Élder Uchtdorf: Eres hijo del más grande y glorioso del universo, eres glorioso y eterno

Jane miró al vacío contemplando si todavía merecía o no el amor del Señor después de haber cometido error tras error. ¿Fue demasiado lejos como para volver alguna vez al Señor? Ella pensó que sí y decidió alejarse de Él.

“Probablemente, Él no querría tener nada que ver con alguien como yo. Dios me amaba, pero estoy segura de que lo decepcioné. Entonces, ¿de qué sirve que vuelva a Él?”, pensó. 

Jane no es la única persona que piensa que ya no es digna del amor del cielo porque cometió un error o incluso una serie de errores.

También te puede interesarPdte. Nelson: El arrepentimiento es la clave para evitar la desdicha de las trampas de Satanás

Todos tenemos debilidades. Todos cometemos errores. A veces, es difícil no preguntarse si nuestras debilidades y errores nos hacen menos valiosos como personas o menos merecedores de amor.

Con frecuencia, el pensamiento persistente que tira de nuestras mentes es que nuestros errores nos definen. Sin embargo, la verdad es que en realidad nos refinan.

Entender quiénes somos realmente

Una de las muchas razones por las que podemos alejarnos de nuestra identidad divina es porque simplemente no la reconocemos.

Conocer nuestra naturaleza divina y valor absoluto puede ayudarnos a comprender y superar incluso los desafíos más difíciles que enfrentemos.

¿Qué es la identidad divina? “Divino” se relaciona con Dios. Ya que somos hijos de padres celestiales, esto nos convierte en hijos e hijas del Rey de todos los reyes. Tú y yo somos hijos de Dios.

Padre Celestial

Dieter F. Uchtdorf compartió:

“Ustedes son hijos e hijas del ser más grande y glorioso del universo… No son seres ordinarios. Son gloriosos y eternos. 

Si tan solo entendiéramos quiénes somos y lo que nos espera, nuestros corazones rebosarían de tal gratitud y felicidad que iluminaría incluso los más oscuros dolores con la luz y el amor de Dios”.

Por supuesto, habrá ocasiones en las que escucharemos voces que nos digan que somos tontos al creer que somos divinos o especiales.

Voces que intentarán convencernos de que somos inútiles, poco atractivos, que no servimos para nada, que no tenemos talento o que somos nuestros errores.

No obstante, recordemos todos que nuestros errores y debilidades no definen quiénes somos.

Saber quién eres puede ayudarte a vencer el pecado y la culpa

El Señor se regocija cuando nos arrepentimos y nos esforzamos por evitar repetir nuestros pecados.

El arrepentimiento nos acerca a Él y nos ayuda a conocerlo mejor.

Los pecados hacen que nuestras cargas se sientan más pesadas. Por eso, Dios nos ha dado una manera de quitar esta carga y, por eso, el arrepentimiento es un proceso gozoso.

Él nos dio una manera de limpiarnos de nuestros pecados porque nos ama.

Debemos limpiarnos de nuestros pecados para poder regresar a Su presencia.

amor propio felicidad

Si has cometido errores, grandes o pequeños, Satanás intentará hacer que te sientas indigno. Puedes sentir eso debido a que no has cumplido tus metas o las expectativas de otras personas. Puedes sentir que no eres tan bueno como las personas que te rodean.

Es posible que te hayas comparado con otras personas que parecen estar “mejor” en la vida. Es posible que incluso hayas sentido que Dios ya no te ama o se ha olvidado de ti por los pecados que has cometido.

No dejes que estos errores y debilidades te impidan venir a Cristo o te hagan pensar que no eres lo suficientemente bueno para Él o que Su amor es solo para aquellos que no han pecado.

Jesucristo no murió por personas perfectas. No sacrificó su vida por aquellos que lo tienen todo resuelto. Él no vino a la Tierra y predicó para aquellos que lo sabían todo.

Debido a que ninguno de nosotros es perfecto ni tenemos todo resuelto ni lo sabemos todo, Él vino aquí por todos los que hemos pecado, sin importar la gravedad de nuestros errores. ¡Él hizo todo eso porque tú eres de gran valor para Él!

Existe la verdad definitiva de que tu valor no depende de si has hecho grandes cosas en la vida o no. Tu valor no depende de los errores o las cosas buenas que has hecho.

Ante la vista de nuestro Dios Todopoderoso, tu valor es el mismo.

“Para Él, ¡siempre vale la pena amarte, perdonarte y salvarte! Siempre tendrás esa identidad divina en ti”.

Si tus pecados alguna vez se sienten como una carga pesada. O, si te has alejado de Dios debido a los errores que has cometido, esto no significa que Dios te ama menos.

Siempre habrá la esperanza de que vengas a Él y seas perdonado.

Él siempre te esperará con los brazos abiertos, listo para abrazarte con calidez y amor porque eres Su amado y preciado hijo.

Fuente: Faith.ph

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *