Cuando 52,000 personas huyeron de sus casas a medida que el incendio más letal en la historia de California se propagó alrededor de Paradise, California, un Santo de los Últimos Días condujo hacia las llamas.

El alguacil Charlie Harrison se encontraba en Chico, California, cuando escuchó a las 8:30 a.m. que se había ordenado realizar evacuaciones en su ciudad natal, Paradise. A pesar de encontrarse fuera de servicio, Harrison inmediatamente se subió a su auto y viajó hacia el humo y las llamas que pronto consumieron su hogar.

“Fui a mi casa, me puse mi uniforme y fui directo a la intersección más cercana… y comencé a ayudar a los otros oficiales que dirigían el tráfico,” dijo Harrison.  

Con pocas salidas desde la ciudad y los túneles de fuego que se formaban alrededor de las carreteras a medida que las llamas se expandían, Harrison describe la intersección como un embotellamiento. Después de trabajar cinco horas en la misma intersección, Harrison viajó alrededor de toda el área para ayudar a la oficina del sheriff del condado con evacuaciones y tocando puertas para informar a los residentes.

Mientras Harrison presenciaba las llamas y el humo que envolvían los barrios por completo, una imagen simple se quedó en su mente: una casa donde el propietario había colocado un rociador en el techo para tratar de proteger su hogar.

“Pensé: ‘Bueno, esa es una idea muy buena. Quizá, podría salvar mi casa,” dijo Harrison. “Hacia el final de nuestro turno, estaba hablando con mi compañero y le dije: ‘Vamos a mi casa. Quiero intentar poner un rociador en mi casa. Quizá pueda salvar mi casa.’”

california

También te puede interesar: Un terrible incendio forestal acaba con las casas y capillas de los Santos en California

Cuando los dos se acercaron al barrio de Williams, Harrison recuerda, “Había fuego por todos lados y cables de luz que caían y colgaban en la calle… fue realmente aterrador y todo el tiempo que estaba conduciendo hacia mi casa pensaba: ‘Esta es una muy mala idea.’”

Mientras esquivaba los cables de luz encendidos y los escombros chamuscados en su auto, Harrison dice: “Quería darme la vuelta, pero algo me decía que siguiera… Estoy convencido de que era el Espíritu el que me guiaba.”

Cuando llegó a su casa, Harrison descubrió una escena espeluznante. “El fuego estaba a dos casas de la mía,” dice. “Las casas estaban completamente envueltas con fuego y vientos de probablemente 50 millas por hora, que empujaban el fuego directamente hacia mi casa. Había bolas de escombros en llamas que caían en mi patio y techo.”

Justo al frente de la calle, Harrison vio a su vecina, una mujer pequeña de aproximadamente 80-90 años, sola, en la puerta de su cochera mientras que las chispas y los escombros carbonizados caían por todas partes. “Estaba parada en la puerta de su cochera sosteniendo su bastón y solo miraba alrededor,” dijo Harrison.

Harrison corrió hacia la mujer, le preguntó si tenía un auto y si podía manejar por si misma hacia una zona segura. En ese momento se enteró de que el esposo de su vecina había ido a Chico, California, temprano, esa mañana. Cuando se enteró de las evacuaciones, ya se habían puesto los obstáculos de libre tránsito, impidiéndole regresar por su esposa. A pesar de que tenía un auto, la mujer no podía conducir y estaba varada en Paradise, observando cómo el fuego se acercaba a su casa. “El fuego estaba justo ahí, y esa mujer anciana y pequeña iba a morir. No podía subirse a su auto, no podía correr y el fuego – no sé cuánto tiempo los vientos de 50 millas por hora demoraron en soplar el fuego hacia su casa – creo que 15 o 20 minutos,” cuenta Harrison.

california

Una columna de humo se eleva sobre el incendio forestal a medida que avanza a través de Paradise, California. Los fuertes vientos y la baja humedad causaron la rápida propagación del incendio.

Harrison continua relatando la historia, “Cuando vi a esa mujer, un pensamiento vino a mi mente, ‘No es miembro de la Iglesia, pero es una hija de Dios.’ Y, a pesar de que era anciana, el Padre Celestial protegió a Su hija.”

Harrison llevó a la mujer al auto de su compañero y luego, corrió a su casa para tomar algunos documentos y posesiones importantes antes de conducir hacia una zona segura. Pero, Harrison no toma el crédito para sí mismo por salvar la vida de esa mujer.

“Mi compañero fue el que puso a la mujer en su patrulla y la llevó hacia una zona segura,” dice Harrison. “Se había torcido el tobillo esa mañana, 5-7 horas antes, y no iba a ir a casa. Continuó trabajando, por lo que él es el que salvó la vida de esta mujer… la llevó hacia una zona segura y lo hizo con un pie roto.”

Harrison también reconoce la función que el Padre Celestial desempeñó en esta y muchas otras experiencias que tuvo los días siguientes. “Todo el tiempo que he estado ayudando con los incendios, ahora me encuentro en mi octavo día consecutivo, he sentido al Espíritu conmigo, y sé que es así porque mis amigos y familiares están orando por mí,” dice.

Mientras que Harrison pudo ser testigo del amor y la mano de Dios, incluso en medio de la destrucción indescriptible, todavía experimentó la pérdida de su hogar. Además, la casa de Harrison fue una de las casi 10,000 destruidas. Con la cifra de muertos en 71 y otros 1.000 desaparecidos después del incendio forestal, algunos podrían cuestionarse cómo tal pérdida y devastación pueden encajar en el amoroso plan de felicidad del Señor. Si bien es posible que no tengamos todas las respuestas, Harrison ha presenciado personalmente cómo el Padre Celestial ama y cuida a cada uno de Sus hijos, incluso en medio de la angustia.

Y, finalmente, agrega para los que ahora podrían estar sufriendo, “Hay muchos de nosotros que hemos perdido nuestros hogares en Paradise, California,… y sigo diciéndoles que todos estamos juntos en esto y que vamos a superarlo, algún día, de alguna manera… esa es mi fe.”

Artículo originalmente escrito por Danielle B. Wagner y publicado en ldsliving.com con el título “How the Spirit Led One Latter-day Saint to Save a Woman from the Camp Fire.”