A veces, podemos experimentar una prueba o enfrentar un desafío que parece no detenerse nunca. Sólo continúa a medida que pasa el tiempo, y por más que queremos que termine, no se va.

El Élder Christofferson recientemente compartió cómo podemos acercarnos más a Dios y aumentar nuestra fe en tiempos como estos, cuando estamos experimentando un gran dolor o sufrimiento.

He hablado antes sobre como algunas veces queremos orar por una solución rápida cuando enfrentamos desafíos en nuestras vidas. Sin embargo, cuando estas pruebas nos obligan a dirigirnos a Dios en la oración diaria,nos enseñan cómo tener fe en Él a un grado que no pudimos haber alcanzado de otra manera.

Mi reciente viaje a Brasil me impresionó una vez más en cuán importante es la fe en nuestro Padre Celestial y en Su Hijo Jesucristo, cuando nos enfrentamos a las pruebas.

Algunos de ustedes saben que Brasil ha experimentado una cantidad significativa de turbulencia política y económica en los últimos años. Sospecho que esto es cierto para muchas otras personas en todo el mundo, independientemente de dónde viva.

Aunque las circunstancias en las que te encuentres pueden ser difíciles, quiero que sepas que tuve una impresión muy fuerte durante mi viaje a Brasil que, a pesar de sus dificultades, no dudé en decirles a quienes conocí que las cosas van a salir bien.

La gente quiere saber si pueden tener esperanza. Yo le digo a todos nosotros, la respuesta es rotundamente un sí. Con la fe en el Redentor misericordioso y Su poder, la desesperación potencial se convierte en esperanza.

En ninguna parte esto era más evidente para mí que en las caras de los jóvenes que conocí. Estaban emocionados y eran emocionantes. Seguramente saben de las dificultades que los rodean, pero no podrían haber estado más entusiasmados con la vida y el evangelio.

Mi esperanza es que cuando la marea de desilusión y desgracia se vuelva hacia nosotros, y de vez en cuando seguramente lo hará, recordemos que cuando miramos al Señor con fe, Él nos guiará a través de las dificultades de nuestra vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por LDS Living Staff en ldsliving.com, con el título “Elder Christofferson Shares What we Can Do When the ‘Tide of Disappointment and Misfortune’ Won’t Wash Away

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company