Me enteré de buena fuente de que mi hermano recibió su nombre por uno de los integrantes de The Beatles.

nombre

Mi trastatarabuela, Sarah Jane.

Por otro lado, mi nombre, Jane, proviene de mi trastatarabuela, Sarah Jane. Crecí escuchando las historias que mi madre me contaba sobre ella: Cómo nació en una cabaña y cómo cocinó para un grupo de trabajadores ferroviarios en Idaho y Montana. Su madre, Sarah Ann, cruzó las llanuras de la Empresa Martin Handcart y perdió los dedos de los pies debido a la congelación.

Sarah Jane vio las luces eléctricas por primera vez el día de su boda, en abril de 1883. Tuvo 11 hijos, todos nacieron en su casa.  Era amigable y siempre lavaba la ropa.

nombre

Mi abuela Patricia.

Mi segundo nombre es Patricia. Conocí a mi abuela Patricia, era inteligente y risueña. Viajó a África después de graduarse de la escuela de enfermería.  Su cumpleaños fue el 3 de julio y, cuando era una niña, pensaba que los fuegos artificiales del día de la independencia eran para ella.

No dejó que mi padre comprara un disco de rock and roll hasta que cumplió 12 años. Era alta. A Patricia le encantaban los musicales de Broadway y las pinturas del pintor francés, Renoir. Murió de Alzheimer en 2013.

Me pusieron mi primer y segundo nombre por dos mujeres que fueron miembros fieles de la Iglesia y cuyas vidas se centraron en la construcción del reino de Dios. Debido a que tengo sus nombres, llevo conmigo su legado de devoción al Evangelio. Me siento muy orgullosa de llevar el nombre de estas mujeres.

La importancia de recibir un nombre

nombre

También te puede interesar3 consejos de los apóstoles sobre cómo abordar la historia familiar y la obra del templo en el hogar y en el barrio

Nuestros padres nos ponen un nombre cuando nacemos, pero también es necesario recibir ese nombre a través de una bendición por el poder del sacerdocio.

Recibir un nombre y una bendición es una ordenanza que se da a través del sacerdocio de Melquisedec. Los familiares dignos se reúnen alrededor del niño en un círculo mientras el padre (o si el padre no puede, otro poseedor del sacerdocio) le da al niño un nombre y una bendición. Por lo general, estas bendiciones se dan en el barrio de los padres durante la reunión de ayuno y testimonio.

La hermana Janette C. Hales Beckham dijo:

“Los nombres siempre son importantes, tienen un significado. En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, poner un nombre es una ordenanza del sacerdocio y viene con una bendición. Es importante que se nos conozca por el nombre que nuestros padres escogieron para nosotros ‘en los registros de la Iglesia’ y en toda nuestra vida terrenal. Este nombre tiene gran importancia en todas las ordenanzas del sacerdocio, incluidas las ordenanzas del templo como la investidura y el sellamiento.

Tu nombre te une a tus antepasados

nombre

¿Sabes de dónde viene tu nombre?

Incluso si tu primer o segundo nombre no proviene de tu árbol genealógico, es posible que lleves el apellido de tu padre o madre, o quizá ambos. Representas a tu familia, tus antepasados y futuras generaciones.

Llevas el legado de tu familia, y se espera que honres y respetes el nombre de tu familia. Tus familiares no tienen que ser Santos de los Últimos Días para que honres su nombre y legado.

En el antiguo Israel, “se esperaba que los hijos fueran leales a sus parientes y que no solo honraran a sus padres biológicos inmediatos, sino también a sus generaciones de padres ancestrales. Estas familias enfatizaron la importancia de respetar la historia, el nombre y las tradiciones familiares de uno”.

Si bien es posible que no vivamos en el antiguo Israel, estos sentimientos aún son sinceros y debemos incentivar estos mismos valores.

¿Cómo puedes honrar mejor tu nombre?

Biblioteca de Historia Familiar

Puedes honrar tu nombre al conocer de dónde proviene. Lee tu historia familiar, habla con tus abuelos y bisabuelos, investiga sobre el lugar y la cultura de donde proviene tu familia. Todas estas son formas en las que puedes acercarte más a aquellos que tienen tu mismo nombre. No solo sentirás una cercanía con tus antepasados, sino también el deseo de continuar con su honorable legado.

¿De quién recibiste tu nombre? Háznoslo saber en los comentarios de abajo.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jane Ballif y fue publicado en thidhour.org con el título “Why Your Name is Important”.