Un reciente artículo en el blog cristiano dsliving.com. >crosswalk.com, da consejos a los lectores acerca de cómo tratar con sus vecinos mormones, más específicamente, con los misioneros.

El autor Ryan Duncan, relata la historia con la que muchos que no son de nuestra fe, así como muchos misioneros de la Iglesia pueden identificarse:

Todavía recuerdo el día en que por primera vez, vi a dos jóvenes bien vestidos caminando hacia nuestra calle. Para mis ojos de 10 años de edad, ellos parecían bastante agradables; vestían camisas blanca con cuello, pantalones negros y corbatas como los hombres en la iglesia. Aún así, cuando le dije a mi madre que venían, ella dio un profundo suspiro y procedió a convertir nuestra casa en una base militar.

Me dieron instrucciones específicas de no responder a la puerta y no salir de la casa hasta que ambos hombres hayan abandonado la zona. A estas alturas, probablemente ya sepas la identidad de nuestros misteriosos visitantes: eran mormones y esta no sería la última vez que tocarían la puerta.

Duncan pasa a describir una serie de métodos que la gente usa para “tratar” con los misioneros mormones. Todo, desde ignorarlos, discutir con ellos, rechazarlos, e incluso ser hospitalario con ellos.

Pero entonces el artículo pasa a describir simples e incorrectas (aunque comunes) suposiciones acerca de los Santos de los Últimos Días que no tienen sentido con el mormonismo en absoluto. Duncan cita 2 Juan 1: 10-11, diciendo que estos versículos son “para recordar a los creyentes que los mormones no ponen su fe en Jesús. Por eso no deberían ser recibidos como maestros o mentores espirituales fiables”

En respuesta a este artículo, un nuevo converso, Giles Andrew Naud, ofreció la respuesta perfecta, corrigiendo esta falta de información y al mismo tiempo siendo positivo:

Acabo de unirme a la iglesia mormona. Tengo 68 y [he] estado involucrado en muchas religiones. Incluso una vez fui un sacerdote en la iglesia católica antigua (no católica romana). He encontrado que los mormones se preocupan realmente por las personas y no por el dinero y ellos predican mucho acerca de Jesucristo en las conversaciones que tienen conmigo. Siempre los veo positivos y con el amor de Jesús con ellos. Todos esos años que les temía por nada. Todo fue causado por los medios de comunicación que dan información equivocada. . . Nunca confíen en los medios de comunicación. Sólo confíen en Jesús.

Otro comentarista miembro de la Iglesia llamado Jeremy R. Jones, señaló que el nombre completo de la Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nunca se menciona en el artículo y [que mencionarla] podría “disipar la ansiedad de las personas de que un mormón te aleja de Cristo”.

Este debate me recuerda a las palabras del Dr. Stephen H. Webb, un profesor católico que, cuando la mayoría se negaba a ver los mormones como cristianos, los defendió públicamente, diciendo: “Los mormones son más cristianos que muchos cristianos que no toman en serio la afirmación asombrosa de que Jesús es el Hijo de Dios”.

Mientras el mundo sigue malinterpretando a la Iglesia, estoy agradecida por miembros que son lo suficientemente valientes para compartir sus creencias de una manera sincera, así como los no miembros que están dispuestos a ayudar a defender nuestra fe. Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, toda nuestra doctrina se centra en nuestro Salvador, Jesucristo, y es importante para nosotros compartir ese mensaje cada vez que podamos.

 

 

 

 

 

 

 

Artículo escrito originalmente por Danielle B. Wagner. “Former Catholic Priest Who Converted to Mormonism Stands Up for Church & Members in Controversial Christian Blog” y fue publicado en ldsliving.com.

Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company