Era un día caluroso y abrasador día en NYU.

Tenía 23 años y me había graduado de BYU dos meses antes. Ahora estaba llegando al final de mi pasantía acelerada de verano en una agencia de publicidad.

Desde la ventana de mi apartamento, miré hacia el río Hudson, donde una ciudad que brillaba de  oportunidades, estaba frente a mí. El mundo entero lucía brillante, pero por dentro, me sentí … nublado.

Tenía dudas.

No estaba seguro de dónde vivir después de mi pasantía, en qué trabajar y, lo peor de todo, pasé de tener un gran sistema de apoyo en Utah, donde todos me animaron a elegir lo justo y donde las conversaciones del evangelio eran una norma; a una ciudad bulliciosa donde mis pensamientos rara vez iban dirigidos al evangelio. Y cuando lo hacían, iban principalmente hacia preguntas relacionadas a la historia de la Iglesia. Comencé a dudar de si creía o no en ella.

Pero, ¿cómo podría yo -alguien que oraba todos los días, no había pasado un día sin leer mis escrituras desde que tenía 15 años- tener dudas? En mi opinión, las dudas eran para aquellas personas que tuvieron serias luchas en la vida o que eligieron caminos que los alejaron de la Iglesia, no para un misionero retornado activo como yo. ¿Cierto?

Fue en ese momento de gran confusión que mi amigo me llamó desde el aeropuerto, de camino a su misión. Después de unos minutos de hablar, dijo, “Zack, no suenas bien”.

Me quebré y por primera vez admití mis dudas en voz alta. Expresé mi frustración de que estaba orando, leyendo las escrituras y haciendo todo lo que se suponía que debía hacer, pero simplemente no sentía nada.

Escuchó, pensó y luego dijo: “… pero ¿lo estás haciendo bien?”

Él procedió a compartir un pensamiento similar al presidente Dieter F. Uchtdorf, quien dijo:

Me pregunto si nuestras metas personales y como organización son a veces el equivalente moderno de una aldea Potemkin. ¿Parecen impresionantes desde lejos pero no tratan las necesidades reales?” (“El ser genuinos” Conferencia General de abril de 2015).

Era un hombre sediento que levantaba una copa de agua fría, pero nunca abría la boca para refrescar y satisfacerse.

Estaba haciendo lo que se suponía que debía hacer, pero elegí no sacar nada de eso.

Entonces, ¿cómo pierdes un testimonio mientras te mantienes activo? Es sencillo:

1) Si dejas de escuchar cuando oras.

perder tu testimonio

Desde el momento en que tenía 15 años, al final de cada oración nocturna preguntaba: “¿Hay algo que quisieras hacerme saber o hacer?” Y luego esperaba … esperaba hasta que recibiera una respuesta. A veces 30 segundos, a veces un par de minutos. Cuando mis dudas llegaron a un punto culminante, me di cuenta de que habían pasado meses desde la última vez que había hecho esto.

2) Si no haces un esfuerzo para aprender cuando lees las Escrituras.

perder tu testimonio

Solía ​​escribir al menos dos discursos al mes. No para darlos, sino para aprender. Durante todo el año que estaba luchando, no había escrito ni uno solo, ni había escrito lo que había aprendido en mis pasajes de las Escrituras. Para mí, esto disminuyó mi capacidad de recordar y aplicar las cosas que aprendía en mi lectura de las Escrituras.

3) Si crees que estás marcando todos los cuadros de tu lista.

perder tu testimonio

Lo peor de mi lucha fue que me dije que estaba haciendo todo bien. Las “palmaditas mojigatas en mi espalda” hacían eco de un sentimiento similar de “está todo bien”. No le pregunté al Señor en mis ayunos mensuales “¿Soy yo, Señor?”, Como lo había hecho habitualmente, y esto decayó mi fe.

Si bien la prevención de estas actitudes es simple, a veces los niños, el trabajo, el matrimonio, las citas, las facturas, los pasatiempos y todo lo demás interfieren con nuestros esfuerzos y es difícil mantener nuestra fe tan activa como nuestros hábitos. Pero la clave es querer esa conexión con el cielo y darle una oportunidad.

perder tu testimonio

Y si bien no llega inmediatamente, una vez que tu corazón esté dispuesto, las dudas disminuirán, la alegría aumentará, y podrás encontrarte activamente comprometido con un testimonio más fuerte que antes.


Este artículo fue escrito originalmente por Zack Oates y fue publicado en ldsliving.com, con el título “​3 Habits That Could Make You Lose Your Testimony Without Realizing It” Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company