Élder Uchtdorf: La ciudadanía en el reino de Dios es la mayor esperanza para la humanidad

élder Uchtdorf - 4 de julio

“La ciudadanía en el reino de Dios Todopoderoso está abierta a todos. Nos convierte a todos en mejores ciudadanos de nuestra propia nación. Nos hace mejores vecinos y amigos, a nivel local y mundial. Fomenta la paz, la comprensión, la cooperación y la prosperidad”, enseñó el élder Dieter F. Uchtdorf del Cuórum de los Doce Apóstoles en la víspera del Día de la Independencia en los Estados Unidos.

Libertad de Uchtdorf

El élder Dieter F. Uchtdorf y su esposa Harriett forman un corazón con las manos para saludar a la audiencia durante el Festival del Servicio Patriótico de la Libertad de América en el Marriott Center de Provo, el domingo 3 de julio de 2022. Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

El élder Uchtdorf ofreció un contundente mensaje durante el Servicio Patriótico del domingo por la noche en el Marriott Center en el campus de la Universidad Brigham Young. Él habló de su esperanza para la humanidad:

“Hoy oro para que este 4 de julio, nuestro Día de la Independencia, declaremos nuestra independencia de la división y amargura de nuestro día y abracemos la luz independiente del evangelio de Jesucristo”.

El élder Uchtdorf dijo a la multitud que se sintió profundamente honrado de hablar con ellos. Nació en lo que hoy es la República Checa en medio de la Segunda Guerra Mundial. De niño, jugó en los cráteres de bombas.

Su familia huyó de la violencia y ellos mismos eran refugiados, por lo que cuando el élder y la hermana Harriet Uchtdorf visitaron Europa del Este hace unos meses, y se reunieron con personas que están sufriendo los efectos del conflicto armado de nuevo, el élder Uchtdorf dijo que se vio a sí mismo en sus ojos.

“Entiendo, hasta cierto punto, el miedo, la desesperación y la incertidumbre que sienten esas familias desplazadas. Era una sensación que se conectaba con un profundo dolor dentro de mí. Su dolor se sintió fresco, inmediato y personal”, dijo el élder Uchtdorf.

Pero junto con el miedo, vio otra cosa: resiliencia, fe en un poder superior, gran fuerza de carácter y esperanza.

“Hoy les diré lo que les dije: nuestro amado Padre Celestial tiene a las naciones del mundo en sus manos”, dijo el élder Uchtdorf. “Ninguna amenaza terrenal está más allá de su poder para superar. Ningún resultado le toma por sorpresa. Lo ha previsto todo”.

Y así, a pesar de las amenazas a la paz y la libertad en todo el mundo, el élder Uchtdorf tiene esperanza.

Libertad de Uchtdorf

El élder Uchtdorf dijo: “Hoy les diré lo que les dije: nuestro amado Padre Celestial tiene a las naciones del mundo en sus manos”. Imagen: la Iglesia de Jesucristo.

La ciudadanía en el Reino de Dios cambia los corazones

El élder Uchtdorf dijo que el adversario adopta una tendencia humana a sospechar de aquellos que piensan diferente, en los deportes, la política, la religión, las culturas, los barrios e incluso en las familias, y luego intensifica esa división.

La gente puede optar por rechazar las mentiras y adoptar una mejor manera: “Podemos escapar del ciclo interminable de odio y crear uno nuevo de confianza, comprensión y cooperación”.

“Tengo tres ciudadanías”, dijo el élder Uchtdorf. “Soy ciudadano de los Estados Unidos de América. También soy ciudadano de Alemania. Y tengo una tercera ciudadanía preciada. Soy ciudadano del reino de Dios y discípulo de Jesucristo”.

Cómo obtener la ciudadanía en el reino de Dios

La ciudadanía en el reino de Dios no se basa en el lugar de nacimiento, el idioma o el dinero: “No se trata de quién eres, sino de quién estás dispuesto a llegar a ser”.

Mosíah 18 describe lo que uno debe hacer para obtener la ciudadanía en el Reino de Dios:

  • Escucha, cree y actúa según la palabra de Dios.
  • Arrepiéntete y ejerce la fe en el Señor.
  • Deja de lado los intereses egoístas y, en su lugar, soporta las cargas de los demás, llora con los que lloran y consuela a los que necesitan consuelo.
  • Bautízate y camina con santidad de corazón.

“¿Te imaginas cómo sería el mundo si todos, independientemente de nuestra ciudadanía en los reinos del mundo, abrazaran estos principios del reino de Dios?” preguntó al élder Uchtdorf. “¿Y si la humildad, la compasión y la santidad sustituyeran a la terquedad, la codicia y la corrupción? Nuestros corazones podrían finalmente “unirse en unidad y amarse los unos hacia los otros”.

El élder Uchtdorf saluda a los asistentes en el Marriott Center en el campus de la Universidad Brigham Young. Imagen: The Church News.

El poder de la virtud

Además, el élder Uchtdorf enseñó sobre la importancia y el poder de la virtud.

“En este país, tenemos la suerte de tener una Constitución inspirada que establece una forma ejemplar de gobierno. Pero sin virtud personal, no es suficiente”, aclaró el apóstol.

Citó a Samuel Adams, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, quien escribió: “Ni la constitución más sabia ni las leyes más sabias garantizarán la libertad y la felicidad de un pueblo cuyos modales son universalmente corruptos”.

Elegir algo mejor

El élder Uchtdorf dijo que si bien hay odio, sufrimiento y división por todas partes, y aunque la humanidad ha cometido terribles errores en el pasado, “no estamos condenados a repetirlos. Hay una salida. Dios ha puesto dentro de cada uno de nosotros el poder de elegir algo mejor”.

A medida que las personas se esfuerzan por la bondad y buscan llenar sus corazones de amor por Dios y por los demás, el odio y las intenciones crueles se disuelven: se transforman de adentro hacia afuera.

“Y aunque no podemos controlar lo que otros pueden hacer, podemos elegir por nosotros mismos. Podemos rechazar el egoísmo, la codicia y el orgullo. Podemos dejar de lado el odio y dirigir nuestros corazones hacia nuestros hermanos y hermanas. Podemos aceptar nuestro propósito superior: soportar las cargas de los demás. Al hacerlo, cumplimos de verdad la ley de Cristo. Esta es la esperanza más brillante para la humanidad”.

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org

También te puede interesar:

| Inspiración, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *