“La clave de la felicidad es tomar el control de nuestras vidas al alinear nuestra voluntad de manera consciente con la de Dios. el Ciclo de Orientación Espiritual te ayudará a estar en sintonía con Dios.”

Aunque tener un buen trabajo, ganarse la vida y establecer conexiones significativas con los demás son componentes increíblemente importantes de un estilo de vida equilibrado, estas cosas no deben convertirse en la base de quiénes somos y de cómo buscamos nuestra felicidad.

Uno de los mayores peligros de permitir que factores externos como estos se conviertan en la base de nuestras vidas, es que muy a menudo son cosas sobre las que no tenemos control.

Aunque no podemos controlar los desafíos, dificultades y eventos inesperados en nuestras vidas, podemos controlar cómo respondemos a ellos. Podemos mirar al cielo en busca de dirección, inspiración y paz.

También te puede interesar:La Culpa y la Vergüenza – ¿Por qué necesitas saber la diferencia?

felicidad

La clave de la felicidad es tomar el control de nuestras vidas al alinear nuestra voluntad de manera consciente con la de Dios. No importa lo que esté sucediendo a nuestro alrededor, tenemos total y completo control sobre cómo elegimos edificar nuestras identidades y felicidad.

Al alinearnos con Dios, construimos nuestros cimientos sobre la única “seguridad de tus tiempos, una riqueza de salvación, de sabiduría y de conocimiento” (Isaías 33:6).

A medida que aprendas e implementes cada paso del Ciclo de Orientación Espiritual, comenzarás a llevar todos los aspectos de quién eres y cómo vives en sintonía con Dios. Esta alineación se convertirá en la base de una vida llena de propósito, alegría y paz, incluso durante esos momentos en los que parece que todo está funcionando en tu contra.

Esta es la base que te capacitará para alcanzar tu máximo potencial; así es como realmente comienzas a tomar el control de tu vida.

Ciclo de Orientación Espiritual

Descubre Tu Verdadera Identidad

El primer paso en el Ciclo de Orientación Espiritual es reconocer que eres un hijo amado de Dios. Este conocimiento debe ser el centro de lo que eres y cómo vives.

La Biblia nos enseña que Dios está íntimamente consciente de cada persona en la Tierra. Eso es porque todos somos Sus hijos. Ora para saber y sentir que esto es verdad, que Él te ama y se preocupa por ti, y que Él está íntimamente enterado de los detalles de tu vida.

A medida que comienzas a descubrir tu verdadera identidad como hijo de Dios, no habrá más razón para confiar en factores externos para determinar tu identidad o tu valor. Este conocimiento te dará un fuerte sentido de confianza que le dará sentido y alegría a todo lo que hagas.

Para que todo esto se vuelva poderoso en tu vida, necesitas creerlo y saberlo desde lo más profundo de tu alma. Una de las mejores formas de desarrollar este tipo de conocimiento profundamente arraigado es reservar regularmente un tiempo para orar, meditar y reflexionar.

Sugiero hacer de este un momento sagrado cuando te separes de tu familia y amigos, te desconectes de las redes sociales, y pongas el trabajo y la escuela en una pausa momentánea para que puedas tener algún tiempo a solas con Dios. Usa estos momentos de tranquilidad para la auto reflexión y la oración. Esto te ayudará a saber que eres el hijo de Dios y te dará tiempo para explorar y desarrollar tu relación con él.

felicidad

Confía en tu Voz Interna

En muchos sentidos, se nos enseña a desconfiar o ignorar nuestras emociones. Hemos sido entrenados para asumir que “actuar a partir de la emoción” es una manera defectuosa o inferior de tomar decisiones. Esto es cierto cuando nuestras emociones nos obligan a participar en conductas irreflexivas, dañinas o peligrosas, porque también hay muchas ocasiones en que nuestras emociones nos llevarán por caminos saludables y santos. Como dice Proverbios, “Guarda tu corazón con toda diligencia, porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23)

Si quieres conocer la voluntad de Dios, debes orar y pedirle guía, también debes asegurarte de que estás tomando tiempo para escuchar Su respuesta. Si tienes un pensamiento o una impresión repentina, o si te sientes obligado a seguir un camino u otro, podría ser Dios comunicándose contigo a través de tu voz interior. Algunas veces, Dios pondrá sentimientos de consuelo en tu corazón para impulsarte a hacer algo. Otras veces, puede ser una sensación de incomodidad lo que intenta decirte que evites algo.

Aprender a discernir la voz de Dios y ser capaz de diferenciar esa voz de tus propios deseos requiere tiempo e intencionalidad. El hacerlo bendecirá tu vida con un sentimiento de paz y te ayudará a avanzar con fe, confiando en que Dios te guiará y te dirigirá hacia la felicidad.

Ten Fe para actuar de Manera Inmediata

Cuanto más aprendas a reconocer la influencia del Espíritu Santo de Dios, más importante será para ti hacer lo que Dios te está diciendo. Responder a estos momentos de inspiración de manera inmediata y sin demoras, es un acto de fe que demuestra que estás en el juego, que has decidido que permanecer al margen ya no es suficiente.

Cuando actúas de acuerdo con la inspiración de Dios, demuestras tu gratitud por Su presencia en tu vida, tu fe en Su amor y tu compromiso de seguir Su palabra. Cuando confías en tu voz interior lo suficiente como para actuar según la guía de Dios, le muestras tu disposición de confiar en Su tiempo y en Su plan, lo que finalmente le permite tener una oportunidad aún mayor de ayudarte en tu vida.

felicidad

Estar en Paz con el Tiempo del Cielo

Aprender a estar en paz con los tiempos del Cielo es quizás el paso más difícil de seguir. Esto se debe en gran medida a que vivimos en una sociedad actual, nos hemos acostumbrado tanto a las cosas inmediatas y la gratificación instantánea que esperar un resultado a veces puede resultar frustrante.

Sin embargo este es el paso que realmente nos recuerda que nos estamos esforzando por alinearnos con Dios, y eso significa que a veces las cosas no sucederán tan rápido como nos gustaría o de la manera que nos gustaría.

Estar en paz con el tiempo del Cielo nos empuja a someter nuestros deseos y planes a la gran sabiduría de Dios. Es un ejercicio de fe y humildad.

Habrá momentos en tu vida en que reconocerás la inspiración del Espíritu Santo, e incluso después de actuar de inmediato, aún te encontrarás esperando que ocurra algo debido a tus acciones. Cuando esto sucede, es fácil comenzar a sentir que tu intento de ser fiel ha pasado desapercibido; no te preocupes, Dios está consciente de ti. Recuerda que los caminos de Dios a menudo no son nuestros caminos, y Su tiempo no suele ser nuestro tiempo (Isaías 55:8).

Incluso si el plan de Dios no coincide con el tuyo, escuchar cuidadosamente las impresiones del Espíritu Santo, tener fe para actuar de inmediato con esas impresiones y confiar en que las cosas de alguna manera funcionarán de acuerdo con el plan misterioso de Dios son poderosas herramientas que llevarán tu vida, tu identidad y tu voluntad en alineación con Dios.

Vivir bien

Vivir bien es el punto en el que alejas tu fe de la mera conversación y empiezas a vivir la acción realmente. Una parte importante de vivir el Ciclo de Orientación Espiritual es hacer todo lo posible para vivir una vida buena, moral y piadosa.

La Biblia enseña repetidamente la importancia de este tipo de vida fiel. Santiago dijo que las personas de fe no deberían ser “tan solamente oidores”, sino que deberían ser “hacedores de la palabra” (Santiago 1:22). Cuanto más te esfuerces por vivir tu vida diaria de acuerdo con las enseñanzas de la palabra de Dios, estarás más en alineación con Él.

felicidad

Repetir el Ciclo

Una de las cosas asombrosas de todo este ciclo es que nunca termina. Se pone en curso todos los días de nuestras vidas.

De hecho, cada paso del ciclo se alimenta naturalmente del siguiente; cuanto más vivas de acuerdo con estos principios, más desarrollarás tu verdadera identidad. Esta identidad fortalecerá tu fe en Dios.

Mientras más fe en Él tengas, más buscarás escuchar Su voz y actuar con la inspiración que Él te dé, confiando completamente en el tiempo del Cielo. Tu fe finalmente te motivará a vivir una vida santa, lo que te permitirá sentirte aún más cerca de tu Padre en los Cielos.

Cuanto más cerca te sientas de Dios, más experimentarás la paz y la felicidad únicas que traen. Eso confirmará una vez más que eres un hijo amado de Dios y en ese punto todo el ciclo comenzará de nuevo. Como dice algunos: lavar, enjuagar, repetir.

Pensamientos finales

Incorporar el Ciclo de Orientación Espiritual en tu vida diaria es un acto de fe que te empuja a creer de manera activa y a confiar en un poder superior. Debido a que este ciclo requiere que conviertas una fe vaga y abstracta en acciones reales y concretas, siempre será un proceso de transformación.

Al vivir este ciclo, te embarcarás en un increíble proceso de transformación, comenzarás a desarrollar un poderoso sentido de confianza que no se basa en medidas mundanas como el éxito profesional o la cantidad de dinero que ganes. Este tipo de confianza trae consigo una paz que es difícil de describir.

El Ciclo de Orientación Espiritual transforma la forma en que te ves a ti mismo y la forma en que te desarrollas en tu vida cotidiana. Es por eso que es el primer paso para realmente tomar las riendas de tu vida.

“Este artículo fue escrito originalmente por Steven A. Hitz y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “5 Simple Steps to Reach Your Full Potential and Take Control of Your Life