Si es verdad que tenemos a nuestro lado al Ser más poderoso, perfecto y omnisciente que jamás haya existido, ¿Por qué es tan difícil confiar en Él? ¿Por qué es tan difícil permitir que se haga Su voluntad? ¿Por qué es tan difícil dejar que nos cuide? ¿Por qué no queremos que las cosas salgan como nuestro Dios perfecto desea? ¿Por qué es tan difícil dejar que Dios sea Dios?

Vienen muchos pensamientos a mi mente, pero todo se reduce a una sola cosa para mí: Podría significar caminos inexplorados o no deseados. Permitir que Dios haga Su voluntad, significa obtener un resultado inesperado. Podría significar renunciar a la comodidad o las pasiones.

Es difícil porque no sabemos a dónde nos llevará eso. Si dejamos todo en Sus manos, ¿qué va a hacer? ¿Qué pasa si no nos gusta el lugar a dónde Él nos lleva?

También te puede interesarCómo confiar en Dios incluso cuando te pasan cosas malas

Si yo estuviera a cargo y si las cosas salieran a mi manera, entonces puedo controlar las expectativas no satisfechas y las decepciones.

Me siento más segura cuando estoy a cargo de mi propia vida porque es cómodo saber lo que va a pasar después. Las variables desconocidas traen temor y dudas, un espacio para que el adversario entre a nuestros pensamientos.

Pensamientos que podrían tener el poder de inmovilizarnos y evitar que demos un paso en la dirección correcta, simplemente porque está en un camino nuevo e inexplorado para nosotros.

Pensamientos y dudas que pueden ser tan paralizantes que nos volvemos lo suficientemente pesados ​​como para no movernos.

Un temor y una confusión tan poderosos que convirtieron a la esposa de Lot en un pilar de sal. Sin embargo, que mirara hacia atrás no fue lo que la destruyó, sino que permitió que esos pensamientos peligrosos e inmovilizadores del adversario se apoderaran de ella y dudó de la capacidad del Señor para llevarla a algún lugar mejor.

Pero, ¿qué sucede cuando disminuimos la velocidad, nos quedamos quietos, nos desanimamos o nos cuestionamos?

El adversario gana.

Aunque el peso de avanzar a veces puede parecer muy pesado, solo podemos hacer esto en la mortalidad una vez y la vida es demasiado corta para preocuparnos por cosas sobre las que no tenemos control.

La vida es demasiado corta para olvidar lo más importante: Dios. Demasiado corta para olvidar que lo inesperado es la intervención de Dios. Demasiado corta para olvidar que Su propósito es llevarnos a las mejores cosas. Demasiado corta para olvidar que realmente no queremos que las cosas sean a nuestra manera. Demasiado corta para olvidar lo emocionante que es vivir por fe.

Toda mi falta de planificación y preparación es lo que realmente ha hecho que mi relación con Dios sea tan personal y real. Esos dos factores han hecho que sea posible y que desee confiar en Él. Realmente he aprendido a abrirme camino a través de lo difícil, amar lo inesperado y, realmente, esperar lo no deseado.

¡Y qué gran viaje el que he recorrido! Porque independientemente de todas estas variables, no se puede quitar de la realidad que toda la existencia de Dios es elevarnos cada vez más, ayudarnos a ser mejores personas y acercarnos a Él.

Recuerdo la respuesta de Alma a Amulek cuando le preguntó si ellos también iban a ser quemados: “Hágase según la voluntad del Señor”. (Alma 14: 12 – 13)

Si Alma pudo tener ese tipo de fe y confianza mientras veía literalmente la muerte y las llamas frente a sus ojos, también puedo reunir suficiente fe para decir, “que así sea” para 2020, nuestra nueva temporada y para el plan perfecto de Dios.

¿Qué pensamientos están en nuestras mentes? ¿Somos Amulek, preguntándonos “que sucedería si”? ¿O somos Alma, diciendo, “que así sea”? ¿Estamos permitiendo que el adversario gane simplemente permaneciendo inmóviles? Porque si hay una cosa que sé sobre Satanás, es que hará cualquier cosa para impedir que demos un paso más cerca de lo que Dios quiere que hagamos.

¿Nos estamos moviendo? ¿Lo estamos viendo y permitiendo que la vida y Sus bendiciones prometidas se desarrollen y florezcan?

Entonces, si permitimos que se haga Su voluntad, ¿qué va a hacer?

Magnificar.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en alcarraway.com con el título “Why Trusting God is Hard”.