Jane Elizabeth Manning James y su familia se dirigían lentamente hacia Nauvoo, Illinois, descalzos, arrastrando tierra y barro, tropezando con piedras frías que les rasguñaban la piel. En 1843, James fue parte de los primeros negros que se convirtieron a La Iglesia y vivió en una época en que algunas personas primero la consideraron como una propiedad y después, como un ser humano.

Esa fue la razón por la que Jane Elizabeth Manning James y los seis miembros de su familia caminaron más de 1200 km hasta Nauvoo a finales del otoño, con zapatos que desde hacía mucho tiempo se usaban con las tiras desgastadas.

Mientras viajaban con Charles Wesley Wandell, el misionero que bautizó a Jane Elizabeth Manning en su estado natal, Connecticut, a James y su familia se les negó el ingreso a un barco en Nueva York.

Según James escribe en su autobiografía: “Íbamos a ir a Columbus, Ohio, antes de que nos cobraran el pasaje, pero insistieron en tener el dinero en Búfalo y no nos llevarían más lejos.” (James Goldberg, “The Autobiography of Jane Manning James: Seven Decades of Faith and Devotion,” 11 de diciembre de 2013, history.lds.org).

Jane Elizabeth Manning James tenía dos opciones, recorrer cientos de kilometros a pie hasta Nauvoo o regresar a casa en Connecticut, James eligió la primera, a pesar de que no era un viaje fácil ni pausado.

“Caminamos hasta que nuestros zapatos se desgastaron y nuestros pies resultaron adoloridos, heridos y sangraron hasta que pudimos ver las huellas de nuestros pies con sangre en el suelo,” dice James en su autobiografía.

Sin embargo, tomar decisiones difíciles y seguir a Dios sin importar el precio no se limitaba a este viaje. Fue lo que hizo Jane Elizabeth Manning James. Fue quien era.

Conversión y confirmaciones espirituales

Jane Elizabeth Manning James

También te puede interesar: Un vistazo al diario personal de José Smith

En contra del consejo de su pastor presbiteriano, Jane Elizabeth Manning James escuchó a Wandell mientras le compartía el Evangelio en el invierno de 1842 – 1843. James admitió en su autobiografía que “no se sintió satisfecha” con la iglesia presbiteriana a la que perteneció durante 18 meses y se bautizó solo una semana después de escuchar uno de los sermones de Wandell, sintiéndose “completamente convencida de que este era el Evangelio verdadero.”

En cierto momento, después de su conversión, James tuvo una visión en la que vio a José Smith, un hombre que no conocía y  de quien solo escuchó hablar. Sin embargo, en este sueño, Jane Elizabeth Manning James estuvo segura de un hecho: era un profeta de Dios.

Aproximadamente tres semanas después de su bautismo, Jane Elizabeth Manning James recibió mayor confirmación de que el Evangelio era verdadero cuando recibió el don de lenguas. Para no confundirse con la xenoglosia, o el don de lenguas de diferentes idiomas humanos, el don de James fue probablemente glosolalia o el don de idiomas desconocidos. Este don no era inaudito entre los Santos de los Últimos Días de este tiempo a principios de la historia de La Iglesia, pero no era un hecho que sucedía todos los días, especialmente para aquellos que no eran Santos de los Últimos Días. Según dice James, “El don de lenguas vino sobre mí y asustó a toda la familia que estaba en la habitación de al lado.”

Sin embargo, Jane Elizabeth Manning James necesitaría estas poderosas experiencias. Casi un año después de su bautismo, James y su familia, que también se convirtió, enfrentarían una gran prueba. Una prueba que indudablemente formaría sus testimonios y fortalecería su fe a través de una increíble adversidad.

Huellas con sangre y curaciones milagrosas

Jane Elizabeth Manning James

Al tomar la decisión de que ella, su madre, sus dos hermanas, sus dos hermanos, su cuñada, su cuñado y su hijo harían el viaje de más de 1600 km para estar con los Santos de los Últimos Días, Jane Elizabeth Manning James y su familia partieron hacia Nauvoo con Wandell y algunos otros en el otoño de 1843.

Pero, una vez que llegaron a Búfalo, Nueva York, se les negó el ingreso a un barco. Dejando su equipaje, que incluía todas las posesiones materiales de James, con Wandell que verificaría que fuera transportado de manera segura a Nauvoo, la familia comenzó su largo viaje a través de muchos obstáculos.

Cuando sus zapatos se desgastaron debido a la longitud de la caminata y sus pies sangraron, James no regresó. Pero, no había mucho que pudieran hacer. Llevando solo ropa en sus espaldas y pocos, si acaso, suministros, James y su familia no tuvieron una solución permanente para reemplazar los zapatos. Detenerse y esperar con la amenaza de la nieve y el clima más frío hasta que sus pies se curaran, habría causado que el riesgo del clima desfavorable fuera demasiado alto.

Sin embargo, todavía tenían a Dios.

“Le pedimos al Padre Celestial que curara nuestros pies,”  dice James, revelando que, por medio de su fe, “nuestras oraciones fueron respondidas y nuestros pies se curaron inmediatamente.”

Jane Elizabeth Manning James

Sin duda, fue un milagro, pero sus dificultades estaban lejos de terminar. Cuando el grupo llegó a Peoria, Illinois, fueron abordados por unos hombres que les exigieron ver sus “documentos de libertad.” A excepción de la madre de James, nadie en su grupo había sido un esclavo y no tenían idea de a qué se referían estos hombres. Pero, en ese tiempo, ciertos estados insistieron en que todos los hombres y las mujeres de raza negra debían brindar “pruebas” de que no eran esclavos fugitivos, aunque a veces eso no fue suficiente para asegurar su libertad. Sin embargo, después de amenazar a Jane Elizabeth Manning James y su familia con encarcelarlos, los hombres finalmente los dejaron ir.

Pero, la semilla del miedo se plantó en las mentes de James y su familia. Esta fue la época antes de la Guerra Civil. Había fuertes tensiones entre los abolicionistas y aquellos que apoyaban la esclavitud. Los pasajes de la Biblia sobre Caín se usaban con frecuencia para justificar la horrible crueldad de la esclavitud y el trato de los afroamericanos.

Así que Jane Elizabeth Manning James y sus acompañantes no se demoraron en el área. En su prisa por salir de Peoria, James y su familia cruzaron un río sin puente, con el agua arremolinándose hasta sus cuellos. Una vez al otro lado, caminaron en medio del frío del otoño hasta que llegó la noche y, milagrosamente, encontraron una cabaña donde pudieron quedarse hasta el día siguiente.

No se podía evitar el cambio de las estaciones, pero fue gratitud, no miedo, lo que James y su familia expresaron cuando salieron de la cabaña.

Jane Elizabeth Manning James

“El día siguiente, caminamos una distancia considerable y pasamos esa noche en un bosque, al aire libre,”  comparte James. “La escarcha cayó sobre nosotros tan fuerte que fue como una ligera caída de nieve. Nos levantamos temprano y comenzamos nuestro camino, a través de esa escarcha con nuestros pies descalzos, hasta que el sol salió y se derritió. Pero, seguimos nuestro camino regocijándonos, cantando himnos y agradeciendo a Dios por su infinita bondad y misericordia para con nosotros al bendecirnos como lo hizo, protegiéndonos de todo daño, respondiendo nuestras oraciones y curando nuestros pies.”

El siguiente pueblo en el que se detuvo el grupo, La Harpe, Illinois, estaba solo a 48 km de Nauvoo. Pero, mientras estaban ahí, James y su familia descubrieron otra curación milagrosa. Un niño del pueblo estaba gravemente enfermo, tan enfermo que los misioneros de ese pueblo estaban seguros de que el niño moriría. Pero, James y su familia “le administraron algo y el niño se sanó.”

No se sabe cómo Jane Elizabeth Manning James y su familia le administraron algo al niño, pero esa no fue la única vez en que James curó a alguien. Mientras se dirigía a un grupo de hermanas de la Sociedad de Socorro, James compartió que una vez se curó a sí misma.

“A Jane le dolía terriblemente la cabeza, tomó su aceite consagrado, lo ungió en sí misma y se curó. Sintió que eso sucedió debido a la fe y le agradeció al Señor por sus bendiciones.” (Lydia D. Alder, “Ladies’ Semi-Momthly [sic] Meeting,” Woman’s Exponent, 15 de diciembre de 1896).

Nauvoo y conocer a un profeta

Jane Elizabeth Manning James

José Smith

Finalmente, después de meses de caminar, James y su familia llegaron a Nauvoo. Orson Spencer dirigió al grupo hacia la casa de José Smith, pero James no precisaba de Spencer para saber quién era el profeta. Lo reconocía debido a su sueño.

“Después de verlo claramente, estaba segura de que era un profeta porque lo sabía. Estaba dispuesto a venir y reunirse, y cuando entró con el Dr. Bernhisel, lo reconocí. No tenía que decírmelo porque lo conocía. Lo conocí cuando lo vi en una antigua visión en Connecticut, lo vi claramente y supe que era un profeta.” (Jane Elizabeth Manning James, “Jane Manning’s recollection of Joseph Smith,” “Recollections of Joesph Smith in Young Women’s Journal 16-17, 1905-1906).

El profeta invitó a James y su familia a quedarse en su casa mientras encontraban un empleo y buscaban hogares.

Después de una semana, todos excepto James encontraron otro alojamiento. Todos, excepto James, encontraron empleo. Y como si eso fuera poco, todo el equipaje de James, todo lo que tenía, se perdió (posiblemente lo robaron) en el viaje en barco hacia Nauvoo.

Sin nada, a excepción de dos piezas de ropa y sin zapatos, James rompió en llanto. Y, así fue como José Smith la encontró llorando una mañana sola en su habitación en la mansión de Nauvoo.

“El hermano José dijo, ‘No llores, tendrás tu maleta y tu ropa otra vez,”  relata Jane Elizabeth Manning James en su autobiografía. “El hermano José salió y trajo a la hermana Emma y le dijo: ‘Hermana Emma, aquí hay una joven que dice que no tiene hogar. ¿No es usted un hogar para ella?’”

“Sí, si ella desea uno.”

“Él dijo: ‘Si desea uno,’ y luego nos dejó” (James Goldberg, “The Autobiography of Jane Manning James: Seven Decades of Faith and Devotion,” 11 de diciembre de 2013, history.lds.org).

Jane Elizabeth Manning James

Emma Smith

Con el deseo de asegurar un empleo, y después de conversar con Emma, James decidió trabajar para los Smith como ama de llaves.

Durante este tiempo, James se volvió muy cercana a la familia Smith. Emma incluso se acercó a James y le preguntó si deseaba sellarse con su familia. Para eso, Emma propuso adoptar a James en su familia. Pero, la práctica de los sellamientos todavía era nueva y era una propuesta inusual.

“La hermana Emma [Smith] se acercó a mí y me preguntó cuánto me gustaría ser adoptada como una hija. No le entendí y se acercó nuevamente. Estaba tan sorprendida que no le di una respuesta firme y José murió y yo sigo como soy. Si hubiera sido adoptada como su hija, mi alma estaría satisfecha.” (Quincy D. Newell, “Century of Black Mormons: James, Jane Elizabeth Manning,” exhibits.lib.utah.edu).

A pesar de que no se le permitía participar de ciertas ordenanzas del templo, como la investidura, debido a su raza, James sabía por revelación personal lo que representaba esa ordenanza. El día después de que los Smith contrataron a James, ella estaba lavando la ropa de José Smith cuando encontró su ropa del templo. James no tenía idea de lo que representaban esos gárments sagrados, pero estaba cerca de descubrirlo.

“Los miré y me sorprendí ya que nunca antes había visto algo así y medité al respecto y pensé tanto en eso que el espíritu me manifestó que se refería al nuevo nombre que se les otorga a los santos y que el mundo no conoce” (Jane Elizabeth Manning James, “Biography of Jane E. Manning James,” 1893).

Un segundo viaje hacia el oeste

Jane Elizabeth Manning James

Martirio de José Smith.

Después del martirio de José Smith, Jane Elizabeth Manning James estaba devastada.

Cuando lo asesinaron, hubiera preferido morir, si no hubiera sido por los maestros… Me sentía tan mal. Podría haber muerto, simplemente acostarme y morir, estaba enferma y los maestros me dijeron: ‘No quieras morir solo porque él lo hizo. Él murió por nosotros y ahora, todos queremos vivir y hacer todo el bien que podamos.’ (Jane Elizabeth Manning James, “Jane Manning’s recollection of Joseph Smith,” “Recollections of Joesph Smith in Young Women’s Journal 16-17, 1905-1906).

Finalmente, James siguió a otros Santos de los Últimos Días desde Nauvoo hasta Utah, en otra larga y agotadora caminata. Pero, esta vez, fue diferente. Antes de irse, James se casó con Isaac Manning, Santo de los Últimos Días y esclavo negro. Y así, James comenzó el viaje mientras estaba embarazada de su segundo hijo, Silas.

Partieron en la primavera de 1846, James dio a luz a Silas en junio mientras viajaba por Iowa. Afortunadamente, “las bendiciones del Señor estaban con nosotros y nos protegieron en todo el camino,” James y su familia pudieron llegar a Utah en setiembre de 1847.

Durante su tiempo en el valle del Lago Salado, James les pidió a los profetas recibir sus investiduras. En una carta para el Presidente John Taylor, James dice, “Mi rostro heredó el diluvio, Dios prometió el diluvio y Dios le prometió a Abraham que en su simiente todas las naciones de la tierra deberían ser bendecidas y ya que esta es la plenitud de todas las dispensaciones, ¿no hay una bendición para mí?” (Jane Elizabeth Manning James, “Jane’s Letter to John Taylor,” 27 de diciembre de 1884).

Jane Elizabeth Manning James también solicitó ser sellada a los Smith, para cumplir con la invitación que le habían extendido en Nuavoo. El 18 de mayo de 1894, la solicitud de James fue aprobada y fue sellada a los Smith, pero como su sirvienta, no como miembro de su familia. No se le permitió asistir al sellamiento y continuó solicitando ser sellada como miembro de la familia Smith hasta el día de su muerte. Los líderes de La Iglesia también pueden haber encontrado este sellamiento insatisfactorio porque este tipo de sellamiento nunca se volvió a realizar.

“Gracia y fe para resistir”

Jane Elizabeth Manning James

La caminata larga y dolorosa hacia Nauvoo marcó el paso de la vida de James en La Iglesia de muchas maneras.

Durante sus más de 55 años en el valle del Lago Salado, James perdió a ocho de sus diez hijos, se divorció, se le negaron las ordenanzas del templo y pasó de ser una de las familias más ricas a intentar sobrevivir.

“Oh, cuanto sufrí de frío y hambre, y lo más difícil fue escuchar a mis pequeños llorar por pan y no tener nada que darles,” (James Goldberg, “The Autobiography of Jane Manning James: Seven Decades of Faith and Devotion,” 11 de diciembre de 2013, history.lds.org).

Sin embargo, como Jane Elizabeth Manning James escribió, “el Señor estuvo con nosotros y nos dio gracia y fe para resistir.”

Durante su tiempo en Salt Lake, James también se convirtió en una miembro estimada de la sociedad de los Santos de los Últimos Días. Los primeros asientos en el tabernáculo siempre estuvieron reservados para ella, su familia y sus amigos. También ministró a sus hermanas de la Sociedad de Socorro y algunas de sus palabras se preservaron en el periódico Woman’s Exponent.

El 16 de abril de 1908, Jane Elizabeth Manning James falleció, pero su ejemplo de fe infinita, valentía e determinación incansable de hacer lo correcto, incluso frente a la discriminación racial, continuó influyendo en muchos otros después de su muerte.

“Quiero decir, aquí mismo, que mi fe en el Evangelio de Jesucristo como lo enseña La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es tan fuerte hoy, no, es, si es posible, más fuerte de lo que fue el primer día en que me bauticé,” dice James. “Pago mis diezmos y ofrendas y guardo la palabra de sabiduría. Voy a dormir temprano y me levanto temprano. Intento, a mi manera débil, dar un buen ejemplo a todos.” (James Goldberg, “The Autobiography of Jane Manning James: Seven Decades of Faith and Devotion,” 11 de diciembre de 2013, history.lds.org).

Artículo originalmente escrito por Katie Lambert y publicado en ldsliving,com con el título “”Is There No Blessing for Me?” The Incredible Conversion and Life of Jane Elizabeth Manning James.”