Lo que me enseñó la historia familiar sobre la vida después de la muerte

¿Te gustaría ser olvidado por tu familia? ¡A tus antepasados ​​tampoco!

Cuando era niña, siempre veía a mi abuela materna vivir activamente el evangelio. Los domingos siempre hablaba con otros hermanos del barrio sobre genealogía. Podía ver su sonrisa al abordar este tema.

En ese tiempo, tuve el privilegio de acompañarla en un viaje al estado en el que nació. Ella estaba buscando algunos registros familiares para poder llevarlos al templo en la próxima caravana.

Cuando finalmente consiguió los registros que buscaba, se puso muy feliz de compartirlos conmigo. Fue como dar un viaje al pasado juntas.

Sin embargo, nada se compara con su testimonio sobre las maravillas de ir a la casa del Señor y llevar los nombres de nuestros antepasados.

También te puede interesar: ¿Qué enseña el Libro de Mormón sobre la vida después de la muerte?

A lo largo de los años, vi a esta misma abuela sufrir emocional y físicamente debido a los problemas de salud que vienen con la edad.

Sabía que los problemas de la vejez la debilitaban mucho. Sin embargo, siempre hablábamos de la maravilla de la resurrección y un día regresar a la presencia del Padre Celestial en perfectas condiciones y encontrar a nuestra familia.

Eso llenaba nuestros corazones de esperanza y gozo.

Cuando mi abuela murió, a pesar de la tristeza, la paz de Cristo consoló mi alma debido a que conocía el plan de salvación.

Después de unos meses, decidí seguir su ejemplo al hacer genealogía y llevar los nombres de mis bisabuelos al templo.

Al principio me resultó difícil reunir cierta información que era necesaria, parecía casi imposible. Esto me llevó a ayunar y orar para pedir la ayuda del Padre Celestial.

Una duda personal sobre la información que estaba buscando me acompañó mientras dormía. No esperaba tener una experiencia tan hermosa a través de un sueño, que cambiaría mi visión de la vida después de la muerte.

Un sueño especial

véu

Recuerdo que estuve en un salón sacramental vacío y vi a un hombre vestido de blanco sentado en uno de los bancos esperando a alguien.

Luego, vi que una cortina se abrió, mi abuela entró con un vestido blanco y caminó hacia mí. El hombre que estaba sentado en el banco sacramental se levantó y se puso al lado de mi abuela.

Había algo diferente, ¡mi abuela se veía joven! En perfectas condiciones. ¡Yo estaba muy feliz! Aproveché para hacerle una pregunta. Inmediatamente, confirmó todo lo que necesitaba saber con una voz suave y segura.

Al despertar, escribí el sueño en mi diario, ¡sabía que solo tuve esta experiencia porque estuve completamente involucrada en la historia familiar!

Aprendí que nuestros seres queridos no dejan de trabajar al otro lado del velo. Ellos se alegran cuando uno de nosotros los recuerda y lleva su nombre al templo.

No hay vejez ni debilidad física.

Tuve un sentimiento muy fuerte sobre ese hombre que estaba al lado de mi abuela, como si fuera uno de mis antepasados.

Recordé esta maravillosa experiencia cuando el presidente Nelson dijo en la conferencia de abril de 2019:

“En el futuro, cuando tu vida terrenal termine y entres al mundo de los espíritus, te enfrentarás a la siguiente pregunta: ‘¿Dónde está mi familia?’”

Reunir a Israel para aquellos que están en el mundo de los espíritus es el deber de cada miembro de la Iglesia.

Cuán grande será nuestra felicidad cuando encontremos a nuestros seres queridos felices de formar parte del convenio que trae las bendiciones de la exaltación.

Hoy puedo decir con convicción que todos pueden tener experiencias espirituales cuando participan en la obra del templo y de historia familiar.

¿Has tenido alguna experiencia muy poderosa sobre la vida después de la muerte? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fuente: Mais Fe

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *