Experiencias de los miembros al aceptar la invitación a ayunar del Profeta

El día de ayer, domingo 30 de marzo, muchos miembros de la Iglesia aceptaron la invitación mundial del Presidente Nelson a orar y ayunar con la finalidad de pedir a Dios ayuda y alivio durante la pandemia del COVID-19.

También te puede interesarMejores días están por venir, confía en Él, no desesperes

Algunos de ellos compartieron su experiencia en redes sociales al igual que el Presidente interino del Cuórum de los Doce Apóstoles, M. Russell Ballard, en Twitter:

Hoy estoy siguiendo la invitación del Presidente @NelsonRussellM y me uno a ustedes en ayuno y oración para suplicarle a nuestro Padre Celestial que proporcione alivio de la pandemia del COVID-19. Reconozco que muchos de ustedes están preocupados por esta enfermedad y su impacto en sus familias.

El Tweet continuó:

Recurran al Señor para que los guíe a ustedes y sus familias a través de este tiempo difícil. Búsquenlo como el Salvador y el Redentor de toda la humanidad. Expresen gratitud por lo que tienen. Sean felices. Sigan adelante y hagan lo mejor que puedan. Con el tiempo, estas circunstancias pasarán.

Asimismo, muchos miembros de todo el mundo invitaron a sus amigos y familiares de otras religiones a unirse en su humilde invocación. Varios de ellos compartieron sus pensamientos con nosotros mientras concluían su ayuno durante el Día de Reposo. ¡Veamos!

Puerto Rico, San Juan

Wilfred Rosa y su pequeña hija, Marina, trabajando en un proyecto de colorear con temática de los misioneros.

Wilfred Rosa e Idaliz Santiago junto con sus 3 hijos centraron su estudio familiar del domingo en las bendiciones de la restauración del Evangelio de Cristo.

“Todos estamos ayunando y el Espíritu se siente muy fuerte. Podemos sentir el poder de seguir el consejo del Profeta. Nuestros hijos se muestran más reverentes de lo usual”.

Madrid, España

Inés Aristizába nos contó que el ayuno mundial la dejó sintiéndose equipada espiritualmente para “apaciguar el ruido del mundo” y  reconectarse con el Señor.

“Los sentimientos de gratitud me han ayudado a conocer la paz y a tener confianza en el futuro que algunos podrían considerar incierto. El hecho de que podamos tener paz en nuestros corazones es un milagro que solo Dios hace posible”.

Cartagena, Colombia

élder Uchtdorf - misioneros en Chile

Juan Carlos Romero nos dijo que el llamado a ayunar de nuestro amado profeta invitó al Señor a su hogar.

“Las lágrimas recorrieron mis mejillas al saber que mi hija mayor [se está preparando] para servir en una misión en El Salvador y que fue llamada por el Presidente Nelson. Este ayuno ha fortalecido mi testimonio y a mi familia, y sé que ha fortalecido a las estacas de Sión”.

San Lorenzo, Paraguay

La Iglesia de Jesucristo

Arika Armani Cabrera ayunó junto con sus amigos de la Iglesia para invocar el poder de los cielos.

“Ayunar nos da la esperanza que se necesita en el mundo en estos momentos. Sé que si seguimos siendo obedientes al Señor en este tiempo, podemos llegar a ser más como Jesucristo”.

Arequipa, Perú

Aida González nos dijo que ayunar juntos como Iglesia indica la confianza que compartimos entre los Santos de todo el mundo.

“Podemos ponernos en las manos del Señor, Él nos ama”.

California, EE.UU.

esperanza

Alex Kelly tiene la convicción de que “las cosas van a mejorar”.

Seguir la indicación de quedarse en casa ha sido difícil para Kelly. A él le hubiera encantado salir a ayudar a los más vulnerables. Pero, “la fe precede a la libertad”, dijo.

“Incluso en estas circunstancias, sé que nuestro Padre Celestial puede proporcionarles a Sus hijos todo lo que necesitan para ser felices. Este ayuno es una manera inspiradora en la que podemos demostrar nuestra confianza en Él”.

“He visto los milagros del ayuno antes y creo que los milagros sucederán en todo el mundo como respuesta a nuestro sacrificio de fe. Siento consuelo al saber que Cristo nos fortalecerá, en especial a aquellos a los que no puedo ayudar, a lo largo de esta prueba que vivimos todos. Esta es una excelente oportunidad para construir Sión y para ser ‘uno en corazón y mente’ con el Señor”. (Moisés 7: 18).

Texas, EE.UU.

oración

La hermana María Isabel García-Craven dijo que la invitación del Presidente Nelson a ayunar y orar con los demás en todo el mundo ha significado una bendición que no tiene precio.

“Tengo un fuerte testimonio de la oración y el ayuno, sé que superaremos esta prueba, independientemente del resultado. Nuestra fe y amor por nuestro Padre Celestial y Su Hijo será más grande y fuerte”.

Y, ¿tú? ¿Qué experiencias tuviste al aceptar la invitación del Presidente Nelson a ayunar y orar para hacer frente al COVID-19? Cuéntanos en los comentarios.

Fuente: Church News

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *