Lo que dicen las Escrituras sobre “el amor no correspondido”

Querer a alguien que no te quiere de la misma manera puede causar mucho dolor.

En medio de esos momentos, puede parecer imposible controlar tus emociones y encontrar la paz.

Puede ser especialmente difícil mientras te esfuerzas por encarnar los principios del evangelio de caridad y esperanza, al mismo tiempo que respetas el albedrío de la otra persona, purificas tus propias motivaciones y te sometes a la voluntad de Dios.

Si bien es posible que nos sintamos solos y avergonzados por nuestros sentimientos, es importante tener en cuenta que muchas personas han experimentado un amor no correspondido.

También te puede interesar : 22 maneras de evitar quedarte como “ángel ministrante”

Asimismo es importante que recuerdes que un Padre Celestial amoroso se preocupa por tus sentimientos. Él nos ha proporcionado formas de obtener una perspectiva más elevada.

A medida que estudiamos las Escrituras, podemos encontrar consuelo y claridad sobre todos los aspectos de nuestra vida, incluso cómo lidiar con nuestras relaciones amorosas.

Aquí hay algunas escrituras que pueden enseñarnos a sobrevivir a un amor no correspondido. ¡Veamos!

Proverbios 13:12

“La esperanza que se prolonga es tormento del corazón, mas árbol de vida es el deseo cumplido”.

Con frecuencia, el amor no correspondido trae sentimientos de vergüenza que nos hacen querer deshacernos de la esperanza. Pensamos que cuanto más esperanza tengamos, más dolor sentiremos cuando no suceda o no se materialice lo que esperamos.

Nos sentimos tontos por albergar emociones tan profundas por alguien que no invierte tanta energía emocional como nosotros.

Esta escritura en Proverbios nos recuerda el equilibrio que debe haber en nuestra esperanza. No deberíamos sentirnos avergonzados de nuestros sentimientos.

Toda esperanza conlleva un riesgo, pero es importante no perderla. De hecho, uno de los símbolos más poderosos del evangelio, el árbol de la vida, se usa para representar la obtención de lo que esperamos.

Es posible que necesitemos poner nuestras esperanzas en una perspectiva diferente.  Quizás, debamos trabajar para encontrar algo nuevo en lo que tener esperanza.

Si estás luchando por ver lo positivo que traerá el futuro debido a un amor no correspondido, esfuérzate por enfocarte en la mayor esperanza de todas: La esperanza de la expiación de Jesucristo, que promete que todas las cosas serán justas al final.

Isaías 55: 10 – 11

“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para lo cual la envié”.

Cuando quieres tanto a alguien, puede ser muy decepcionante que no se desarrolle una relación.

Quizás te preguntes por qué existieron estos sentimientos en primer lugar. Lo más probable es que empieces a desear no haber conocido nunca a esa persona en la que depositas tu afecto.

Te burlas de la idea de que “es mejor haber sentido amor que nunca haberlo experimentado”.

En Isaías, Dios nos recuerda que nada sucede sin un propósito. Puede que no sea el propósito que deseamos o esperamos. Sin embargo, nada de lo que Dios hace en nuestras vidas es en vano.

¡Puedes tener éxito! Puedes descubrir cómo querer a alguien hace que tu corazón sea más grande, incluso si esa persona no siente lo mismo.

¿Cómo tus sentimientos te han ayudado a ser más como Cristo? Si no ha sido así hasta ahora, ¿qué puedes hacer para que esta experiencia te ayude a sentir más caridad?

Esta escritura también es un gran recordatorio de que la palabra de Dios siempre se cumplirá. Puede parecer que todo esté perdido ahora. No obstante, Dios tiene un plan para el gozo y la paz eventuales para cada uno de nosotros.

1 Corintios 13: 4 – 7

problemas con los jas

La caridad es sufrida, es benigna; la caridad no tiene envidia, la caridad no se jacta, no se envanece; no se comporta indebidamente, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal; no se regocija en la maldad, sino que se regocija en la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Todos los tiernos sentimientos de nuestro corazón humano se hacen pequeños por la gloria y el poder de la verdadera caridad.

Desarrollar y expresar caridad es algo hermoso. En lugar de enfocarte en sentimientos como el capricho o el amor romántico, trata de elevar esos sentimientos para que puedas tener el verdadero amor de Cristo en tu corazón.

amor propio

¿Tus sentimientos te hacen actuar con desesperación o con una preocupación justa?

Encuentra una manera de servir adecuadamente a alguien que te importa mucho sin perderte en emociones peligrosas que el adversario pueda tergiversar o utilizar.

Si sientes que tu corazón está fallando, elige la caridad y la encontrarás fortalecida.

Éter 12: 37

amor propio felicidad

Y aconteció que el Señor me dijo: Si no tienen caridad, es cosa que nada tiene que ver contigo; tú has sido fiel; por tanto, tus vestidos estarán limpios. Y porque has visto tu debilidad, serás fortalecido, aun hasta sentarte en el lugar que he preparado en las mansiones de mi Padre.

Nunca te desesperes por intentar amar. Si has sido sincero al tratar de expresar tus sentimientos y has tenido la esperanza de que algo bueno suceda en tu vida, ¡anímate!

Has esperado, soñado e intentado usar tu corazón lo mejor que has podido. Dios no quiere que tengamos corazones fríos o duros.

Puede haber dolor y angustia. Es posible que necesitemos ver nuestro interior para dejar ir y continuar.

Tenemos la promesa de que Dios tomará nuestras debilidades y las convertirá en fortalezas. Independientemente de lo que haga la otra persona, has amado y Dios puede usar eso para hacerte como Él.

Él puede refinar tu amor y colocar un nuevo corazón dentro de ti.

Espero que este mensaje te haya ayudado mucho y ¡no pierdas las esperanzas! ¡Las cosas buenas aún están por venir!

¿Cómo superaste un amor no correspondido? ¡Comparte tu respuesta en los comentarios!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado en ldsdaily.com con el título “What the Scriptures Say About Unrequited Love”.

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *