El élder  Dallin H. Oaks del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, participó de una charla el martes 9 de junio de 2016 en St. Jones College de la Universidad de Oxford. “Ninguno de nosotros puede ignorar la importancia de la religión a nivel global –  en lo político, resolución de conflictos, desarrollo económico, ayuda humanitaria y más”, expresó.

El apóstol mormón se dirigió a un grupo enfocado en la libertad religiosa convocado entre el Seminario de Pensamiento Constitucional del Instituto Americano Rothermere  de la Universidad de Oxford, el Programa de Gobierno Constitucional de la Facultad de Leyes, el Programa de Religión y Relaciones Internacionales (Regents Park College), y la publicación de Ley y Religión de Oxford.

“Los gobiernos deben garantizar la libertad religiosa de sus ciudadanos”, argumentó Elder Oaks, quien ha sido juez de la Corte Suprema de Utah y profesor de Derecho de la Universidad de Chicago que ha estado escribiendo y hablando sobre la libertad religiosa durante más de 50 años.

El élder Oaks comentó que voces prominentes están desafiando la protección de la religión, según está incluida en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948, tal como él puntualizó. “Otras voces tratan de marginar la religión y los creyentes, por ejemplo mediante la limitación de la libertad religiosa a la enseñanza en iglesias, sinagogas y mezquitas, mientras que se niega el ejercicio de las creencias religiosas en la plaza pública.”

El día antes de su discurso en Oxford, élder Oaks también participó en el Grupo Parlamentario de Todos los Partidos (APPG) para la Libertad Internacional de Religión o Creencias, una reunión en la Cámara de los Lores en el Parlamento del Reino Unido en Londres. El grupo existe para elevar el perfil de la libertad internacional de religión como uno de los derechos de humanos entre los parlamentarios, los medios de comunicación, el gobierno y el público.

Concluyó su participación hablando de varias ventajas que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene para ayudar a magnificar su impacto, incluyendo la experiencia de los voluntarios, las contribuciones financieras de los miembros y una organización mundial de base local que puede ser movilizada inmediatamente. En marzo de 2016, líderes de la Iglesia invitaron a las mujeres de todas las edades a ayudar a los refugiados en sus comunidades locales.

Fuente: Sala de Prensa Mormona