Después de respirar hondo, Hannah Krieg se acercó a la que describiría como la “dama menos intimidante” del vestíbulo de un centro de reuniones Santo de los Últimos Días, una mujer llamada Teresa.

Era la primera vez en que Krieg, una ex católica, asistía a un servicio Santo de los Últimos Días y – veía a una multitud de miembros que se conocían bien unos a otros – claramente, fue intimidante.

Anteriormente, “mi conocimiento provenía básicamente de las conversaciones breves que tuve con los misioneros y de la poca información introducida en el musical de Broadway, ‘El Libro de Mormón’”, Krieg escribió en un artículo. Krieg agrega, “Supongo que este musical es para los Santos de los Últimos Días lo que Wikipedia es para los intelectuales”.

También te puede interesarCómo un hombre gay que quiso protestar contra la Iglesia encontró el Evangelio de Jesucristo 

Sin embargo, esta investigación de la Iglesia fue impulsada por algo más que curiosidad. Según una nota del editor en el artículo, Krieg “a menudo critica a las personas que aceptan las creencias de sus padres o la primera y única opción que exploraron.  Cuando se alejó del catolicismo, se alejó de todas las religiones sin dudar. Hannah visita diferentes lugares de adoración para rectificar esta hipocresía y, con esperanza, tener una experiencia espiritual significativa en el camino”.

La primera parada de su investigación de diferentes religiones fue un centro de reuniones Santo de los Últimos Días. Afortunadamente, Krieg no podría haber escogido otra mejor guía para ella que la experiencia de adoración de tres horas, en ese entonces.

“Teresa conocía a todos y creo que quería que también conociera a todos. En la iglesia católica, intercambié palabras amables con algunas mujeres antes de la misa, pero en la Iglesia de Jesucristo, Teresa me presentó al obispo, algunos posibles esposos y dos mujeres encantadoras con las que me sentó para la reunión sacramental”, escribe Krieg.

sacramental

Después de haber experimentado la reunión sacramental, la escuela dominical y la Sociedad de Socorro, Krieg escribe: “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene que ver con la comunidad y honrar a Dios en todo lo que hacen. Para ellos, aunque hay una profunda reverencia por su Dios, Dios también es parte de su vida diaria. Para la oración final, comencé a ver la raíz de la felicidad de los misioneros Santos de los Últimos Días”.

Después de tres horas, Krieg también se impresionó con la forma en que los miembros de la Iglesia se dedicaban a servir a los demás. “El compromiso de la comunidad entre sí y Dios fue notable. De hecho, todas las posiciones en la iglesia son voluntarias. Incluso su obispo, un padre ocupado con un empleo de tiempo completo que dedica de 20 a 30 horas semanales a la Iglesia, no recibe ninguna remuneración más allá de la espiritual por su servicio”, escribe Krieg.

Si bien Krieg dice que no se transferirá a BYU pronto, la experiencia en la Iglesia la dejó con el deseo de comenzar a construir una “comunidad más fuerte en su propia vida y servir más a los demás” para “acercarse más a esa satisfacción espiritual que busca”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por LDS Living y fue publicado en ldsliving.com con el título “Writer and Former Catholic Begins Investigating Multiple Religions. Here’s What She Said About Latter-day Saints”.