Primero un corazón quebrantado, luego el regocijo

que es cora

Los pensamientos de mi amigo Jacob me motivan a pensar, meditar, orar y encontrar nuevas y más profundas perspectivas sobre temas importantes del evangelio.

Recientemente él me sorprendió al enviarme un dibujo de Peanuts donde Lucy está hablando con Snoopy. Lucy dice: “Ustedes los perros no saben nada acerca de los versículos de las escrituras. No saben nada acerca de la gracia o el bautismo, ni Moisés ni nada”.

Lucy y Snoopy.

Las burbujas de pensamiento de Snoopy dicen: “Eso es correcto. Teológicamente, Pero recuerda que nosotros los perros estamos fuera del compromiso”. Este dibujo animado resultó ser la introducción de Jacob a un tema de vital importancia para todos nosotros. Él dijo:

“No sé de dónde Charles Schulz obtuvo su motivación para esta caricatura, pero teológicamente él tiene razón. No solo los perros están fuera del compromiso, sino también todos los que no escuchan el evangelio de Jesucristo. Esto se enseña más claramente en las escrituras cuando dice que  aquellos que no son enseñados en la ley del evangelio, no son juzgados por el mismo estándar que aquellos que lo escuchan. Pablo simplemente dijo: “… donde no hay ley, tampoco hay transgresión” (Romanos 4:15).

Nadie es responsable de no vivir u obedecer una ley de la que no sabe nada.

Las escrituras claramente enseñan que los que ignoran el evangelio son considerados inocentes. Jacob explicó esto en 2 Nefi 9: 25-26. El rey Benjamín enseñó el mismo principio en Mosíah 3:11. Moroni lo enseñó en Moroni 8: 22-24.

Sin embargo, al oír el evangelio, somos inmediatamente responsables, y con nuestra primera transgresión, caemos inmediatamente, al igual que Adán y Eva.

Antes de escuchar el evangelio estábamos en un estado de inocencia como ellos, pero la inocencia no es la condición óptima. En 2 Nefi 2: 23 leemos, “habrían permanecido en estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado” (Véase también Moisés 5: 10-11).

¿Qué hay de nosotros?

El rey Benjamin.

Como el ángel le dijo al rey Benjamín (ver Mosíah 4: 1) nuestra “caída”, como la de Adán y Eva, sucede inmediatamente en cuanto oímos del evangelio. ¡Pero eso es algo bueno! Nos pone en una posición de experimentar el bien y el mal, invocar al Señor para salvación, y acceder a Su poder, para ser hecho perfecto y eventualmente ser exaltado. “Fue la gracia la que enseñó a mi corazón a temer, y la gracia mi miedo alivió” (de la canción “Amazing Grace”). Más aún, hasta que sintamos los efectos plenos de la gracia de Cristo, esa caída seguramente quebrantará nuestros corazones.

Como Santos de los Últimos Días bautizados se nos ha enseñado. Por lo tanto, no somos inocentes. Por alguna razón, hemos sido bendecidos por vivir en un tiempo y en lugar donde hemos escuchado la ley del evangelio. Hemos oído hablar de nuestro Padre Celestial y de su hijo Jesucristo. Sabemos que por la fe en Él y la obediencia a las leyes y ordenanzas del evangelio podemos vivir con Él en una gloria celestial inimaginable. Hicimos convenio en las aguas del bautismo para tomar sobre nosotros Su nombre y guardar Sus mandamientos. Pero en ella está contenida la salvación y la condenación.

Sí, tenemos la bendición de la ley, pero también tenemos la maldición de la ley. En Moroni 8:24 leemos, “porque el arrepentimiento es para aquellos que están bajo condenación y bajo la maldición de una ley violada”.

En varios lugares de las escrituras existen reconfortantes versículos sobre cómo los que ignoran la ley son salvos e inmediatamente seguidos de mensajes de advertencia y condenación para aquellos de nosotros que tenemos la ley.

Por ejemplo, en 2 Nefi 9:27, leemos: “¡Pero ay de aquel a quien la ley es dada; sí, que tiene todos los mandamientos de Dios, como nosotros, y que los quebranta, y malgasta los días de su probación, porque su estado es terrible! (Véase también Mosíah 3:12 y Mosíah 15: 26-27).

No es de extrañar que Snoopy esté dichoso en su ignorancia. La palabra “evangelio” se supone que significa buenas noticias. ¿Cómo puede ser una buena noticia que estemos sujetos a un estándar imposible? ¿Cómo puede ser una buena noticia que podamos perder lo que aquellos que nunca escuchan el evangelio tienen automáticamente? Sé que vivir todos los mandamientos me haría feliz, pero no puedo hacerlo todo el tiempo. Aún peor, a veces desobedezco voluntariamente. ¡Qué desalentador! WAAAAA.

Nadie está exento de este desánimo

Observa lo que el gran apóstol Pablo dijo en Romanos 7:19, 22, “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”

Puedes leer donde el gran profeta Nefi dice acerca de lo mismo en 2 Nefi 4. Si personas como el apóstol Pablo y el profeta Nefi fracasaron en la perfección, si incluso ellos se sintieron desdichados por sus defectos, ¿debiéramos sentirnos nosotros diferente? No. Todos nosotros fallamos en guardar todos los mandamientos todo el tiempo. Este hecho nos quebranta el corazón y ¡eso es algo bueno! Eso es exactamente lo que supuestamente debe suceder.

Muchas veces en las escrituras, Jesús dejó claro que él estaba allí para salvar a los que necesitaban ser salvos. Nunca rechazó a nadie que pidiera ser sanado. Él nunca dijo a los que pedían perdón, “vuelvan cuando sean dignos”. Cristo da la sanidad y el perdón a aquellos que se arrodillaron ante él y le dicen: “Soy una causa perdida, un hombre desdichado. Lo he intentado; no puedo guardar todos los mandamientos todo el tiempo”.

La dolorosa necesidad que tenemos del Salvador

Podríamos haber mal entendido el pecado y el arrepentimiento

En este punto de la reflexión de Jacob, yo (Darla) tomo conciencia de un hecho importante:

No habría necesidad de un Salvador si Dios no hubiera sabido que ningún mortal, independientemente de lo bien enseñado y profundamente comprometido que fuera, tuviera la capacidad de guardar todos los mandamientos todo el tiempo.

Solo un hombre perfecto viviría en esta tierra: Jesucristo. En una medida u otra, TODOS infringimos la ley de Dios. Fue una sola transgresión la que hizo que Adán y Eva fueran expulsados ​​de la presencia de Dios.

Solo se necesita una transgresión para que cualquiera de nosotros igualmente necesitemos de la Expiación así como el pecador más vil.

El libro de James Ferrell “The Holy Secret” (uno de mis favoritos) enseña este principio con gran claridad:

“Mientras que los que no tienen ley, son inocentes; por el  aprendizaje del evangelio y el compromiso a vivirlo, todo cambia y ya no somos irreprensibles “.

Esta misma semana, mientras pensaba en el discurso del rey Benjamín, la siguiente escritura saltó a la vista: “Y además, te digo que vendrá el día en que el conocimiento de un Salvador se esparcirá por toda nación, tribu, lengua y pueblo. Y he aquí, cuando llegue ese día, nadie, salvo los niños pequeños, será hallado sin culpa ante Dios, sino por el arrepentimiento y la fe en el nombre del Señor Dios Omnipotente”. (Mosíah 3: 20-22, énfasis mío).

Ahora regresemos a la explicación de Jacob:

¡Aclara! ¡Es importante!

El principio del corazón quebrantado es muy a menudo mal entendido.

Nos encanta hablar sobre el plan de felicidad, y que con la conquista de cada pecado nuestra felicidad aumentará. Mientras que al final esto será verdad, el evangelio inicial e inmediatamente exige más de lo que somos capaces de hacer, lo que resulta en un corazón quebrantado. Y tristemente, demasiada gente desmaya y renuncia cuando siente el corazón quebrantado, olvidando el siguiente paso. En Éter 12: 27 leemos: “y si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi graciaa todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos”.

Necesitamos saber que al ir al Señor, un conocimiento más completo de nuestras debilidades y pecados nos quebrantará el corazón. Necesitamos entender que sentirse sin valor y caído es normal, esencial, una bendición y parte del proceso, siempre y cuando ese corazón quebrantado nos lleve a clamar por misericordia y por lo tanto se nos otorgue el perdón de Cristo y su poder para vencer nuestros pecados.

Cuando llevamos nuestros corazones quebrantados a Cristo, y pedimos misericordia, somos perdonados y cambiados; eso es nacer de nuevo, que se está volviendo como Cristo. ¿Quién estaría motivado para dar ese paso sin un corazón quebrantado?

La historia del pueblo del rey Benjamín es la ilustración perfecta de todo esto. Vemos que un pueblo justo va de la inocencia a la rendición de cuentas, a sentirse sin valor y caído (con el corazón quebrantado) a pedir misericordia, a ser perdonado y cambiado.

¡Este es el proceso de salvación, el camino esencial que cada uno debe caminar para recibir la exaltación!

Entonces Benjamín les dice en Mosíah 4:11 que repitan este proceso a menudo, incluso diariamente.

C.S. Lewis entendió claramente cómo funciona:

“Estoy totalmente de acuerdo en que la religión cristiana es, a la larga, una cosa de incomprensible comodidad. Pero no comienza en comodidad; comienza con la consternación que he estado describiendo, y no sirve de nada tratar de ir a ese consuelo sin primero pasar por esa consternación”. (CS Lewis, Mere Christianity).

El Corazón Quebrantado es esencial para la Salvación

Nuestro sacrificio de un corazón quebrantado es el comienzo de nacer de nuevo, de ser perdonado y cambiado. ¿Puedo cambiar mi naturaleza o mi carácter simplemente por más fuerza de voluntad y determinación?

¡No!

Las escrituras claramente nos muestran que el proceso es llevar nuestro corazón quebrantado a Cristo y ¡Él nos cambiará! Aquellos que no han nacido de nuevo son el “hombre natural”.

“Porque el hombre natural es enemigo de Dios, y lo ha sido desde la caída de Adán, y lo será para siempre jamás, a menos que se someta al influjo del Santo Espíritu, y se despoje del hombre natural, y se haga santo por la expiación de Cristo el Señor, y se vuelva como un niño: sumiso, manso, humilde, paciente, lleno de amor y dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre” (Mosíah 3:19, énfasis mío).

Sí, tenemos que arrepentirnos, pero el arrepentimiento no significa perfeccionarnos a nosotros mismos. ¡No somos capaces de hacerlo por nuestra cuenta! El arrepentimiento significa cambiar nuestras mentes, estar dispuesto a dejar nuestros pecados, pedirle perdón a Dios por ellos y luego que cambie nuestros corazones.

Él nos ha aconsejado una y otra vez que llevemos nuestros corazones quebrantados al Señor, suplicar por misericordia y Él nos sanará, ¡Él nos cambiará!

que es corazon quebrantado

En Alma 5: 7 leemos: “He aquí, él cambió sus corazones; Sí, los despertó de un profundo sueño, y despertaron en cuanto a Dios”.

En 3 Nefi 9:20 encontramos: “Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Y al que venga a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo, así como los lamanitas fueron bautizados con fuego y con el Espíritu Santo”.

Conclusión

Me gustaría terminar este artículo con el ejemplo del pueblo del rey Benjamín. Observen que, a pesar de su obediencia, se dieron cuenta de su estado sin valor y caído, y pidieron por la gracia de Cristo.

Y ahora bien, aconteció que cuando el rey Benjamín hubo concluido de hablar las palabras que le habían sido comunicadas por el ángel del Señor, miró a su alrededor hacia la multitud, y he aquí, habían caído a tierra, porque el temor del Señor había venido sobre ellos. Y se habían visto a sí mismos en su propio estado carnal, aún menos que el polvo de la tierra.

Y todos a una voz clamaron, diciendo: ¡Oh, ten misericordia, y aplica la sangre expiatoria de Cristo para que recibamos el perdón de nuestros pecados, y sean purificados nuestros corazones; porque creemos en Jesucristo, el Hijo de Dios, que creó el cielo y la tierra y todas las cosas; el cual bajará entre los hijos de los hombres! Y aconteció que después de que hubieron hablado estas palabras, el Espíritu del Señor descendió sobre ellos, y fueron llenos de gozo, habiendo recibido la remisión de sus pecados, y teniendo paz de conciencia a causa de la gran fe que tenían en Jesucristo que había de venir, según las palabras que el rey Benjamín les había hablado. (Mosíah 4: 1-3)

El erudito del evangelio Robert Millet dijo: “En verdad los pobres de espíritu, los que reconocen su propia bancarrota espiritual y luego vienen a Cristo, éstos son los que heredan el reino de los cielos” (3 Nefi 12: 3). …. Una paradoja trascendente del plan del evangelio es que el reconocimiento sincero de la debilidad abre el canal para la fuerza y ​​el poder indescriptibles, el poder del Señor”. (Robert L. Millet, Vivo en Cristo: El Milagro del Renacimiento Espiritual)

¡Que nuestros corazones quebrantados nos lleven a Cristo para que experimentemos esas indescriptibles fuerza y poder!

Este artículo fue escrito originalmente por Darla Isackson y fue publicado en ldsmag.com, con el título First Broken-ness, Then Joy Español © 2017

| Inspiración
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
por que los mormones no toman cafe
Dos nuevos estudios sobre el café generan preguntas: Lo que necesitas...
personaje mormón que aparece en spiderman
El personaje mormón que aparece en Spiderman ( Y cómo su fe juega un...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *