¿Alguna vez te has detenido a pensar en las cosas que puedes hacer gracias al amor de Cristo?

El amor de Cristo es perfecto y nada puede separarnos de él (Romanos 8:35).

Somos realmente privilegiados de tener el amor de Cristo todos los días de nuestras vidas, ayudándonos a ser personas mejores y más felices.

Hoy, nos gustaría recordar 4 cosas que son posibles gracias al amor de Jesucristo por nosotros.

1. Porque Cristo te ama, puedes vencer la tentación.

Cristo es el ejemplo perfecto a seguir. Él fue tentado por Satanás y resistió. En Mateo 4: 3-11 leemos:

Y se le acercó el tentador y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.

Mas él, respondiendo, dijo: Escrito está: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo

6 y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, échate abajo, porque escrito está: A sus ángeles mandará por ti, y te llevarán en sus manos, para que no tropieces con tu pie en piedra.

Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,

y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adoras.

10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él solamente servirás.

11 El diablo entonces le dejó, y he aquí, los ángeles vinieron y le servían.

Satanás tentó a Cristo con comida, poder, glorias terrenales, pero Cristo resistió todo.

Gracias al amor de Cristo, puedes apoyarte en Él y resistir las tentaciones, pase lo que pase.

2. Porque Cristo te ama, puedes arrepentirte

En el Jardín de Getsemaní, nuestro Salvador comenzó su sufrimiento por nosotros.

¡Pagó por nuestros pecados! ¡Pagó el precio por todas las personas, incluidas las que nunca lo reconocieron o nunca lo reconocerán como su Salvador! ¿Alguna vez te has detenido a pensarlo?

¿Te imaginas cómo sería nuestra vida sin el arrepentimiento?

El pecado es algo que forma parte de la naturaleza humana. “El pecado es una herida, no una mancha. Necesita ser curado, ser tratado”, dijo el Papa Francisco.

¡Cristo, por su amor, te da la posibilidad de arrepentirte y sanar tus heridas!

3. Debido a que Cristo te ama, puedes llevar cargas más ligeras

Desafortunadamente, muchas personas llevan cargas enormes y pesadas, innecesariamente. Estas personas reflexionan sobre sus pecados, errores y puntos negativos toda la vida. Pero, Cristo no quiere eso para ninguno de nosotros.

“Venid ahora, dice Jehová, y razonemos juntos: aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”. (Isaías 1:18)

“He aquí, quien se ha arrepentido de sus pecados es perdonado; y yo, el Señor, no los recuerdo más”. (DyC 58: 42)

el-arrepentimiento

Quizás el mejor ejemplo de esto sea el de la mujer adúltera. Leamos Juan 8: 1-11:

Y Jesús se fue al monte de los Olivos.

Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

Entonces los escribas y los fariseos le llevaron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio;

y en la ley, Moisés nos mandó apedrear a tales mujeres; tú, pues, ¿qué dices?

Mas esto decían tentándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en la tierra con el dedo.

Y como insistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de entre vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en la tierra.

Al oír esto, acusados por su conciencia, salieron uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los últimos; y quedaron solo Jesús y la mujer, que estaba en medio.

10 Y enderezándose Jesús y no viendo a nadie más que a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?

11 Y ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

cristo

Cristo no quería que esa mujer llevara la carga del pecado toda su vida. Su amor era tan grande e inexplicable que no había nadie que la acusara.

De manera similar, Cristo está con nosotros. ¡Él nos perdona y nos quita la carga!

Recordemos la escritura que Él enseña sabiamente:

“Mi yugo es fácil y ligera mi carga” (Mateo 11:30).

4. Porque Cristo te ama, puedes ser feliz

La gracia de Jesús

Todos los días, tengo varios diálogos con Cristo. Así como lo lees. Siento que siempre está listo y dispuesto a escucharme. Siento su amor cada vez que hago esto.

No puedo imaginar a Cristo como alguien con la cara seria, de mal humor, que no se divierte y que no disfruta de los buenos momentos.

No sabemos mucho de la vida privada de Cristo, pero por lo poco que relatan las Escrituras, me parece que Jesucristo fue una persona feliz. ¿Puedes pensar en eso?

Cristo estuvo en una boda, solo piensa… Si no recuerdas este episodio, es cuando ocurre el primer milagro público de Jesús: convierte el agua en vino. Lee Juan 2.

¡Así como Jesucristo fue feliz, nosotros podemos ser felices!

¡Él ha provisto todos los medios posibles para que la felicidad sea algo real en nuestra vida! Él preparó un plan, que podemos llamar el Gran Plan de Felicidad. Nos dio el Evangelio, profetas, apóstoles, familias que pueden ser eternas, el don de la resurrección y mucho más.

¡Su amor es tan grande que Él ha deseado y desea que seamos felices!

Para terminar…

Gracias al amor de Cristo, puedes hacer mucho más de lo que se ha mencionado aquí. ¿Qué sientes que puedes lograr gracias al amor de Cristo? ¿Cómo el amor de Cristo ha cambiado tu vida?

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Inaê Leandro y fue publicado en maisfe.org con el título “Por Cristo nos amar, nós podemos…