espíritu del Señor

himnos

Desde que Emma Smith recopiló el primer himnario, los Santos de los Últimos Días han utilizado los himnos para “invitar la presencia del Espíritu del Señor, inducir a la reverencia, ayudarnos a sentirnos más unidos y darnos la oportunidad de alabar al Señor” (Prefacio de la Primera Presidencia, Himnario).

Sin embargo, en 1985, en la ceremonia oficial del lanzamiento del himnario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se inició un nuevo periodo de la música de los Santos de los Últimos Días.

Durante este evento, Thomas S. Monson dijo:

“Mi oración es para que aprendamos una vez más en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a cantar sinceramente. Simplemente debemos hacer algo con nuestro canto como congregación para llevar el espíritu de la música al corazón y alma de cada niño, de cada niña, de cada hombre y de cada mujer”.

Desde ese día, hace 27 años, millones de Santos en todo el mundo han sido testigos de cómo los himnos atraen al Espíritu y enseñan las verdades del Evangelio.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Inaê Leandro y fue publicado en maisfe.org con el título “O Senhor deseja que você cante”.