Depresión, infertilidad y fe: Las lecciones de Ana en el Antiguo Testamento

Ana - lecciones de infertilidad

El Antiguo Testamento incluye muchos relatos de quienes lucharon con el dolor emocional y espiritual, incluida la historia de Ana, la madre del profeta Samuel. Antes de dar a luz a Samuel, Ana sufrió durante muchos años por su incapacidad para concebir y dar a luz.

Hannah's Prayers Reveal Her Faith | True Faith | Women of faith, Bible pictures, Bible illustrations

Además, Ana estaba agobiada por las constantes críticas de la segunda esposa de su marido, Penina. El relato bíblico comienza describiendo los difíciles acontecimientos que rodean el viaje anual que realizaba el marido de Ana, Elcana, y sus esposas al templo de Jerusalén para adorar a Dios ofreciendo sacrificios:

“Y subía aquel hombre todos los años de su ciudad para adorar y ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en aSilo, donde estaban dos hijos de bElí, Ofni y Finees, sacerdotes de Jehová. Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificios, daba a Penina, su esposa, y a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte. Mas a Ana le daba una parte escogida, porque amaba a Ana, aunque Jehová había cerrado su matriz.

Y su rival la airritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová había cerrado su matriz.

Y así hacía cada año; cuando subía a la acasa de Jehová, la irritaba así, por lo cual ella lloraba y no comía” (1 Sam. 1:3-7)

Ana también sufrió depresión

El Manual de Diagnóstico y Estadística, la guía utilizada por los profesionales de la salud mental para diagnosticar y tratar las enfermedades mentales, incluye los siguientes criterios para el diagnóstico de la depresión:

(1) “disminución o aumento del apetito casi todos los días”

(2) “estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según lo indicado por el informe subjetivo (por ejemplo, se siente triste, vacío, desesperado) o la observación hecha por otros (por ejemplo, parece lloroso)”.

Estos síntomas suelen durar como mínimo varias semanas.

Elcana intentó consolar a Ana diciéndole: “¿Por qué lloras? y ¿por qué no comes? y ¿por qué se aflige tu corazón? ¿no soy yo mejor para ti que diez hijos?”. (1 Sam. 1:8). Aunque no consta la respuesta de Ana, es evidente que el intento de su marido de consolarla animándola a “contar sus bendiciones” fue infructuoso.

4 Things I learned From Hannah in the Bible - Singing Through the Rain

La ferviente oración de Ana.

Alivio a través de la oración

Ella continuó buscando alivio a través de la oración: “Y ella, con amargura de alma, oró al Señor, y lloró mucho. E hizo un voto, y dijo: “Señor de los ejércitos, si en verdad miras la aflicción de tu sierva, y te acuerdas de mí, y no te olvidas de tu sierva, sino que le das a tu sierva un hijo varón, lo entregaré al Señor todos los días de su vida, y no habrá navaja sobre su cabeza” (1 Sam. 1:10-11).

Elí, el sacerdote que presidía el templo, observó la oración llena de dolor de Ana y llegó a la conclusión de que había estado bebiendo alcohol y que sus pensamientos y acciones se habían visto comprometidos: “Y sucedió que, mientras ella seguía orando ante el Señor, Elí marcó [es decir, observó] su boca. Y Ana hablaba en su corazón; sólo sus labios se movían, pero su voz no se oía; por eso Elí pensó que había estado ebria” (1 Sam. 1:12-13).

El uso del alcohol como medio para lidiar con la desesperación parece haber sido un problema antiguamente como lo es en el presente, pero el alcohol no estaba entre los problemas de Ana. Su desesperación, aunque difícil de soportar, la motivó a recurrir a la única fuente legítima de curación que conocía: Dios.

Los siguientes versículos incluyen una conversación informativa y reveladora entre Ana y el sumo sacerdote Elí: “Y Elí le dijo: ¿Hasta cuándo estarás ebria? aparta de ti el vino”. Ana respondió y dijo: “No, señor mío, soy una mujer de espíritu afligido: No he bebido vino ni bebida fuerte, sino que he derramado mi alma ante el Señor. No tomes a tu sierva por una hija de Belial [maldad o inutilidad]; porque de la abundancia de mi queja y de mi dolor he hablado hasta ahora” (1 Sam. 1:14-16). 

Elí entonces instruyó y prometió a Ana: “Ve en paz, y el Dios de Israel te conceda la petición que le has hecho”. Ana respondió con fe: “Que tu sierva encuentre gracia ante tus ojos”. Entonces aprendemos que Ana “se fue, y comió, y su semblante no se entristeció más” (1 Sam. 1:17-18).

Ana y Elcana volvieron a casa, y a su debido tiempo Ana concibió y dio a luz a un hijo: Samuel. Ana fue fiel al voto que había hecho antes de concebir a Samuel, pues en el momento oportuno lo llevó al templo y “lo prestó al Señor” (1 Sam. 1:28).

Ana presenta a su hijo Samuel ante Elí

Ana presenta a su hijo Samuel ante Elí. Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Una promesa a través de la depresión

El sacrificio maternal y simbólico de Ana demuestra que el voto que hizo durante su estado de depresión representaba su amor por el Señor y no era simplemente una forma de negociar con Dios para satisfacer sus propios deseos. También es notable, quizá incluso milagroso, que la desesperación de Ana desapareciera antes, y no después, de ser bendecida con el hijo que deseaba tan desesperadamente.

Parece que la desesperación de Ana fue “barrida” (Enós 1:6), al menos en parte, debido a su fe en la promesa que le hizo el Señor a través de uno de sus siervos autorizados.

La historia de Ana es un ejemplo importante de alguien que experimentó sentimientos de desesperación pero que no fue culpable de un pecado grave. Aunque no sufriera un trastorno depresivo grave, la experiencia de Ana con la infertilidad fue devastadora y alteró su vida. La historia de Ana representa los sentimientos de muchas parejas de nuestros días que sufren preocupaciones similares. 

esperanza a pesar de la infertilidad

La siguiente declaración extraída de las páginas de una revista de investigación describe algunas de las aleccionadoras implicaciones de la infertilidad:

“El impacto de la infertilidad puede tener consecuencias sociales y psicológicas perjudiciales para el individuo, desde el ostracismo o el divorcio manifiestos hasta formas más sutiles de estigmatización social que conducen al aislamiento y la angustia mental. En algunas culturas, la maternidad es la única forma que tienen las mujeres de mejorar su estatus en la familia y la comunidad. En Estados Unidos, los especialistas que estudian la infertilidad han señalado que las parejas infértiles son una de las “minorías más olvidadas y silenciosas”.

No todo puede ser instantáneo

La vida es dolorosa, y cada uno de nosotros ha experimentado y aún experimentará tristeza relacionada con una serie de diferentes tipos de pérdidas -físicas, emocionales y espirituales. El presidente Boyd K. Packer enseñó una vez que la tristeza, la decepción y el fracaso son una parte necesaria de la experiencia humana:

“Vivimos en una época en la que el adversario subraya por doquier la filosofía de la gratificación instantánea. Parece que exigimos que todo sea instantáneo, incluidas las soluciones instantáneas a nuestros problemas. Estamos adoctrinados en que, de alguna manera, debemos estar siempre emocionalmente cómodos al instante… El objetivo era que la vida fuera un reto. Sufrir algo de ansiedad, algo de depresión, algo de decepción, incluso algo de fracaso es normal. Enseñemos a nuestros miembros que si tienen un día bueno y miserable de vez en cuando, o varios seguidos, que se mantengan firmes y los enfrenten. Las cosas se enderezarán. Hay un gran propósito en nuestra lucha en la vida”.

Ana representa a muchas personas buenas y fieles a lo largo del tiempo y en todo el mundo que han amado y servido a Dios, han amado a sus familias y a su prójimo y, sin embargo, lo han hecho mientras sufrían sentimientos de tristeza y desesperación.

Hoy más que nunca, la salud mental es un tema importante en la vida de las personas, las familias y las comunidades de “toda nación, tribu, lengua y pueblo” (1 Ne. 19:17). Hablemos de religión y salud mental -escrito por Daniel K Judd, profesor de religión formado como psicólogo- es una breve introducción a este complejo tema y se centra específicamente en las relaciones entre la salud mental y las creencias y prácticas religiosas.

A partir de las enseñanzas doctrinales, las pruebas científicas y los ejemplos de la historia de la Iglesia y las escrituras, este libro examina cómo las personas pueden experimentar una variedad de problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad.

También analiza cómo podemos abordar de manera significativa estas preocupaciones en nuestras propias vidas y en las vidas de aquellos que amamos y servimos. Al analizar estas cuestiones, Judd se centra particularmente en las personas y las enseñanzas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y relata hallazgos prometedores sobre cómo una verdadera comprensión del amor y la gracia de Dios puede ofrecer esperanza y alivio a quienes se enfrentan a los desafíos de la enfermedad mental.

Este libro se basa en el fundamento doctrinal de que Dios es nuestro Padre, nos ama y ha proporcionado los medios para encontrar consuelo, esperanza y curación. Si avanzamos con humildad y diligencia, reconociendo el sacrificio redentor de Jesucristo y siguiendo la guía inspirada de profetas y consejeros y médicos capaces, podemos encontrar las respuestas y la paz que buscamos.

También te puede interesar:

 

Fuente: LDSliving

| Inspiración
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
Elohim y Jehová dios
¿Por qué los Santos de los Últimos Días creen que Jesucristo es...
Museo de Historia de la Iglesia
“Todos son iguales ante Dios”: La nueva exposición del Museo de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *