Escrito por Dieter F. Uchtdorf y traducido al español por mormonsud.org

Permítanme compartir con ustedes una experiencia personal. Después de la agitación de la Segunda Guerra Mundial, mi familia terminó en la zona de ocupación rusa en el este de Alemania. Habíamos huido de Checoslovaquia antes del frente ruso y habíamos perdido todo durante esta terrible guerra. En la ciudad de Zwickau, en el este de Alemania, mi familia aprendió acerca del Evangelio restaurado y se unió a la Iglesia. En ese momento yo tenía sólo seis años de edad.

Luego, cuando tenía 10 años de edad, asistí al cuarto grado y tuve que aprender ruso como mi primera lengua extranjera. Al principio fue muy difícil debido al alfabeto cirílico, pero a medida que pasaba el tiempo mejoré.

Cuando cumplí 11, tuvimos que dejar el este de Alemania durante la noche debido a la orientación política de mi padre. Él era percibido como un disidente por el gobierno comunista, y su vida estaba en peligro. Éramos refugiados de nuevo y habíamos perdido todo por segunda vez.

Dieter F. Uchtdorf

imagen cortesía de LDS.org

Ahora yo iba a la escuela en Alemania Occidental, y la lengua rusa no era bien recibida en absoluto. Nos quedamos en la zona de Alemania ocupada por los estadounidenses, y en la escuela tuve que aprender inglés. Por alguna razón, no podría aprenderlo. Aprender ruso fue difícil, pero aprender inglés era imposible. Incluso pensé que mi boca no estaba hecha para hablar inglés.

Agonicé a través de los años escolares, los profesores amables y comprensivos de inglés me ayudaban y me alentaban pero simplemente no podía hacerlo. ¡No era lo mío!

En ese momento, mi sueño en la vida era ser piloto. Casi todos los días iba en bicicleta al aeropuerto. Me podía imaginar a mí mismo en la cabina de un avión o incluso en un avión de combate militar. ¡Esto sin duda era lo mío!

Finalmente aprendí que para convertirme en un piloto, necesitaba hablar inglés. De repente, la condición de resistencia de mi boca cambió. Yo era capaz de aprender el idioma. ¿Por qué? ¡Gracias a un motivo fuerte!

Ese motivo se prolongó a través de mi carrera como piloto de combate y como capitán de avión. Cuando terminé, había volado más de 15 000 horas,  seis años como un piloto de combate durante la Guerra Fría y 30 años como piloto de una línea aérea que voló por todo el mundo. Me sentí y todavía siento nostalgia de estar en el cielo.

Eric Hoffer, un filósofo estadounidense, dijo: “Nuestra preocupación apasionada con el cielo, las estrellas, y un Dios en algún lugar en el espacio ultraterrestre es un impulso para regresar a casa. Somos atraídos de nuevo a donde venimos” (New York Times, 21 de julio de 1969).

Dieter F. Uchtdorf

imagen cortesía de LDS.org

Me gusta pensar que desde el punto de vista del cielo, no hay fronteras. Dios nos ve a cada uno de nosotros como sus hijos sin importar el lugar donde vivimos. Él es nuestro “impulso para regresar a casa”. Nos sentimos atraídos a Él, porque Él es nuestro Padre, y el cielo es nuestro hogar.

Él no sólo nos ve no como un ser mortal en un pequeño planeta que vive durante una breve temporada, nos ve como sus hijos. Él nos ve como los seres que podemos y estamos diseñados a llegar a ser.  Inclinemos nuestro corazón a Él y permanezcamos  fieles para que podamos un día regresar a su presencia celestial.