En tiempos en los que el miedo es más contagioso que el mismo virus, quiero compartir contigo algunas razones para tener esperanza en el presente y futuro.

La realidad es que están sucediendo más cosas buenas que malas en el mundo. Sin embargo, nuestros cerebros están programados para protegernos y es por eso que caemos en pensamientos catastróficos con facilidad, si no recordamos la realidad.

Espero que lo que te diré a continuación pueda recordarte que el mundo no se va a acabar y que todo estará bien.

1. La esperanza está en tu sangre, ¡recuerda a tus abuelos!

También te puede interesarÉl no nos ha desamparado, nos ha preparado para este preciso momento

Pienso mucho en mi abuela Marta que falleció recientemente. Ella tenía 100 años antes de morir y pienso en todo lo que vivió.

¿Cuántas cosas increíbles y horribles pasó? A continuación, haré una pequeña lista:

  • “Martes negro en 1929, que condujo a la Gran Depresión”
  • El biólogo de Harvard George Wald estimó: “La civilización terminará en 15 a 30 años a menos que se tomen medidas inmediatas contra el problema que enfrenta la humanidad”.
  • El ecologista Kenneth Watt le dijo a Time que: “Con la tasa actual de acumulación de nitrógeno, es solo cuestión de tiempo antes de que la luz se filtre de la atmósfera y ninguna de nuestras tierras se pueda utilizar”.
11 de septiembre

Foto por CNN

  • Paul Ehrlich predijo en 1970: “la contaminación del aire… ciertamente tomará cientos de miles de vidas solo en los próximos años”. Ehrlich describió un escenario en el que 200 000 estadounidenses morirían en 1973 durante “desastres de contaminación del aire” en Nueva York y Los Ángeles.
  • “¡Guerra contra América! Los terroristas atacan las torres gemelas y el Pentágono” (11 de septiembre de 2001).
  • “Tsunami mata a miles de personas” (en 2004 un tsunami en el Océano Índico acabó con la vida de más de 200 mil personas).

Todos esos eventos fueron terribles y aun así mi abuela llegó a los 100 años.

Debemos recordar a nuestros abuelos porque pasaron por todo eso y aún así guardaron esperanzas en el futuro. ¡Tú también puedes hacerlo! Está literalmente en tu sangre.

2. Por lo general se transmiten noticias negativas ¡Recuerda las buenas noticias!

influencers

La mayoría de los medios de comunicación quieren llamar la atención de los espectadores a través de noticias desesperanzadoras, que signifiquen una posible amenaza. Pero, no todo lo que sucede en el mundo es malo, ¡necesitamos buscar noticias buenas!

Así que para compensar todos los titulares negativos relacionados con el COVID-19, mencionaré una lista de cosas buenas que están sucediendo al mismo tiempo que el brote del coronavirus:

  • Corea del Sur registró más recuperaciones de coronavirus que nuevas infecciones por primera vez desde el brote.
  • China envía expertos médicos y 18 toneladas de suministros médicos para apoyar la lucha de Italia y España contra el coronavirus.
  • La reducción de la contaminación del aire en China puede haber salvado la vida de 4 000 niños menores de 5 años y 73 000 adultos mayores de 70 años.

madre celestial

  • La primera vacuna contra el COVID-19 fabricada en la Universidad de Saskatchewan, Canadá, ahora se encuentra en fase de prueba.
  • China informa solo 8 nuevos casos de infección por coronavirus en el país, el recuento diario más bajo desde enero (15 de marzo).
  • Jugadores de la NBA están donando dinero para cubrir los salarios de los trabajadores de campo debido al COVID-19.

3. Este es el mejor momento en toda la historia para vivir

Estamos enfrentando una crisis global, es cierto. Pero, si echas un vistazo a toda la historia del mundo, descubrirás que ahora es el mejor momento para vivir. ¡Veamos lo que ocurrió en los últimos años!

  • El 85.8% de los niños en todo el mundo han sido vacunados contra algún tipo de enfermedad.
  • Una vacuna acabó con la viruela en el mundo. Lo que salvó 5 millones de vidas al año, y entre 150 y 200 millones de vidas entre 1980 y 2018.
  • Desde 1990, el ingreso global promedio ha aumentado en un 55%. Por primera vez en 10 000 años, más del 50% del mundo tiene ingresos suficientes para ser considerado de clase media o rico.
  • Con más de 4 mil millones de personas viajando por aire, 2017 fue el primer año en que no hubo muertes por algún accidente de avión.
  • Las tasas globales de suicidio se han reducido en un 29% desde 2000.
  • Entre 1980 y 2017, la población mundial aumentó en un 69%, de 4,46 a 7,55 mil millones de personas, y los recursos son más abundantes que nunca. Investigadores del Instituto CATO descubrieron que “la humanidad está experimentando una sobreabundancia”
  • En los últimos 25 años, el porcentaje de personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo se ha reducido de 36% a 10%. Hace 200 años, 90% del mundo vivía en extrema pobreza.

calamidades

  • A medida que 180 países firmaron el Protocolo de Montreal para eliminar productos químicos como los clorofluorocarbonos (CFC), la capa de ozono está mejorando en aproximadamente un 3% por década y se espera que se restablezca por completo en el hemisferio norte para 2030 y en la Antártida para 2060.
  • Desde 1980, la esperanza de vida mundial ha aumentado 10 años.
  • En los últimos 100 años, el número de muertes anuales por desastres naturales se ha reducido a la mitad.
  • En los últimos 20 años, la mortalidad infantil se ha reducido a la mitad.
  • 2/3 del mundo vive en una democracia.
  • Un Informe de la Comisión Económica y Climática Global de 2018 concluyó que: “Estamos al borde de una nueva era económica: una en la que el crecimiento es impulsado por la interacción entre la innovación tecnológica rápida, la inversión sostenible en infraestructura y el aumento de la productividad de los recursos”.

Entonces, creer que el mundo está empeorando y que estamos cayendo en espiral hacia el caos, es completamente poco realista basándonos en hechos y evidencias históricas reales.

Ser pesimista no es ser realista porque la realidad no es tan mala como nos hacen pensar. El mundo NO se acabará.

4. Somos los creadores de nuestro pensamiento, ¡podemos convencernos de la derrota o de la victoria!

¡Podemos crear nuestro propio futuro!

En la película “Tomorrowland: El mundo del mañana”, se cuenta la historia de un mundo que se está acabando no porque en verdad eso vaya a suceder, sino porque muchas personas sienten miedo de que eso se haga realidad.

El Presidente Gordon B. Hinckley habló sobre ese fenómeno:

“Escuchamos mucho sobre la depresión económica en estos días. Que el Señor no nos permita volver al tipo de dificultad monetaria con la que luchamos en la década de 1930. Fueron días de largas filas, de suicidios por desánimo, de penas de la vida que pocos de ustedes pueden entender. Espero y oro para que estos tiempos difíciles nunca vuelvan. Pero creo que no es imposible o incluso improbable que suficientes personas, con un espíritu de negatividad y derrota, hablen sobre lo mencionado y lo prevean. Somos los creadores de nuestro pensamiento. Podemos convencernos de la derrota o podemos convencernos de la victoria”.

Recuerda que esto se dijo en 1974 y estamos en 2020. El mundo no acabó en esa época y no acabará ahora. ¡Aún tenemos fuerzas para enfrentar los tiempos difíciles! ¡Fabrica los mejores pensamientos!

5. Las emociones positivas son buenas para la salud

Por último, quiero decirte que cuando nuestro cerebro está estresado y en “modo amenaza”, disminuye la eficacia de la respuesta inmune natural del cuerpo.

Disminuye la respuesta al estrés a través del contacto con la naturaleza, si puedes, y aléjate un rato de los dispositivos móviles, los medios de comunicación y las noticias perturbadoras.

Los médicos dicen que pasar 2 horas en contacto con la naturaleza por semana, pueden mejorar drásticamente nuestra salud física y mental.

New York Times escribió:

Un gran número de investigaciones demuestra que ir a pasear a un parque de tu barrio, caminar por un bosque o pasar un fin de semana en la orilla de un lago, puede ayudarte a reducir los niveles de estrés, disminuir la presión arterial, reducir el riesgo de asma, alergias, diabetes y enfermedades cardiovasculares además de mejorar la salud mental y la expectativa de vida. Los médicos en todo el mundo han comenzado a recetar a sus pacientes que pasen tiempo al aire libre como una forma de mejorar su salud.

mujeres de la Iglesia

La vitamina D es buena para la inmunidad. Si el tiempo te lo permite, toma sol. Además, pasa tiempo al aire libre, ya que al hacerlo tu cuerpo se llenará de emociones positivas y tu sistema inmunológico mejorará.

¡No te rindas! El miedo es poderoso, pero si le das un espacio a la esperanza, tendrás más poder.

Espero que lo mencionado en este artículo te ayude a ver la belleza del mundo: los pájaros aun cantan, las plantas aun crecen, los atardeceres siguen siendo hermosos. No permitas que el miedo te paralice. Ten paz y aprovecha el tiempo que pasas solo.

Transforma este tiempo de distanciamiento social en un tiempo para renovarte, conectarte con lo mejor que hay en ti y encontrar un nuevo propósito para tu vida.

Fuente: Latter Day Saint Mag