Cómo la infertilidad me ayudó a ver bendiciones inesperadas en mi vida

Si bien tener hijos nunca fue una prioridad para mí, Carena Kastello, durante mi juventud, cuando me enfrenté a la infertilidad, quedé devastada.

Sentí enfado y resentimiento, pensé que no podría cumplir con mi deber como madre como se detalla en “La familia: Una proclamación para el mundo”.

“Me parecía muy injusto. Me preguntaba por qué Dios me había hecho esto. No me di cuenta, pero mi corazón estaba cambiando. Siempre me enfoqué mucho en el éxito. Sin embargo, ahora, por primera vez en mi vida, deseaba en mi corazón convertirme en madre más que cualquier otra cosa”, escribió en un artículo de Ensign.

También te puede interesar5 maneras de encontrar esperanza a pesar de la infertilidad

Sentía que Dios se había olvidado de mí y que me había abandonado. Sin embargo, el atravesar esta prueba junto a mi esposo, me hizo sentir consuelo y que todo estaba bien.

Un día, la abuela de mi esposo me dio un sabio consejo, que nunca olvidé: “Sabes, hay muchas otras formas de ser madre”.

Desde entonces, mi esposo y yo hemos experimentado muchas bendiciones. Nos convertimos en padres temporales a pesar de que sabíamos que en algún momento tendríamos que decir adiós a los niños que nos confiaban. Fue un proceso largo, tuvimos experiencias tristes, pero al mismo tiempo gratificantes.

Finalmente, pudimos adoptar siete hijos y tener dos hijos biológicos.

“Podría gritar desde los tejados los milagros que he presenciado en mi vida. Tengo un testimonio muy grande de la promesa que nos hizo el Padre Celestial de que podemos recibir las bendiciones que deseamos, incluso en formas y en el tiempo que no hubiéramos esperado originalmente”, dijo Kastello.

Todos tenemos un lugar en el plan de Dios

A veces es difícil tener nueve hijos. Significa tener que lavar montones de ropa sin parar, lidiar con diferentes personalidades, ya que cada uno de mis hijos tiene problemas distintos. Sin embargo, sé que todos fueron enviados del cielo.

Sinceramente, a pesar de todas las dificultades, me siento inmensamente agradecida de que mi sueño se haya hecho realidad.

Mi prueba de infertilidad me condujo a mis mayores bendiciones. Siento que tuve que humillarme para poder someterme a la voluntad de Dios en lugar de la mía.

dios

Experimenté ese “gran cambio de corazón” (véase Alma 5:13). A través de este tipo de sumisión, Él me guió. Me ha bendecido con sueños, visiones y milagros que me llevaron a cada niño.

¡Él siempre tuvo un plan para mí! Incluso cuando sentía que Él me había olvidado, Él estaba ahí.

La infertilidad puede ser muy oscura y solitaria. Pienso en aquellos días en los que era difícil ir a la Iglesia, cuando la proclamación para la familia tenía un aguijón amargo.

No podía ver las cosas como las veo ahora. Las palabras de amor en la proclamación siempre se aplicaron a mí. Independientemente de nuestras circunstancias, cada uno de nosotros tiene un lugar en el plan eterno del Padre Celestial.

Fuente: churchofjesuschrist.org

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *