5 ejemplos de Jesucristo para convertirte en un mejor maestro

enseñar

Sé que muchos ejercen el oficio de maestros. Es por eso que hoy, compartiré con ustedes algunos ejemplos del mejor maestro de todos, Jesucristo.

Nuestro Salvador fue el mejor maestro de todos los tiempos no solo por ser Jesucristo, sino por tener atributos que son sumamente importantes para ser un buen maestro.

Ya seas un maestro de idiomas, ciencias, seminario, o incluso el maestro de tus hijos, ¡esto será de gran ayuda para ti!

¡Echemos un vistazo a las 5 cosas que Jesucristo nos enseñó para ser buenos maestros de los hijos de Dios en esta tierra!

1. Amar a nuestro prójimo

También te puede interesar : Lo que el ejemplo del Salvador nos enseña acerca de establecer límites

Con frecuencia, Jesucristo decía que debíamos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo, a mí, en especial, me gustó cuando Él les dijo a las personas que amen a los demás, a sus alumnos, como Él los amaba. (Juan 13:34)

El amor abre las puertas a la confianza, la amabilidad y la preocupación por las personas más que por el contenido que tenemos para enseñar.

2. Escuchar a nuestros semejantes

La gente siempre buscaba al Salvador para hacerle preguntas, pedirle ayuda o consejos.

Tenemos muchos ejemplos en las Escrituras de cómo Jesucristo escuchó a la gente en Jerusalén, pero mi historia favorita se encuentra en Juan 3.

Nicodemo se acercó a Jesucristo para preguntarle acerca de la vida eterna y el Salvador lo escuchó, aunque Nicodemo era un fariseo.

La respuesta de Jesús fue muy inspirada y ayudó a Nicodemo a comprender el importante principio del bautismo y también a seguir al Salvador.

3. Ser un buen ejemplo

Probablemente, hayas escuchado la frase: “se predica mediante el ejemplo”.

Como maestros, debemos enseñar a través de nuestros actos.

Si queremos que nuestros alumnos sean más amables entre sí, primero debemos ser más amables.

Si queremos que nuestros alumnos memoricen las Escrituras, debemos hacerlo primero.

Eso es lo que hizo el Salvador por nosotros. Nos dejó Su ejemplo perfecto para que pudiéramos ser mejores personas. (3 Nefi 27:27)

4. Animar a los demás a aprender

não fez

Jesucristo siempre incluyó algunos elementos mientras enseñaba.

Usó historias, ejemplos de la vida diaria de las personas y preguntas que invitaban a la reflexión. El Salvador también asignó algunas tareas a Sus discípulos y los invitó a actuar.

Podemos seguir Su ejemplo al ayudar siempre a nuestros alumnos a pensar por sí mismos y tener el deseo de saber más sobre un tema en particular.

5. Servir

servicio

Tenemos muchos registros del Salvador sirviendo a las personas. Pero, mi favorito es cuando estuvo en las Américas y sanó a las personas que escuchaban Sus enseñanzas. El registro de esto se encuentra en 3 Nefi 17.

Como maestros, no tenemos que jugar a ser médicos ni nada. Podemos servir a nuestros alumnos cuidándolos, enviándoles un mensaje o hablando de su bienestar con sus padres o tutores, podemos utilizar recursos en nuestra enseñanza que puedan facilitar su aprendizaje y orar por ellos.

Sé que tenemos mucho que aprender para convertirnos en maestros como nuestro Salvador Jesucristo.

Podemos ser mejores personas cada día, ayudar, enseñar e influir positivamente en las personas tal como Él lo hizo. ¡Ánimos!

Fuente: Mais Fe

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *