¿Por qué el Día de los Muertos es importante para los Santos de los Últimos Días?

Día de los Muertos

El Día de los Muertos es una celebración de conexiones familiares.

Se celebra del 31 de octubre al 2 de noviembre. Se originó en México, pero se celebra en todo el mundo, especialmente en América Latina. Durante los tres días:

  • Las familias se reúnen para honrar a sus seres queridos que han fallecido. Decoran las tumbas con comida, bebidas, velas, cuadros y regalos.
  • Con frecuencia, se utilizan flores de cempasúchil y calaveritas de azúcar (calaveras) para decorar. Se cree que el aroma y los colores brillantes del cempasúchil “guían a los espíritus para que visiten a los vivos durante la celebración”. Las calaveras son recordatorios del ciclo de la vida.
  • Las personas se disfrazan, bailan y comen comida deliciosa.

Simbolismo

Imagen: Deseret News

Esta festividad es rica en simbolismo en las ofrendas u objetos ofrecidos a los seres queridos que se cree vienen a celebrar.

“[Los fallecidos] vienen a compartir con nosotros las cosas que extrañan”, dijo Claudia Benítez, miembro de la junta de Artes de México en Utah y representante cultural del consulado de México en Salt Lake City.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Con frecuencia, el agua y la sal se colocan en el altar porque “[nuestros seres queridos fallecidos] vienen de un largo viaje para visitarnos… entonces tienen sed, necesitan agua y debemos tener agua. Sal, porque la sal es la purificación de tu alma. Asimismo, se incluye un espejo porque [nuestros antepasados] vienen y necesitan un retoque”, según Rocío Mejía, directora de la organización sin fines de lucro Una Mano Amiga.

Las flores de cempasúchil se colocan en los altares como “símbolo de luz” y las velas “iluminan el camino que los muertos recorren para venir aquí”, dijo Benítez.

Las catrinas y los catrines son esqueletos vestidos con ropa elegante para representar a los muertos.

Significado espiritual

Elsa Rodan murió hace unos 15 años mientras esperaba un trasplante de hígado. Su hija, Brania Gutiérrez, de 22 años, crea un altar para su madre todos los años y llena la mesa con frutas, flores que le encantaban, agua y velas para guiarla.

“Siento que ella está a mi alrededor todo el tiempo, tal vez eso solo sucede de una manera espiritual. Hacer esta celebración y hacer este altar para ella, nos ayuda a comprender un poco más su vida, su fallecimiento y cuánto amaba la vida en general”, dijo Gutiérrez.

En las ciudades, “la religiosidad y las tradiciones tienden a desvanecerse”, en comparación con la forma en que la gente celebra tradicionalmente en las zonas rurales, dijo Benítez. “No creo que podamos decir exactamente lo que piensan los demás”.

Imagen: Internet

Si bien es posible que alguien no crea que su ser querido está físicamente con ellos, todavía está honrando a esa persona.

La fiesta generalmente se celebra en privado con las familias.

“No es un evento social. Es una fiesta muy familiar. Eso también le agrega a esta celebración un sentido muy cálido y espiritual porque la familia tiene un sentido que no se puede romper y que no se puede percibir cerca de otras personas”, dijo Benítez.

Imagen: Deseret News

En muchos sentidos, “se ha convertido en un símbolo cultural”, dijo Porter. Es feriado en México y en países centroamericanos donde se construyen altares en la esfera pública, incluso en escuelas y universidades.

Porter también ha visto cómo esta celebración se ha extendido en el resto de América y lo ve como un regalo para y de las comunidades mexicanas y centroamericanas.

“Pueden compartir una parte de su cultura y, a cambio, reciben una voz”, dijo.

¿Por qué el Día de los Muertos es importante para los Santos de los Últimos Días?

Foto: Internet

“Ellos sin nosotros no pueden ser perfeccionados, ni tampoco podemos nosotros ser perfeccionados sin nuestros muertos”.  – Doctrina y Convenios 128: 15

El Día de los Muertos es una celebración muy especial para los Santos de los Últimos Días porque recordamos con amor a nuestros seres queridos que fallecieron y también tenemos la esperanza de que, si hacemos la obra por ellos, podremos volver a verlos en la eternidad.

Como dice Doctrina y Convenios, “no podemos ser perfeccionados sin nuestros muertos”, ellos necesitan una oportunidad para conocer a Dios y nosotros se la podemos dar.

Esforcémonos por hacer la obra familiar y ayudar a nuestros seres queridos a reunirse con el Padre Celestial y nosotros por la eternidad.

Fuente: La Iglesia de Jesucristo y Deseret News

Video relacionado:

También te puede interesar:

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *