El siguiente es un extracto de Help Thou Mine Unbelief: Scientific, Historical, and Spiritual Evidence of God.

El soñar es una parte universal del ser humano y es una de las muchas maneras metafísicas en las que Dios se comunica con Sus hijos. Mientras que la mayoría de los sueños parecen tener poco valor en el día a día, muy pocos argumentarían cómo algunos sueños pueden ser increíblemente útiles. Los sueños pueden proveernos con una mezcla de beneficios como visiones proféticas, destellos de creatividad y una conciencia elevada de uno mismo.

Algunos sueños están llenos de mensajes de asuntos religiosos y de despertares espirituales que provienen del velo y que parecen gritar que hay un Dios. Los sueños proveen consuelo sagrado y entendimiento, incluso [proveen] una muestra de la eternidad, y son producidos y dirigidos especialmente para una persona en particular, en un momento particular, por un propósito en particular.

 

Un sueño me ayudó durante una crisis de fe

dreams_a-dream-helped-me-through-a-crisis-of-faith

Aprendí que cada pregunta será contestada en el cielo

 

Fui bendecida con un sueño en un momento en que mi fe estaba siendo probada. Nunca tuve otro parecido, así que agradezco sus efectos duraderos en mi fe y en mi testimonio. El sueño comenzó conmigo y una de mis mejores amigas sentadas en una banca afuera de la oficina del obispo, aparentemente [estábamos] esperando por tener una entrevista.  Mientras estábamos sentadas, comenzamos a discutir mi intenso deseo de ver más allá del velo y presenciar por mi misma, que la vida, efectivamente, continúa después de la muerte y que lo que me habían enseñado toda mi vida era verdad.

Mi amiga escuchó cariñosamente y entonces dijo repentinamente, “puedo llevarte ahí”. Respondí con incredulidad pero me aseguró de que ella podía llevarme a través del velo al mundo de los espíritus en ese momento. Cuando acepté con entusiasmo, la imagen en mis sueños nos mostró instantáneamente dejando un reino y estando en otro. Entendí que este lugar debía ser el mundo de los espíritus donde los espíritus de aquellos que han dejado esta vida residen antes de la resurrección y el juicio.

La porción de este mundo en la cual nos encontrábamos se parecía mucho al interior de una escuela secundaria grande o una universidad. Había áreas muy amplias como cafeterías y los patios de afuera estaban llenos de pequeños y grandes grupos de personas en el proceso de aprendizaje. Los líderes de grupo o maestros estaban instruyendo a estos espíritus en lo que percibí que era principios del progreso eterno. Y digo “percibí” porque nunca escuché nada, a pesar de que podía oír a mi amiga mientras hacía el recorrido.

Le pregunté si podía responder a todas mis preguntas en este lugar, y ella me aseguró que sí podía. Teniendo la necesidad de una aclaración pregunté una segunda vez, “¿quieres decir que encontraré una respuesta ahora a cualquier pregunta que yo haya tenido sobre la vida y el universo?” Ella respondió de manera positiva otra vez y fui inmediatamente invadida de alegría y asombro, de una manera que nunca había sentido antes en mi vida. Por fin, podría encontrar respuestas.

Ese sentimiento se quedó conmigo hasta que desperté, dándome sensaciones de liviandad y escalofríos en todo mi cuerpo y espíritu. Traté de aferrarme a todo lo que había visto y sentido sabiendo que tan fugaces pueden ser los sueños. Para mí este no había sido un simple sueño. Fue un regalo de Dios, un pedazo de eternidad que Él sabía que necesitaba para reforzar mi fe.

El sueño terminó con nosotras otra vez en la banca afuera de la oficina del obispo, sin haber tenido la oportunidad de hacer preguntas mientras estábamos en el mundo de los espíritus. Sorpresivamente, recordé no haberme sentido decepcionada después de despertar y no haber hecho ninguna de mis preguntas. Parecía ser suficiente que mi vistazo de la divinidad me dio una segura certeza de que esta vida no era el final y que todo lo que había anhelado entender algún día estaría a mi alcance.

 

Conciencia y Espíritu

Los científicos todavía se preguntan sobre el espíritu y la conciencia

Los científicos todavía se preguntan sobre el espíritu y la conciencia

Ya que el pensamiento de la conciencia y espiritualidad siempre ha sido la mayor perplejidad para la ciencia, a menudo se explica como un mero mecanismo del cerebro. Sin embargo el asombroso número de experiencias metafísicas, tales como visiones, comunicaciones después de la muerte, experiencias cercanas a la muerte, incluso sueños reportados por individuos alrededor del mundo, parece indicar lo contrario.

El acto mismo de soñar es un testamento de que los humanos tienen un espíritu distinto del cuerpo. Los sueños nos dan la experiencia de viajar a otras dimensiones de tiempo y espacio, interactuando con personas en alrededores irreales lejos de nuestro mundo físico mientras el cuerpo yace dormido en cama. Si nos fijamos en la sensación de soñar, el consciente parece separarse del cuerpo. Entonces, cuando soñamos también nos separamos de amigos y familia, uno podría empezar a ver la posibilidad de que el espíritu está sobreviviendo la muerte física.

 

El Cerebro Como un Conducto

dreams_the-brain-as-a-conduit

¿Puede la actividad cerebral darse cuenta de todo lo que experimentamos cuando soñamos?

Algunos científicos querrán hacernos creer que los sueños son el resultado de la actividad parcial del cerebro mientras dormimos que fabrica imágenes extrañas y fugaces que surgen solamente de la actividad biofísica en el cerebro y el cuerpo. Entonces estudian y experimentan usando dispositivos sofisticados de neuroimagen para grabar la actividad cerebral e interpretar lo que encuentran. Y ellos saben mucho.

Docenas de estudios neuropsicológicos y de neuroimagen han demostrado de manera concluyente que el sueño MOR [Sueños de Movimiento Oculares Rápido], en el cual se cree que ocurren los sueños vívidos, está asociado con un patrón particular de activación cerebral centrada en la amígdala en el sistema límbico. Porciones de la zona anterior del cerebro son consistentemente activadas durante el sueño MOR mientras que otras áreas y sistemas son desactivadas. El producto de este diseño único de activaciones y desactivaciones en el cerebro es, ineludiblemente, los sueños.

Esa es la pura explicación física de soñar, pero los estudios también se enfocan en otros ángulos. Algunas investigaciones se enfocan en la biofisiología del dormir y soñar y lo que influencia ese proceso, mientras que otras investigaciones miran el contenido del sueño. Los expertos también observan por qué soñamos y cuáles son las funciones de los sueños, lo cual produce una variedad de teorías. Las teorías  más populares incluyen:

  • Restauran nuestra mente y cuerpo.
  • Ayudan con el aprendizaje y la memoria.
  • Mantienen el cerebro en el nivel correcto de conciencia/descanso durante el sueño.
  • Permiten a la mente manejar alteraciones en la noche sin despertarse.
  • Mantienen nuestro sentido de sí mismo y plenitud a través del sueño.
  • Nos permiten explorar nuevas e inusuales áreas de nosotros mismos.
  • Resuelven los conflictos que ocurrieron durante el día.
  • Contextualizan las emociones que ocurren cuando estamos despiertos.
  • Practican lidiar con amenazas.

Hasta ahora no hay nada que se oponga a la idea de que nuestra religión nos haga creer que los sueños son vehículos de comunicación con Dios. Mientras el cerebro crea o facilita el proceso de los sueños que suceden en la conciencia humana, también actúa como conducto para la recepción de mensajes o mensajeros espirituales. Una vez más Dios usa las leyes de la naturaleza, en esta caso, la actividad cerebral durante el sueño, para interactuar con sus hijos.

 

Los Sueños Pueden Conectarnos con Dios

dreams_dreams-can-connect-us-with-god

Los sueños reveladores se quedan en nuestras mentes y en nuestras creencias

Mientras que los sueños reveladores vienen de Dios, a menudo sus mensajes son transportados a través de otras personas. El Élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles, habló acerca de los sueños:

Se puede recibir revelación mediante un sueño, cuando hay casi una transición imperceptible entre el estar dormido y el despertar. Si te esfuerzas por aprehender su contenido de inmediato, podrás registrarlo con gran detalle; si no, se esfumará con rapidez. Por lo general, a la comunicación inspirada durante la noche la acompaña un sentimiento sagrado durante toda la experiencia. El Señor utiliza personas a quienes les tenemos un gran respeto para enseñarnos verdades en un sueño, puesto que confiamos en ellas y escucharemos su consejo. Es el Señor quien está enseñando mediante el Espíritu Santo; sin embargo, en un sueño, Él puede hacer que nos sea más fácil entender y que se conmueva más nuestro corazón enseñándonos mediante alguien que amamos y respetamos.

Por ejemplo, el miembro de la iglesia Martins Enyiche describió para Ensign como él dejó de ir a la iglesia por un desacuerdo con su presidente de estaca. Después de que su esposa le dijera que orara al respecto antes de tomar tan drástica decisión, él tomó su consejo y se arrodilló a orar. Esa noche, tuvo un sueño en el que su abuelo se le apareció y lo reprendió por su inhabilidad de seguir a su líder del sacerdocio.

Después de despertar y no poder volver a dormir, él pasó la noche meditando sobre su sueño. Esto lo impulsó a ir al día siguiente con su presidente de estaca, pedirle disculpas y regresar a las actividades de la iglesia. Él dijo que sintió que esa experiencia fue la preparación para lo que pasó poco después. La compañía para la que trabajaba lo envió a él y a su familia a vivir a Nigeria donde pronto fue llamado a ser presidente de rama.

Los sueños de visita, donde un familiar que ha partido es enviado a consolar al cónyuge afligido o para proveer un mensaje de alguna clase, no son poco comunes. El renombrado investigador de sueños y educador Dr. Patrick McNamara, proporcionó buena información de los elementos comunes de los sueños de visita. Entre ellos está la aparición de un fallecido que luce saludable en vez enfermo. A menudo parecen mucho más jóvenes.

El fallecido asegura al soñador telepáticamente o mentalmente que están bien y que siguen cerca. Los sueños de visita son típicamente claros, vívidos e intensos en vez de desorganizados o extraños y se siente como visitas reales cuando el soñador despierta. El soñador se somete a un cambio marcado por la experiencia y puede ver una perspectiva más amplia y resolución en su duelo.

Otro ejemplo involucra a Lynda y a su hermana quienes sentían una tremenda culpa por no estar presentes cuando su madre murió. Las circunstancias fuera de su alcance las mantuvieron lejos de tan importante momento. Pero unas semanas después después de que su madre falleciera, Lynda tuvo un sueño que le trajo paz. Ella estaba parada detrás de la barandilla en la cresta de un cañón profundo y estrecho. Sus padres [su padre había muerto años antes] estaban sentados en el patio de un restaurante en México, donde habían ido de vacaciones años antes. Cuando su madre la vio, sonrió y la saludo. Lynda sabía que no podía unirse a sus padres pero estaba feliz por verlos juntos y supo que su madre había hecho bien la transición.

Una semana después, Lynda descubrió que su hermana había recibido el mismo sueño, con una variación. Su hermana había recorrido a lo largo de la barandilla en un intento de encontrar una entrada para ir con sus padres. Además de encontrar la paz mediante ese sueño, las hermanas rieron porque su madre solía decir de la hermana de Lynda, “esa chica no puede tener un no por respuesta”.

Los sueños también pueden proveer advertencias divinas o mensajes que el soñador necesita para hacer cambios en su vida. El Dr. McArthur Hill, un ex médico de abortos, describe lo que él llamó una pesadilla recurrente que eventualmente lo llevó a dejar de hacer abortos.

En mis pesadillas ayudaba a dar a luz  a un saludable bebé y lo sostenía, y me enfrentaba a un jurado de personas sin rostro y les preguntaba qué hacer con este bebé. Ellos levantaban el dedo pulgar o lo bajaban y si ellos bajaban el dedo entonces tenía que dejar caer al bebé en una cubeta de agua. Nunca llegué al punto de dejar caer al bebé en la cubeta porque siempre me despertaba en ese punto. Pero era muy claro para mí que había algo inconscientemente pasando en mi mente.

Sueños Registrados en la Antigüedad

dreams_dreaming-recorded-anciently

Los registros antiguos hablan de sueños reveladores.

 

Soñar es uno de los conectores básicos de espiritualidad entre la mayoría de las fes en el mundo a lo largo de la historia. Por ejemplo, la interpretación de los sueños en el Talmud, una colección de las enseñanzas de la religión judía compilada desde los años 200 A.C al 300 D.C; las descripciones de los sueños están en el Upanishads, los textos sagrados Hindúes que datan al siglo séptimo A.C; aparecen en los escritos de los chamanes tribales entre el Diegueño, nativos americanos de lo que es ahora el sur de California; y encontramos análisis de sueños en el tratado Sobre los sueños, escrito por Sinesio, un obispo cristiano de Ptolemaida a principios del siglo quinto D.C. También se encuentran en la Biblia y en el Libro de Mormón (ver 1 Nefi 1:16; 8:2; Daniel 2;7; Alma 30:28; Génesis 28:10-22; 1 Reyes 3:5, Éter 9:3).

Otros reportes de sueños son encontrados a lo largo de las escrituras. La materia de estos sueños varía, demostrando que Dios envía mensajes para tocarnos y enseñarnos de acuerdo a su propósito y de acuerdo con nuestras necesidades. Algunos ejemplos son:

  1. Narración de eventos futuros (Génesis 37:5; 40:5,8; 41:15)
  2. Predicción de la aparición de el Salvador (Génesis 28:10-22; 31:24; 1 Reyes 3:5; 1 Nefi 2:1-2; 3:2)
  3. Ministerio de ángeles a los fieles (Génesis 31;11; Mateo 1:20; 2:13, 19)
  4. Advertencias proféticas (Eter 9:3)
  5. La enseñanza de la verdad mediante simbolismos (1 Nefi 8; 9; 10; 15:21)

Estos relatos de las escrituras, junto con todos los otros sueños reveladores recibidos por las personas cada día, son testamentos de un Dios que se comunica con sus hijos mortales. Ellos sirven como evidencia que nuestros cerebros fueron diseñados para ser canales de la comunicación Divina y que nuestro yo consciente es capaz de trascender lo físico. Los sueños, como otras formas de comunicación más allá de este velo mortal, son una prueba más de Dios.

 

Este artículo fue originalmente escrito por Nancy Browne para mormonhub.com y traducido al español por Wendy Vianey Almazán Cano para mormonsud.com