Durante la noche fría del último viernes, definida por los recuerdos, el Élder Jeffrey R. Holland les pidió a los recién graduados de la Universidad de Brigham Young – Idaho, que no se limitaran a “recolectar” todo lo que representa su universidad.

En cambio, los desafió el 12 de abril a “recordar” las lecciones de la institución de aprendizaje de la Iglesia.

El Élder Holland enseñó que “recordar” es un llamado a la acción, un verbo activo que el Señor, Sus profetas u otros personajes utilizan 554 veces en las Escrituras para pedirle a alguien que recuerde algo.

“Si es bueno, digno y eterno, debemos recordarlo”, dijo el Élder Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante su discurso al inicio del semestre de invierno 2019 en el Centro de BYU-Idaho.

También te puede interesar: La guía de la hermana Kimball para tener felicidad en la vida, el amor, el matrimonio, los estudios y el Evangelio

Élder Holland

El mismo Salvador dijo: “Por tanto, a cualquiera que se acuerde de estas palabras mías, y las haga, lo exaltaré en el postrer día” (3 Nefi 15: 1).

Mientras que el Espíritu Santo, “trae todas las cosas a nuestra memoria”, la oración sacramental se ofrece “en memoria” del cuerpo y la sangre del Señor.

“Citando a Rudyard Kipling, hoy, todos ustedes son ‘capitanes y reyes’, las estrellas destacadas de este drama, el centro del escenario, y con razón. Queremos que este sea uno de los mejores días de su vida. Tomen fotos. Firmen autógrafos. Cuelguen su diploma en la pared. Usen todas estas formas para preservar sus recuerdos de estos años y dejen que los remanentes de este día les recuerden lo que muchos han hecho por ustedes para que pudieran estar aquí, hoy”, dijo el Élder Holland.

Recuerden activamente, con propósito y acción, a los padres, familiares, amigos, profesores, cónyuges y todos los demás que hicieron posible que estuvieran en “esta extraordinaria universidad”. Recuerden a los muchos pagadores de diezmo y los líderes de la Iglesia que apoyaron a BYU-Idaho a través de su generosidad y compromiso.

“Recuerden y nunca olviden que el Evangelio de Jesucristo es verdadero, que Su nombre es el único que se da bajo el cielo por medio del cual todo hombre, mujer o niño puede ser salvo, y que este Evangelio- con sus principios y ordenanzas salvadoras, sus convenios y consejos justos – solo está disponible en su plenitud en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Élder Holland

El Élder Holland advirtió que, con el tiempo, las convicciones espirituales pueden desaparecer en el olvido o parecer insignificantes. “El éxito educativo puede lograrlo. El dinero puede lograrlo. El estrés puede lograrlo. Por encima de todo, la vanidad, la arrogancia y la autosuficiencia pueden lograrlo”.

La llama que alimenta el testimonio de una persona y el “recuerdo” puede parpadear, apagarse y morir.

“Les pido que recuerden este día, recuerden la divinidad de esta obra”, dijo.

Recuerden orar. Recuerden servir. Recuerden aprender. Recuerden pagar su diezmo. Recuerden enseñar. Recuerden estar limpios. Recuerden ser sinceros y perdonar.

“Recuerden ser felices en 10 años. Luego, en 20. Después, en 50. Los 554 recordatorios de las Escrituras me han respaldado en cuando a cómo pueden garantizar esa felicidad”, dijo el Élder Holland.

El Élder Holland concluyó diciéndoles a los graduados que se ganaron “cada minuto” del tumulto y los gritos de alegría del día.

“Recuerden ser valientes todos los días de su vida con ‘un corazón humilde y contrito’”.

Élder Holland

Élder Kim B. Clark

La universidad otorgó 1,978 títulos y 531 grados asociados en su ceremonia de inicio del semestre de invierno. De los graduados, 1,487 son mujeres y 999 son hombres. De los graduados, 1,786 son estudiantes presenciales mientras que 700 son estudiantes a distancia. Más de 500 graduados comenzaron su carrera universitaria como estudiantes de PathwayConnect.

El Élder Kim B. Clark, Setenta Autoridad General y Comisionado del Sistema Educativo de la Iglesia, les dijo a los graduados que su éxito futuro dependerá de la medida en que “vivan la verdad”.

La verdad divina, cuando se usa correctamente, proporciona poder y bendiciones.

“Las verdades más importantes que tenemos son las verdades del Evangelio de Jesucristo. Cada vez que ustedes y yo vivimos la verdad del Evangelio, recibimos el poder y las bendiciones que Dios ha preparado para aquellos que obedecen Sus mandamientos y viven según Su ley. Eso es cierto para todas las cosas, tanto espirituales como temporales”.

Cuando el Élder Clark se desempeñó como decano de la Escuela de Negocios de Harvard, les aseguró a los miembros de su facultad que si se apoyaban unos a otros, incluso hasta el punto de sacrificar su propio trabajo, crearían un entorno que les serviría tanto de manera individual como colectiva.

Élder Holland

Henry J. Eyring

“Lo que dije fue tan contrario al entorno competitivo en el que la mayoría de ellos creció, que no me sorprendió que muchos de la facultad se mostraran escépticos. Pero, con el tiempo, esas personas y departamentos que practicaron ese principio, florecieron en todas las dimensiones de su trabajo”.

“Vivan las verdades del Evangelio y, luego, enséñenlas a los demás”, concluyó.

Henry J. Eyring, presidente de BYU-Idaho, hizo referencia a los papeles importantes que el Élder Holland y el Élder Clark jugaron en su carrera profesional en la Universidad de Rexburg. El Élder Clark le ofreció una posición en BYU-Idaho después de servir como presidente de misión. Por otro lado, el Élder Holland, le inculcó una visión del poder y el alcance de la universidad que ahora dirige.

“Durante los últimos 13 años de bendiciones, he visto a miles de graduados de BYU-Idaho salir al mundo, preparados para ser líderes naturales. Ustedes harán eso ahora. Ese es su derecho por ser egresados de BYU-Idaho, a medida que lo honren”.

Este es un artículo originalmente escrito por Jason Swensen y fue publicado en thechurchnews.com con el título “Remember and never forget: Elder Holland teaches graduates how to have guaranteed happiness”.