Cuando nos encontramos con algo en la historia de la Iglesia o cuando tenemos dificultades con un punto de la doctrina de la Iglesia, puede ser incómodo hacer preguntas al respecto.

Hay muchas razones por las que no nos animamos hacer preguntas: a veces nos preocupa que la gente piense que nuestra fe es débil o a veces nos preocupa que las personas vayan a restarle importancia a nuestra pregunta.

Pero el Élder M. Russell Ballard recientemente dio un excelente consejo y consuelo a aquellos que tienen preguntas sobre la Iglesia, mencionando que nuestra misma Iglesia comenzó con una pregunta hecha por un niño de 14 años.

No hay absolutamente nada de malo en hacer preguntas o investigar nuestra historia, doctrina y prácticas. La Restauración comenzó cuando José Smith buscó una respuesta a una pregunta sincera.

Cuando tengo una pregunta que no puedo contestar, a menudo recurro a los que pueden ayudarme, como los estudiosos e historiadores capacitados. Bendecido por la información que proporcionan, estoy mejor equipado para buscar la guía del Espíritu Santo.

Para aquellos de ustedes con preguntas, los invito a dirigirse a sus padres; líderes auxiliares; maestros de la Iglesia, incluyendo los de seminario e instituto; obispos; y presidentes de estaca.

Para aquellos de ustedes que ofrecen las respuestas les digo, por favor, no simplemente traten de restarle importancia a la pregunta. No le digas a él o a ella que no se preocupe por la pregunta. Por favor, no duden de la dedicación de esa persona al Señor o a Su obra. En su lugar, ayuden a la persona a encontrar respuestas a sus preguntas. Necesitamos mejorar en responder las preguntas honestas. Aunque es posible que no podamos responder todas las preguntas sobre los cosmos o acerca de nuestra historia, prácticas o doctrina, podemos proporcionar muchas respuestas a aquellos que son sinceros. Cuando no sabemos la respuesta, podemos buscar juntos las respuestas, una búsqueda compartida que nos pueda acercar más y acercarnos a Dios.

Por supuesto, no siempre encontraremos respuestas satisfactorias a nuestras preguntas. En esos momentos, es bueno recordar que todavía hay un lugar en la religión para la fe. A veces podemos aprender, estudiar y saber; a veces tenemos que creer y confiar y esperar.

There is absolutely nothing wrong with asking questions or investigating our history, doctrine, and practices. The…

Posted by M Russell Ballard on Monday, January 23, 2017

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por LDS Living Stuff y publicado en ldsliving.com, con el título “Elder Ballard” We Need to Be Better at Answering Difficult Question & Never Brush Them Off”

Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company