Élder Uchtdorf: El Salvador sabe dónde estás, conoce tu corazón y desea rescatarte

servicio

Quiero comenzar este artículo con una experiencia:

Me encanta ver los rostros de alegría de las personas que rescatan animales de los refugios. Sus rostros solo son superados por la alegría de los animales.

Con mucha frecuencia, las personas comentan después que en realidad los animales fueron los que los rescataron¿Cómo es eso?

Se enfrentaron a un corazón herido o un espíritu quebrantado, y esas criaturas leales y amorosas los hicieron sentir valorados nuevamente.

Todos necesitamos ser rescatados de vez en cuando

bondad

También te puede interesarTras 21 años como reo, el servicio dominical de la Iglesia en prisión cambió su vida

En verdad, todos necesitamos ser rescatados de vez en cuando.

Grabamos en nuestros corazones los nombres de las personas que se acercaron a nosotros genuinamente y nos sacaron del hoyo.

Esa persona podría ser un obispo que te dio un consejo inolvidable. Podría ser un padre que intervino para prevenir una adicción. Podría ser una querida amiga que insistió en que salieras con su hermano, que finalmente se convirtió en tu maravilloso esposo.

Incluso podría ser alguien que simplemente te escuchó, y te hizo sentir que existes y que hay personas que te apoyan.

No está mal aceptar la ayuda de los demás para cosas que creíamos que podíamos hacer solos

abuso

Todos experimentamos el sentimiento de estar perdidos, tomamos decisiones imprudentes o suceden cosas que están fuera de nuestro control.

Necesitamos que nuestro prójimo nos saque del tráfico, que nos dé resucitación cardiopulmonar o que nos sujete cuando nos sintamos heridos.

La pérdida es parte de la mortalidad, y aprender a aceptar el cambio no debe ser una experiencia solitaria. Debemos apoyarnos unos a otros, sacar fuerzas unos de otros y aceptar el servicio y la bondad.

Muchos de nosotros somos independientes; queremos resolver nuestros problemas solos. Pero, ¿no es más prudente hacerlo a la manera de nuestro Padre Celestial? Su manera consiste en que nos acerquemos a Él.

Obtener ayuda de fuentes inspiradas

impresiones espirituales

Mediante la oración y la meditación podemos descubrir qué hacer. Puede que sea algo que nunca hayamos considerado.

Además, Dios definitivamente obra mediante otras personas para contestar nuestras oraciones. Debemos abrir nuestros corazones y brazos, y dejar que otros se acerquen lo suficiente como para animarnos.

Camilla Kimball dijo una vez:

“Nunca reprimas un pensamiento generoso”. 

Me gustaría agregar, “y nunca rechaces a nadie porque podría ser alguien que Dios envió para ayudarte”.

Debemos permitir que otros presten servicio o los privaremos de ese sentimiento especial de hacer el bien a los demás.

Parte de hacer las cosas a la manera de Dios es aceptar la asombrosa expiación de Cristo y ejercer ese poder aquí y ahora, para ayudarnos a superar los desafíos de la vida.

Nunca fuimos destinados a ser robots singulares en un mundo solitario y estéril. El élder Dieter F. Uchtdorf dijo:

“Nuestro amado Salvador sabe dónde estás. Él conoce tu corazón. Él desea rescatarte”.

¿Cómo Él puede rescatarte?

1. Busca una bendición del sacerdocio

bendición patriarcal

Esta es tu oportunidad de conocer la voluntad de Dios y recibir guía personal.

2. Busca tu problema en la Guía para el Estudio de las Escrituras

Luego, estudia los versículos sobre ese tema. Asimismo, busca citas de líderes sobre ese asunto.

En mi caso, tengo un par de citas como fondo de pantalla de mi computadora.

Una dice: “No le digas a Dios lo grande que es tu tormenta. Dile a la tormenta lo grande que es tu Dios “. La otra dice: “Una bendición es todo aquello que te acerca a Dios”.

Ciertas citas profundizan en nuestro corazón y nos elevan a un lugar de mayor fe y coraje.

3. Visita el templo

utah templos

Templo de Ogden Utah. Créditos: Alan Fullmer

Aunque la mayoría no están abiertos completamente, solo caminar por los jardines puede traer una sensación de paz y claridad.

El Espíritu puede hablarte y guiarte a través de cualquier calamidad que enfrentes.

4. Recuerda que tus antepasados ​​también te cuidan

ángeles

El élder Jeffrey R. Holland dijo:

“En el evangelio de Jesucristo, recibes ayuda de ambos lados del velo y nunca debes olvidar eso. 

Cuando la decepción y el desánimo surjan, recuerda y nunca olvides que, si nuestros ojos pudieran abrirse, veríamos caballos y carros de fuego hasta donde alcanza la vista cabalgando a una velocidad temeraria para acudir a nuestra protección”. 

Una vez que estemos del otro lado del velo, será fascinante enterarnos de todas las veces que fuimos rescatados y ni siquiera lo sabíamos.

5. Recuerda que ya has sido rescatado por nuestro Salvador, Jesucristo

depresión

Él ha pagado por nosotros con su sangre, somos suyos y solo necesitamos arrepentirnos para calificar para la exaltación. ¡Qué regalo tan glorioso e incalculable!

Así como somos rescatados, debemos rescatar

manos servicio

Hay otra cara de esta moneda: También debemos rescatar a otros.

De hecho, esa es una receta probada y verdadera para tener felicidad y paz.

Cuando ayudamos a otros, incluso en medio de nuestras propias pruebas, nuestras almas se elevan. Abrimos un canal para recibir más impresiones.

Cuando sentimos la impresión ​​de llamar o visitar a alguien, podríamos estar respondiendo a una necesidad desesperada. Nadie es inmune a la crisis. 

Cuando piensas, “Oh, ella siempre es fuerte; ella no necesita que la ayude”, podrías estar equivocado.

dispuestos a recibir

Al igual que cuando pensamos que estamos rescatando a un cachorro, podemos descubrir que nuestro intento de rescate en realidad nos rescató a nosotros.

Ayudar a una anciana a recostarse en su cama cada noche para dormir, puede parecer una tarea tediosa para los demás. Sin embargo, solo tú sabrás lo bien que te hizo sentir ese acto de servicio. El amor ensancha tu corazón.

El sacrificio purifica tus pensamientos. La gentileza vence tu ira. Un simple acto te enseña lo que es realmente importante en la vida. Aprendes a respetar a todos los seres humanos.

Ser más como Cristo

Yongsung Kim, “I will give you rest”

El servicio es típico de Cristo. Cuando hacemos lo que Él haría, lo estamos imitando y nos estamos volviendo como Él.

Salvar, rescatar, tender la mano a alguien que se ha apartado: todas estas son formas de mostrarle a Cristo que estamos tratando de ser como Él y está funcionando. 

Hay un brillo especial en los rostros de las personas que brindan servicio. No se puede comprar ni pedir prestado. En pequeños incrementos, nos volvemos más como Él cuando servimos y amamos a los demás.

Rescatar a otros nunca los pone en deuda con nosotros porque hemos ganado mucho, de muchas maneras.

Es terreno sagrado, ¿no? Hemos hecho lo que Cristo haría y lo que Él espera que hagamos. Nunca lo defraudemos.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Joni Hilton y fue publicado en Meridian Magazine con el título “Has Anyone Ever Saved You From Disaster?

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *